África: resumen del año económico 2020

La elevada proporción de economías de bajos ingresos y los bajos niveles de ingresos de los hogares en África suscitaron el temor de que muchas personas se quedaran sin un apoyo financiero adecuado
Atalayar_EconomiaAfrica

 -   África: resumen del año económico 2020

Con un número relativamente alto de países de bajos ingresos y una infraestructura de atención de la salud limitada, África experimentó un difícil año 2020 debido al Covid-19. Sin embargo, una combinación de fuertes medidas antivirus, el aumento de la digitalización y el cambio de las pautas del comercio mundial podría hacer que la región se beneficiara del panorama posterior a la pandemia.

Utilizando la matriz "4R" de OBG Advisory para analizar el impacto de Covid-19 en las economías emergentes -que abarca la resistencia, la respuesta, la recuperación y la reinvención-, destacamos las historias de éxito y las lecciones aprendidas de la región en 2020, y esperamos con interés el año que viene.

Al igual que en otras regiones, la capacidad de resistencia de los países africanos a la pandemia estuvo a menudo vinculada a sus respectivos niveles de desarrollo.

En particular, muchos países en desarrollo del continente tienen una infraestructura de atención de la salud comparativamente débil, lo que los deja expuestos a las pandemias.

Si bien Sudáfrica ocupaba el 34º lugar y Kenya el 55º de 195 países en el Índice de Seguridad Sanitaria Mundial de 2019, que evalúa la capacidad de recuperación de la atención de salud, muchos otros ocupaban lugares más bajos en la lista. Por ejemplo, Marruecos ocupó el puesto 68, seguido de Egipto (87), Nigeria (96), Côte d'Ivoire (105), Ghana (106), Túnez (122) y Argelia (173).

Entretanto, la elevada proporción de economías de bajos ingresos y los bajos niveles de ingresos de los hogares en África suscitaron el temor de que muchas personas se quedaran sin un apoyo financiero adecuado.

El riesgo se agravó en los países exportadores de petróleo tras el colapso de los precios del petróleo, que bajaron de los niveles de apertura del año, de 66 dólares por barril, a menos de 20 dólares a fines de abril.

Si bien los precios se recuperaron hasta llegar a unos 50 dólares por barril a finales de año, la caída tuvo, no obstante, un impacto dramático en Nigeria, el mayor productor de petróleo de África, así como en Angola y Argelia, donde el petróleo representaba el 90% de los ingresos de exportación antes de la pandemia.

Del mismo modo, los países con sectores turísticos importantes, como Egipto, Marruecos y Túnez, también se encontraban en una posición vulnerable, ya que los cierres de fronteras y las medidas de distanciamiento social pusieron fin a los viajes de ocio en todo el mundo.

Fortalecimiento de la capacidad de recuperación

Si bien diversos factores limitaron la capacidad de recuperación de los países africanos, un gran número de ellos tenían también características específicas que les ayudaron a hacer frente a la crisis.

Por ejemplo, países como Nigeria, Côte d'Ivoire y Argelia tenían niveles relativamente bajos de deuda pública antes de la pandemia -con un 27,6%, 31,9% y 38,2% del PIB, respectivamente-, lo que dio a sus gobiernos un respiro para financiar los planes de recuperación del Covid-19.

En otros lugares, los países con ecosistemas digitales más desarrollados, como Sudáfrica y Kenya, pudieron pasar más eficazmente a los pagos digitales, la cibersalud y la educación en línea.

Otro aspecto positivo para los países de África se relacionó con la demografía. Con alrededor del 60% de la población del continente menor de 25 años, la mayoría de los países tenían una proporción menor de ciudadanos en los grupos de salud de alto riesgo.

La experiencia anterior de África con virus como el Ébola contribuyó a preparar a muchas naciones de la región para reaccionar con rapidez y eficacia ante el Covid-19.

Atalayar_MinerosSudafrica
PHOTO/AFP - Mineros en el asentamiento Wonderkop en Marikana, cerca de Rustenburg, Sudáfrica, el 15 de mayo de 2020

Por ejemplo, en muchos países subsaharianos los funcionarios ya disponían de equipo, estrategias y planes que podían activarse en las fronteras, incluidos escáneres de temperatura corporal y sistemas de vigilancia de brotes.

Varios países aplicaron cierres, que normalmente consistían en toques de queda y restricciones de viaje para los ciudadanos y el cierre de empresas no esenciales.

Si bien los países africanos también respondieron a las repercusiones económicas de la crisis, sus paquetes de estímulo financiero fueron considerablemente más pequeños que los de los países más desarrollados.

Según el análisis de la Fundación Bill y Melinda Gates, el promedio de la financiación de estímulo de los países del Grupo de los 20 fue del 22% del PIB; sin embargo, en el caso de los del África subsahariana, la cifra fue del 3%. Además, dado el PIB relativamente más pequeño de muchos países de África, esto dio lugar a una marcada diferencia en el apoyo ofrecido a los ciudadanos.

