África sobre el terreno

La internacionalización de la empresa española en África: testimonios y comentarios
África sobre el terreno

 -  

Diversas naciones africanas han crecido más que China últimamente

Introducción

El continente africano alberga 54 países soberanos, más de mil millones de personas y un potencial ilimitado de inversión y crecimiento. Mientras que la atención del mundo se ha centrado firmemente en China en los últimos años, varios países africanos han logrado silenciosamente un crecimiento superior al de China y se espera que la tendencia continúe. Sin embargo, a pesar de las sólidas actividades económicas y las prometedoras oportunidades que ofrece África, el continente también presenta una multitud de desafíos: vastos paisajes, infraestructuras que mejoran, pero aún son limitadas, climas políticos erráticos, múltiples países, cada uno de ellos con normas jurídicas únicas, peligros para la salud y entornos empresariales complejos. Todo ello plantea desafíos y difíciles retos para las empresas y la movilidad de sus trabajadores 

África, ha visto triplicar su PIB en veinte años, y se ha situado en la senda de los emergentes.  El continente estaba experimentando una revolución silenciosa impulsada por la tecnología digital y se abría a las influencias extranjeras. Había hecho la elección de la integración y estaba a punto de celebrar la entrada en vigor del AfCFTA. Esta trayectoria fue golpeada por la crisis de COVID-19. Por primera vez en más de un cuarto de siglo, África entró en recesión en 2020. Se estima que, sin un apoyo adecuado, 39 millones de africanos podrían caer en la pobreza extrema en 2021 con efectos desproporcionados en las mujeres. El Banco Mundial prevé sin embargo que el PIB real de África crezca un 3,4% en 2021, tras contraerse un 2,1% en 2020. Esta recuperación prevista tras la peor recesión en más de medio siglo se verá apuntalada por la reanudación del turismo, el repunte de los precios de las materias primas y el descenso de las restricciones inducidas por la pandemia1.  

Entre los factores favorables que podrían conducir a un crecimiento mejor de lo previsto en el continente se encuentra la implantación efectiva de tratamientos y vacunas contra la COVID-192,  especialmente en los países africanos, la plena aplicación del Acuerdo Continental Africano de Libre Comercio, y el progreso continuo en avances en la transformación estructural, incluyendo la digitalización y las disponibilidades de teletrabajo. Sin embargo, las perspectivas están sujetas a una considerable incertidumbre debido a riesgos externos e internos.  www.btd.es

Es lógico que un continente que alberga 54 países y 1.200 millones de personas albergue también desarrollos contradictorios. África cuenta con varias de las economías de más rápido crecimiento del mundo y una incipiente clase media. Sin embargo, gran parte del continente sigue sumido en la deuda (que por cierto no se puede perdonar globalmente, puede que haya que premiar a los buenos alumnos efectivamente pero nunca a los malos), asolado por los conflictos, las enfermedades o el terrorismo, y plagado de élites aferradas al poder. Ahora, aunque el coste humano de la pandemia de coronavirus ha sido menos catastrófico de lo que muchos temían, su impacto económico podría deshacer gran parte del crecimiento del continente en las últimas dos décadas. Incluso durante los años en los que las economías de toda África se expandieron, muchas personas se vieron obligadas a emigrar -ya sea dentro de África o hacia Europa e incluso Sudamérica- debido a catástrofes humanitarias o a que las oportunidades económicas no llegaban lo suficientemente rápido para todos. Los que se quedaron, a veces, lograron alterar el statu quo. Los movimientos de reforma dirigidos por civiles derrocaron regímenes en Argelia y Sudán en 2019, y los ejemplos recientes de tribunales independientes que anularon elecciones fraudulentas -así como otros signos de instituciones democráticas que se afianzan en Estados anteriormente corruptos o autoritarios- ofrecieron esperanzas para la salud de la democracia en África. Sin embargo, una serie de elecciones recientes empañadas por el fraude y la violencia, incluidas varias en las que participan titulares que buscan un tercer mandato constitucionalmente dudoso, confirma que el fenómeno de los líderes autoritarios que llevan mucho tiempo en el poder -conocidos como "presidentes vitalicios"- sigue siendo un problema. 