Respuesta del sector privado

Junto con el apoyo del gobierno, la comunidad empresarial desempeñó un papel clave en la respuesta al virus.

Poco después de que el brote llegara a Nigeria, varias empresas locales se unieron para crear la Coalición del Sector Privado contra el Covid-19 (CaCovid).

Con la contribución de todos los principales bancos y grandes empresas, CaCovid recaudó 25.000 millones de ngultrumentos (6,3 millones de dólares) en las primeras etapas de la pandemia y pudo proporcionar a las autoridades públicas conocimientos médicos y suministros urgentes.

Por ejemplo, en el estado de Kaduna, el gobierno local recibió donaciones en forma de equipos de análisis, equipo de protección personal, camas de hospital, medicamentos esenciales y alimentos de empresas privadas.

Los esfuerzos combinados de los organismos públicos y privados constituyeron un componente crucial de la respuesta inmediata del continente a la pandemia.

Si bien se ha registrado un número considerable de casos en algunos países, como Sudáfrica, con 1,1 millones, y Marruecos, con 444.000 a principios de enero de 2021, el continente ha salido mejor parado de lo que muchos habían previsto inicialmente.

Por ejemplo, Ghana, que tiene una población de 30 millones de habitantes, había registrado 55.000 casos y 335 muertes a principios de 2021. Mientras tanto, en Côte d'Ivoire, con una población de 25 millones de habitantes, se han registrado 23.000 casos y 138 muertes.

En otros lugares, aunque se ha registrado un número importante de casos en Argelia (101.000), Kenya (97.000) y Nigeria (91.000), estos países han registrado un número de muertes relacionadas con el Covid-19 comparativamente inferior al de muchas naciones europeas.

Sin embargo, las pruebas son menos extensas en África que en otras regiones, y algunos países están experimentando una segunda oleada del virus que podría hacer que los casos y las muertes sigan aumentando hasta 2021.

Digitalización

Otra respuesta clave a la pandemia fue la adopción y expansión de soluciones digitales.

Por ejemplo, durante las primeras etapas de la pandemia, el Banco Central de Kenya anunció que los bancos renunciarían a cobrar comisiones por las transferencias financieras realizadas a través de la banca móvil.

A ello siguió un anuncio de Safaricom -el propietario de la plataforma de dinero móvil más popular de Kenya, M-Pesa- de que todas las transacciones de usuario a usuario por debajo de 1.000 chelines kenianos (9,15 dólares) serían gratuitas durante 90 días, y que el límite de transacciones diarias para las PYME se aumentaría de 70.000 chelines kenianos (640 dólares) a 150.000 chelines kenianos (1370 dólares).

La necesidad de adherirse a las directrices de distanciamiento social también dio lugar a un aumento de la demanda de servicios de pago y entrega en línea. Si bien estas empresas experimentaron un aumento del tráfico, también se vieron obligadas a adaptarse a las nuevas demandas asociadas a la pandemia.

"Tuvimos que adaptarnos de una plataforma en la que en cualquier momento los consumidores pueden comprar lo que quieran a una plataforma que se asegura principalmente de que los consumidores puedan acceder a productos básicos esenciales, como alimentos, artículos sanitarios y productos de higiene personal", dijo Juliet Anammah, presidenta de la empresa de comercio electrónico Jumia Nigeria, a OBG en junio. 

Otro sector que se benefició de las soluciones digitales fue el de la atención de la salud. Muchos países emplearon iniciativas de telemedicina que permitieron a los médicos diagnosticar a los pacientes a distancia y no en persona, mientras que los aviones teledirigidos demostraron ser útiles para transportar medicamentos y otros artículos de primera necesidad a las personas que viven en zonas remotas.

"Espero que muchas de las iniciativas de tecnología sanitaria desplegadas durante la crisis se mantengan después de la crisis", dijo Daniel Marfo, gerente general de la empresa de aviones teledirigidos médicos Zipline Ghana, a la OBG en abril. "Así pues, podríamos observar el aumento de la utilización de la tecnología de los aviones teledirigidos en la logística relacionada con la salud, un auge de la telemedicina y las farmacias en línea, y el seguimiento de las enfermedades a distancia y la supervisión de los pacientes".

A pesar de algunos de los principales retos a los que se enfrentan los países africanos en 2020, el continente en su conjunto parece haber salido mejor parado que algunas otras regiones.

Según las perspectivas del FMI para 2020, publicadas en octubre, se preveía que el PIB disminuiría en un -1,3% en el África septentrional y en un -3,3% en el África subsahariana, menos que el promedio mundial de -4,4%.