Desde el punto de vista geopolítico, los países europeos y Estados Unidos quieren reforzar el comercio bilateral y las inversiones en el continente. Estos movimientos están impulsados tanto por el interés en estimular las economías individuales para ayudar a frenar los flujos migratorios, como para contrarrestar la creciente presencia de China en África. En el marco de su iniciativa de la ruta de la seda, China ha aprovechado los acuerdos de financiación de infraestructuras para acceder a recursos y aumentar su influencia política.   www.btd.es

Algunos líderes africanos dicen que estas actividades huelen a neocolonialismo, ya que buscan promover una mayor autonomía continental. Han tomado medidas para reforzar las oportunidades comerciales internas y facilitar la libertad de circulación. Están posicionando a la Unión Africana para que desempeñe un papel más destacado en la resolución de disputas continentales, pero también para que contribuya en campos como la vigilancia de enfermedades. Y cada vez critican más abiertamente a las instituciones internacionales que parecen castigar a África en beneficio de otros. 

¿Lograrán los movimientos populares de protesta, y una generación más joven de líderes de la oposición, derrocar a los líderes autoritarios que llevan mucho tiempo gobernando? A medida que crece la huella de China en el continente, ¿cómo responderán los líderes de África y de otras partes del mundo? ¿Y la pandemia de coronavirus supondrá el fin del auge económico africano que ha arrastrado a países como Etiopía, Ruanda y Ghana? 

El repunte de África vendrá en gran medida por el lado de las empresas

Entramos en una nueva era la cual necesita de nuevos conceptos y nuevas palabras en lo que a África se refiere.  Hay que empezar a reemplazar ciertos términos que hoy ya no debieran prevalecer en el abecedario africano. África no precisa de AYUDA sino de INVERSION y FINANCIACION así lo entiende la empresa y así lo piden los africanos.      

La ayuda internacional a África necesita una revisión. Muchos países africanos siguen dependiendo en gran medida de la ayuda exterior. Sin embargo, varios estudios han demostrado que la ayuda exterior no ha conseguido un crecimiento económico sostenible ni una reducción de la pobreza. El hecho de que la ayuda exterior, tal y como se practica en la actualidad, no ha logrado sus objetivos de reducción de la pobreza en África se desprende claramente de los datos. Más del 75% de los pobres del mundo viven hoy en África. En 1970 la cifra era del 10%. Algunas previsiones indican que podría llegar al 90% en 2030. África es el único continente del mundo en el que la entrada de ayuda oficial supera con creces la entrada de capital privado. Esto es problemático, ya que ningún país del mundo ha logrado un desarrollo sustancial basado en la dependencia de la ayuda.3   

La otra es que la ayuda exterior no es un problema en sí mismo, sino que la mala asignación de recursos, la corrupción y la mala gobernanza limitan la capacidad de África para utilizar la ayuda. La ayuda es ineficaz en lugares donde hay mala gobernanza, e innecesaria donde hay buena gobernanza.

1.    Resumen

El propósito de este documento es mostrar una imagen más cercana a la realidad de lo que África es hoy en términos de inversión, comercio, y presencia sobre el terreno de las empresas españolas. Indudablemente nos apoyaremos en datos macroeconómicos y tendencias, pero daremos mucha relevancia a lo que la empresa española está experimentando en los últimos años con el continente. Para ello pulsaremos su visión sobre la realidad africana a través de su participación en proyectos, intercambios comerciales, relaciones con el africano, y del apoyo de las iniciativas y medidas gubernamentales y no gubernamentales en su aventura africana. El éxito y la decepción también formaran parte de este documento pues en África los tiempos, la escasez de infraestructuras, la cuestionable calidad de sus instituciones, y el inteligente o torpe trato en las relaciones personales con los africanos entre otros muchos aspectos, condicionan y condicionarán mucho el camino hacia lo uno o hacia lo otro.

Hemos seleccionado la visión de unas pocas empresas medianas de tamaño que han conocido y experimentado en sus entrañas la realidad africana que muchas veces es distinta de la que nos ofrecen los prismáticos de unos cuantos que desde lejos ofrecen una realidad sesgada de la región. África sobre el terreno

2.    Primeras reflexiones 

En tiempos de crisis económica, cuando se planifica a qué mercados del mundo hay que dirigirse para exportar, el continente africano no siempre ocupaba (y todavía hoy no ocupa) el primer lugar de la lista, de hecho, rara vez.

En parte, esto se debe a las opiniones preconcebidas sobre el continente. Las constantes imágenes de guerra y hambre no siempre hacen creer a las empresas que se pueden obtener resultados en los negocios con el continente. Algunas cosas han cambiado a mejor, las citaremos. Otras sin embargo y que son más de fondo siguen pendientes de mejora, y estas últimas condicionan mucho los intercambios comerciales, la inversión y el establecimiento de la empresa en territorio africano. 

Destaco por encima de todo, el deseo y el esfuerzo generalizado por parte de los propios africanos de mejorar la versión pesimista que muchos ausentes de África tienen aún del continente. Es cierto, existe la voluntad en el africano de resarcirse y desprenderse de un pasado que aún le persigue y que venía acompañado de corrupción, conflictos, hambruna, enfermedades, y otras plagas que lastran su desarrollo. 

Hay que reconocer también el esfuerzo de integración en la economía mundial por parte de los africanos. Integrarse significa participar del conjunto del comercio mundial, aunque deben luchar por intercambiar más sus productos y servicios entre ellos. Esta es aún una asignatura pendiente en su balanza; esta aun en él debe. Esperemos que el Acuerdo de Libre Comercio Continental Africano (AfCFTA) le abra efectivamente las puertas a ello y que el mismo produzca porcentajes de intercambio muy superiores a los actuales.

Integrarse significa también apostar por una mejora en la facilitación de los negocios y reducir las trabas administrativas y los tiempos para cualquier iniciativa empresarial. El ranking Doing Business del banco mundial así lo testifica cada año hay países con una clara mejoría (Mauricio puesto 13, Ruanda puesto 38), pero otros siguen estancados incluso con curvas de retroceso (Sudan del Sur puesto 185, Eritrea puesto 189, y Somalia puesto 190)4.  

Las economías de la región están obteniendo mejores resultados en la obtención de financiación. Por el contrario, la región tiene un rendimiento inferior en las áreas de obtención de electricidad, comercio transfronterizo, y registro de la propiedad. Por ejemplo, el coste de obtener una conexión eléctrica permanente en el África Subsahariana es 3 veces mayor que la media mundial y 52 veces mayor que en los países que en el grupo de ingresos altos de la OCDE. En Costa de Marfil y Camerún se tarda más de 200 horas para cumplir con los procedimientos fronterizos de exportación para el transporte marítimo, en comparación con las 13 horas en las economías de renta alta de la OCDE. Los puertos del África subsahariana son los menos eficientes de cualquier región. - El África subsahariana sigue siendo una de las regiones con peores resultados en la clasificación de facilidad para hacer de hacer negocios, con una puntuación media de 51,8, muy por debajo de la media de las economías de renta alta de la OCDE de 78,4 y la media mundial de 63. En comparación con el año anterior, sin embargo, las economías del África subsahariana aumentaron su puntuación media en 0,9 puntos.   www.btd.es

Aunque coyuntural la realidad es que hoy estamos en tiempos de pandemia 

¿De qué fortalezas dispone África para resistir la misma?: 

Un clima continental, juventud de la población, experiencia acumulada en otras pandemias, el modo de vida africano, y el todavía aislamiento del resto del mundo.

Debemos prever sin embargo que en África se produzca una mayor incidencia de formas graves del COVID-19 en pacientes más jóvenes debido a la demografía y las condiciones endémicas asociadas que afectan al sistema inmunitario. Es probable que la desnutrición, la anemia, el paludismo, el VIH/SIDA y la tuberculosis aumenten la gravedad de la COVID-19. 

África definitivamente tiene otra narrativa muy diferente al resto.

¿Qué retos tiene África por delante? 

•    El sector digital sigue siendo el que se considera que avanza más, mientras que la educación, la sanidad y la seguridad se han deteriorado en estos últimos 5 años.
•    La seguridad, la educación y la lucha contra la corrupción, así como determinadas asignaturas económicas pendientes, sin olvidar la gobernanza, y la calidad de las instituciones son los desafíos prioritarios.
•    África se sobrepondrá a la crisis sanitaria pero la crisis económica puede que persista.

3.    África y España oportunidades 

Según un informe del Real Instituto el Cano (Policy Paper noviembre 2020) Las oportunidades más claras de los mercados africanos para la empresa española son: (1) la población y urbanización creciente; (2) el crecimiento de la renta per cápita y la clase media; (3) la progresiva industrialización; (4) el impulso africano en potenciar sus infraestructuras; (5) el interés en explotar sus recursos de forma eficiente; y (6) la creciente conectividad de la población africana. 