Atalayar_AfricaDigitalización
PHOTO/AFP - Un usuario de Bitcoin

Aunque se esperaba que el PIB de Sudáfrica (-8,6%), Marruecos (-7%), Túnez (-7%) y Argelia (-5,5%) se contrajera significativamente el año pasado, en África se registró un crecimiento de varias economías. El FMI proyectó que el PIB se expandiría en Egipto (3,5%), Tanzanía (1,9%), Côte d'Ivoire (1,8%), Kenya (1%) y Ghana (0,9%), entre otros.

De cara al futuro, el Fondo prevé que el África septentrional y el África subsahariana se recuperen con un crecimiento del 4,9% y el 3%, respectivamente, en 2021, en comparación con el promedio mundial del 5,2%.

El petróleo y el turismo son claves para la recuperación

Si bien la reanudación del comercio será clave para un repunte general, la recuperación económica de algunos es probable que los países estén estrechamente vinculados al precio del petróleo.

Según la Encuesta de directores generales de Africa Covid-19 de OBG, publicada en mayo, el 34% de todos los encuestados dijo que los precios del petróleo afectarían de manera significativa o muy significativa a sus respectivos planes de recuperación empresarial, y la cifra se elevó al 65% en Nigeria, al 60% en Argelia y al 50% en Ghana.

Otro factor importante será la reanudación de los viajes y el turismo.

Aunque Egipto y Túnez -donde el turismo representaba alrededor del 9% y el 8% del PIB anterior al virus, respectivamente- aplicaron ambos una serie de medidas de seguridad e higiene para alentar a los viajeros a visitarlos durante todo el año, sus industrias turísticas locales se vieron, no obstante, considerablemente afectadas por el Covid-19.

Según los funcionarios de la industria local, los ingresos por turismo a fin de año disminuyeron un 67% en Egipto, mientras que la caída fue de alrededor del 60% en Túnez.

Aunque la consultora mundial McKinsey estima que el turismo mundial no volverá a los niveles de 2019 hasta 2023 o 2024, algunos funcionarios de la industria esperan que el despliegue de las vacunas Covid-19 ayude a acelerar la recuperación del sector.

Con las cadenas de suministro mundiales interrumpidas como consecuencia de la pandemia, muchas empresas han puesto en marcha una estrategia conocida como China +1, que consiste en diversificar sus cadenas de suministro y producción lejos del gigante asiático.

Algunos países africanos se beneficiarán de este fenómeno. En particular, los Estados del África septentrional con una capacidad industrial desarrollada, como Marruecos, Argelia, Túnez y Egipto, podrían ver cómo las empresas europeas, o las que tienen operaciones importantes en Europa, desplazan su capacidad de producción en el futuro.

En cierta medida relacionada con China +1, la pandemia hizo que muchos países y empresas se orientaran hacia una mayor regionalización, es decir, que los países de la región colaboraran para garantizar la disponibilidad de bienes y servicios. 

Esto ocurrió en África, donde los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de la Unión Africana ayudaron a establecer una plataforma digital que agrupaba los pedidos de suministros médicos. En coordinación con sus homólogos chinos, esto garantizó el suministro eficiente de medicamentos y otros equipos a la región a pesar de la interrupción de la cadena de suministro.

Con miras al futuro, la agregación de la demanda de la región podría crear una escala suficiente para que África creara su propia industria de medicamentos genéricos. De hecho, los resultados de la última encuesta de directores generales de OBG en África sugieren que es probable que en la región aumente la producción local más allá de los suministros médicos: alrededor del 66% de los encuestados informaron de que es probable o muy probable que la crisis impulse la industria y la fabricación en sus respectivos países.

"Esperamos que la actual perturbación del comercio internacional aliente a los países africanos a empezar a mirar hacia adentro", dijo Yofi Grant, Director General del Centro de Promoción de Inversiones de Ghana, a OBG en mayo.

AfCFTA

Es probable que este enfoque del comercio regional se vea reforzado por el Tratado de Libre Comercio Continental Africano (AfCFTA), que entró en vigor el 1º de enero de 2021.

El acuerdo, acordado inicialmente en marzo de 2018 y firmado posteriormente por 54 de los 55 países miembros de la Unión Africana -siendo Eritrea el único país que no participó-, tiene por objeto crear un mercado único en toda África.

El AfCFTA exige a los miembros que eliminen el 90% de los aranceles sobre las mercancías, faciliten la circulación de capitales y personas y adopten medidas para crear una unión aduanera en toda África, lo que, según sus defensores, no sólo impulsaría considerablemente el comercio regional, sino que también ayudaría a los países a recuperarse de las consecuencias económicas de la pandemia.

Según el centro de estudios estadounidense de la Brookings Institution, en 2017 el comercio intraafricano representó sólo el 17% de la actividad comercial del continente, por debajo de los niveles comparativos de Europa (69%), Asia (59%) y América del Norte (31%).

Se prevé que cuando esté plenamente en funcionamiento en 2030, el AfCFTA abarcará un mercado de 1.200 millones de personas, con un PIB combinado de 2,5 billones de dólares.