Sobre este informe y las oportunidades hay que precisar algunos conceptos… 

•    La población y urbanización creciente. Esta potencial oportunidad hay que analizarla con prudencia pues mientras que el porcentaje de crecimiento demográfico sea igual o superior al del crecimiento económico, el tan deseado desarrollo africano será imposible.   www.btd.es

Una característica importante de esta demografía africana calificándolo como ventaja, es la juventud de su población. Los menores de 15 años representan un 43% de esta población. Esto, en principio, podría ser una ventana de oportunidad demográfica para un crecimiento de la población activa potencial (con edades de 15 a 64 años), pero para poder beneficiarse de ese dividendo demográfico hace falta que los jóvenes que llegan y llegarán en masa sobre el mercado del empleo puedan efectivamente encontrar un empleo decente y formal con una mayor productividad que la actual. Desventaja: Si esa fuerza demográfica joven no logra incorporarse al mercado laboral, nos encontraremos con una enorme masa de subempleados sin esperanzas tanto en el campo como en la ciudad. Y ya sabemos, y tenemos ejemplos de ello, a lo que conduce esta situación: revueltas sociales y nuevas primaveras - en este caso, africanas-.

Hoy el 90% de los que están en edades de 15-25 años se encuentran sin empleo o bien empleados en el sector informal, es decir sin un empleo decente.  Un problema que tratar es la migración de las zonas rurales a las ciudades y el de las ciudades al litoral. Aquí nace otro problema, el de cómo se rellenan las ciudades y cómo se gestiona ese vértigo humano hacia las mismas. ¿Esta África y sus ciudades preparadas para ello? 

Esto nos llevaría a analizar al concepto de urbanismo insurgente o ausencia de urbanismo, el modelo afropolis resistente al proyecto urbano occidental.  www.btd.es

•    El crecimiento de la renta per cápita y la clase media

Dinero, educación, consumo, ¿bajo qué criterios se conceptúa a la clase media en África? Según el Banco Africano de Desarrollo, 350 millones de africanos pertenecen a la clase media, es decir, un tercio de la población. De hecho, esta cifra es muy discutida, al igual que el propio término de clase media. De un país a otro, entre las capitales y las periferias, las situaciones son dispares. El uso de este término según algunos serviría principalmente para enmascarar la pobreza y la desigualdad en África, al tiempo que transformaría la percepción generalmente afro-pesimista del continente en una afro-optimista y atraería a los inversores. De los 350 millones de africanos de la "clase media" identificados por el Banco Africano de Desarrollo, 250 millones tienen unos ingresos de entre 2 y 4 dólares.

Justo en el límite superior de la indigencia, lo que prohibiría por definición, incluirlos en la "clase media".

•    La progresiva industrialización

Industrializarse, pues la industria es motor de crecimiento y África dispone de una mano de obra joven y abundante, de recursos naturales también abundantes, y finalmente de una oferta dirigida a mercados emergentes y maduros como son los asiáticos y los europeos principalmente. El futuro industrial de África dependerá de una progresiva transformación de sus materias primas locales, así como de una industria de base exportable al resto del mundo.

•    El impulso africano en potenciar sus infraestructuras

En este contexto, la necesidad de financiar el desarrollo, especialmente las infraestructuras, en África es más acuciante que nunca. El continente adolece de una flagrante falta de infraestructuras. Sin embargo, estas permitirían tanto el desarrollo de la actividad económica (la falta de electricidad provocaría una pérdida de 2 a 4 puntos de crecimiento al año según el Banco Mundial) como el acceso a las necesidades esenciales (340 millones de personas no tienen acceso al agua potable, y 640 millones viven sin electricidad). El fomento de las infraestructuras en África es, sin duda, una base para el progreso económico y la prosperidad de los pueblos africanos. Está en el origen de una mejora significativa del nivel de desarrollo humano y de las condiciones de vida, de la reducción de la pobreza y de la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Baste señalar que la inversión en infraestructuras ha contribuido a más de la mitad del impulso del crecimiento económico en África en los últimos años, y podría seguir alimentando este impulso.

En 2050, África albergará a 2.500 millones de personas, casi el doble que en la actualidad. Ante esta formidable transformación, el continente necesita urgentemente acelerar el suministro de infraestructuras -como carreteras, puentes, energía, agua y banda ancha-, garantizando al mismo tiempo su calidad. Habrá unas 120 ciudades de más de un millón de habitantes, incluidas varias megaciudades y un número significativo de otras ciudades muy grandes, aunque dos tercios de la transición urbana tendrán lugar en ciudades intermedias más pequeñas, junto con nuevos tipos de aglomeraciones rurales. Serán necesarios nuevos modelos de desarrollo de infraestructuras en África en la medida en que la demografía transformé su geografía económica.

Hay que tener en cuenta además que la difícil geografía económica de África plantea un reto mayor al desarrollo de las infraestructuras en el continente. Algunas de las características de esta geografía que condicionan inevitablemente la viabilidad de las infraestructuras podrían ser : La débil densidad global de la población, con 36 habitantes por km2 y la débil tasa de urbanización (35%) pero con un crecimiento urbano muy creciente (4% anual) además de un numero relevante de países procedentes del interior del continente con economías muy pequeñas y con una todavía escasa conectividad intrarregional y pocas conexiones transfronterizas favorables a un comercio regional.   www.btd.es

No hay comercio sin infraestructuras viables

En lo referente a la financiación más que nunca, el continente tendrá que desarrollar su propio modelo de financiación de infraestructuras que permita a los inversores privados desempeñar plenamente su papel, como ocurre cada vez más en los países emergentes y, más ampliamente, en las economías más maduras. Hasta ahora, el capital privado en África sólo ha representado una media de 2.000 a 3.000 millones de dólares al año en financiación de infraestructuras, es decir, alrededor del 4% de la inversión total. En este contexto, parece evidente la necesidad de movilizar una inversión institucional privada masiva, tanto internacional como nacional.

•    El interés en explotar sus recursos de forma eficiente

Los recursos naturales de África ofrecen una oportunidad única para fomentar el desarrollo humano y económico. Sin embargo, existen importantes obstáculos que impiden a los países africanos realizar este potencial.  

En primer lugar, hay problemas de desarrollo sostenible y de gobernanza, incluidos los problemas ambientales, la desertificación, la conservación de los recursos, el desplazamiento de las comunidades de sus tierras tradicionales y la falta de directrices claras para catalizar el crecimiento y el desarrollo mediante una gestión eficaz de los recursos naturales. En segundo lugar, la debilidad de las instituciones da lugar a controles fronterizos deficientes, a la falta de seguridad humana, a la reducción de las inversiones, a opciones políticas deficientes y a la disminución de la diversidad biológica y del comercio formal. En este contexto, hay presión para resolver los problemas rápidamente. La necesidad de proteger los recursos naturales aumenta a medida que aumenta el consumo y que las compensaciones entre los diferentes usos de los recursos ofrecen más alternativas (por ejemplo, las actividades mineras frente a la conservación para el turismo). Por otro lado, la pobreza persistente, el desempleo, la desigualdad y la creciente voz e influencia de las organizaciones de la sociedad civil aumentan la presión sobre los gobiernos y los inversores para que compartan los beneficios de la riqueza de los recursos naturales. Si bien existe una clara comprensión de estas necesidades y desafíos, no se corresponde con la capacidad de responder a ellos. 

•    La creciente conectividad de la población africana

LA CONECTIVIDAD EN ÁFRICA HOY EN DÍA es la siguiente: 16% de penetración de internet,167 millones de usuarios de los que 50% de los usuarios son residentes urbanos,51,6 millones de Usuarios de Facebook y 67 millones de smartphones.

INTERNET EN ÁFRICA MAÑANA:  50% de penetración de 600 millones de usuarios 75.000 millones de dólares en ventas anuales de comercio electrónico. Contribución de 300.000 millones de dólares de Internet al PIB.5 

Los desafíos en este capítulo serían los siguientes como los principales retos en términos de accesibilidad a internet: La falta de suficiente mano de obra cualificada, falta de suficiente competencia en la industria de la comunicación; falta de regulación claramente definida; falta de gobierno ... En el año 2000, toda África tenía menos ancho de banda internacional de Internet que Luxemburgo (un país del tamaño del estado de Rhode Island). Dos décadas después, a pesar de algunos avances, gran parte de África sigue sin estar conectada y grandes poblaciones no pueden aprovechar plenamente los beneficios de la conectividad.África sobre el terreno

4.    La realidad española en África: testimonios directos 

PPP

Paciencia, Prudencia y Perseverancia

Lo esencial de una estrategia es definir las prioridades

Los esfuerzos realizados por la administración española: Ministerio de Asuntos Exteriores, Casa África, y Ministerio de Industria, Comercio y Turismo. Ejemplo: III Plan África, Foco África 2023 y estrategia comercial y financiera “Horizonte África” así como seminarios y foros, por parte de asociaciones empresariales, CEOE, Club de Exportadores, CESCE, además de la de algunos medios especializados con África, muestran que tanto las empresas como la política exterior española están alineadas en la necesidad y oportunidad de reforzar la presencia de España en el continente africano. Pero todo ello no es suficiente y la realidad es que vamos muy por detrás de lo que aportan otros países del entorno que ocupan ya una mesa a la que estamos llegando como invitados de última hora.  ¿Qué están haciendo otros países de nuestro entorno?

Reino Unido

•    Africa-UK “Business as usual”África sobre el terreno

En el primer Foro de Inversión Reino Unido-África, celebrado el lunes 20 de enero en Londres, se firmaron 27 contratos por valor de más de 6.500 millones de libras (7.600 millones de euros). El primer ministro británico, Boris Johnson, reunió a 16 líderes africanos, entre ellos el presidente egipcio Abdel Fattah al-Sisi y el líder nigeriano Muhammadu Buhari, y a varios empresarios que trabajan en el continente. Esta cumbre, concebida por la ex primera ministra Theresa May durante su mandato y musicalizada por su sucesor, forma parte del programa político y económico del país tras el Brexit.África sobre el terreno

Fuera de la UE, el Reino Unido, técnicamente, tiene menos capacidad de negociación. Eso podría significar que los países africanos que comercian con el Reino Unido podrían conseguir condiciones ligeramente más preferentes en las negociaciones. Las negociaciones comerciales son siempre complejas y requieren tiempo y recursos. Pero el Reino Unido post-Brexit está llevando a cabo un nuevo partenariado con los países anglófonos del continente como son los casos de Nigeria, Kenia, y Sudáfrica.

Francia

Las relaciones con Francia son complejas. A los franceses dudando entre indiferencia e injerencia hacen frente los africanos hablando de abandono o neocolonialismo. Francia tiene pluralidad de objetivos con el continente que son a la vez culturales, humanitarios, económicos, geopolíticos, y que continúan a interesarse en parte a seguir con una relación postcolonial. Se ha jugado mucho con el termino Françafrique creado por el que fue primer presidente de Costa de Marfil Félix Houphouët-Boigny (creía sinceramente en una comunidad de destino entre Francia y África) siendo un término recurrente para caracterizar las relaciones ocultas, el doble lenguaje, la confusión entre los intereses privados, la razón de estado y los juegos políticos y militares. Pero la relajación de esos intereses y de esos lazos llevaban más bien a la AfricaFrance siendo los africanos quienes tienen hoy las cartas en la mano. (Cuando lo dirigentes africanos son los dueños del juego y del tiempo frente a Francia la antigua metrópoli).África sobre el terreno

Es cierto que Francia está mucho más en la trinchera que otros países europeos, pero a cambio ha perdido a pesar de su diplomacia económica y en un periodo de 15 años más de la mitad de su cuota de mercado en detrimento de China, que ya figura en la cabeza de proveedores hacia mercados como Costa de Marfil por poner un ejemplo.

A pesar de todo ello nuestro vecino ha reaccionado y así con la Agencia Francesa de Desarrollo (AFD), en 2019 lanzaron un proyecto para 16.000 pymes, para el que han liberado 2.500 millones de euros. A pesar de la crisis, decidieron en 2020, aumentar esa dotación en 1.000 millones de euros. Esta medida innovadora demuestra la confianza en la fortaleza del tejido económico africano y en la creatividad de los líderes empresariales, especialmente de los jóvenes. La política de trabajar sólo a través de los gobiernos ha terminado. Trabajar a través de las empresas y los empresarios es la política que quieren promover en África. Emanuel Macron y su equipo diplomático viajan constantemente al continente y reciben a numerosos mandatarios africanos. La política francesa en el continente sigue siendo una prioridad.

Podríamos extendernos a otros países como Marruecos, India, Brasil y Turquía hoy importantes socios comerciales e inversores en el continente. Países que están presentes y emergen en su relación con África. China merecería un documento aparte. En cuanto a la Unión Europea en su conjunto:  www.btd.es

En marzo de 2020, una comunicación conjunta al Parlamento Europeo titulada "Hacia una estrategia global con África" esbozó la nueva estrategia conjunta para la asociación UE-África. El texto recuerda que África es el "continente gemelo" de Europa. De hecho, varias estructuras de la Unión Africana (UA) se parecen a las de la Unión Europea. El aumento de la integración regional ha sido efectivo desde la creación de la Zona de Libre Comercio Continental, pero sigue siendo lento. La UE aprovecha su experiencia con la unión aduanera y el mercado único para apoyar la construcción de la zona de libre comercio continental africana.

Sin embargo, todos estos documentos carecen de un aspecto de seguimiento. Se trata de la obligación de los dos socios y, por tanto, de los 82 Estados (27 + 556) de disponer de una información sistemática y legible sobre los compromisos financieros de la Unión Europea7  y sus resultados. Es a este precio que la relación será "madura y exhaustiva", y que veremos más claramente sobre la multitud y la eficacia de los programas, de las donaciones que dan ritmo a las relaciones entre la UE y "África".

ESPAÑA EN ÁFRICAÁfrica sobre el terreno

Atendiéndonos a los datos estadísticos de intercambios comerciales e inversión podemos pensar que efectivamente España en África aún tiene un largo camino que recorrer. Hay una mejor tendencia en lo referente a exportaciones a lo largo de los últimos años, pero el apartado de inversión aún es poco representativo8.  Según Datacomex, Icex,y Camara de Comercio de España  el continente africano fue destino en 2019 del 6,4% del total de las exportaciones españolas, origen del 8% de las compras españolas al exterior (incluyendo petróleo y gas natural) y destino del 2% de la inversión de España fuera de nuestras fronteras (Datainvex)9.  Marruecos, Argelia, Egipto y Sudáfrica, concentran el 77% de las ventas al exterior.

En lo referente a las dificultades la administración española no es la solución de los principales obstáculos señalados por las empresas que tienen que ver con el país de destino, como son la burocracia y barreras administrativas, los problemas de cobros y pagos o la corrupción. Pero no deja de ser cierto que la experiencia y asesoría de la empresa privada en determinadas cuestiones puede ayudar y mucho a dicha administración a focalizar y orientar la política económica exterior de España en África.

Se pide pues un mayor entendimiento y mejor colaboración entre el ente público y la empresa privada.

Para ello hemos querido conocer de primera mano la experiencia y conocimiento de algunas empresas españolas que llevan tiempo trabajando con África, son testimonios sobre el terreno y que nos cuentan otra realidad la que viven en sus intercambios y relaciones con el continente. No hemos querido llevar a cabo una encuesta con un formulario tipo basado en porcentajes de respuesta. Preferimos conocer el testimonio directo de 3 o 4 compañías muy experimentadas en tratar con el continente africano.

5.    TESTIMONIOS 

Este capítulo corresponde a compañías de la categoría de BTD, Radiotrans y CometCigars, 3 ejemplos a tener muy en cuenta y que nos ilustran. 

BTD

www.btd.es

Enrique Puente Fernández, director general
Jose Antonio Suarez, vicepresidente. 

Para poder explicar la posición de BTD en África, lo primero que uno debe entender es que ni África   es homogénea ni existe un mercado africano, ya que las dos grandes divisiones geográficas de África en Norte de África y África subsahariana delimitan también mercados totalmente distintos tanto por el tamaño como por riesgos. Y si además pensamos que el África Subsahariana se divide a su vez en cuatro subregiones diferentes: África oriental, África occidental, África Central y del sur querer tratar el mercado africano como uno solo, es, en nuestra opinión, uno de los primeros errores que comentemos las empresas al llegar a África…, es por esto por lo que BTD trabaja principalmente en África Subsahariana y principalmente en África Occidental. Tras 17 años trabajando en África en los sectores de infraestructuras básicas Agua, educación y salud y teniendo en cuenta que en estos sectores las principales inversiones dependen del sector público, delimita los problemas y oportunidades con los que nos encontramos. El primer problema es la financiación de los proyectos, la fiscalidad en la mayoría de los países de África subsahariana es simplemente  inexistente lo que hace de la economía informal lo habitual es por esto que para que se dé un avance sustancial  en la mayoría de los países lo que se requiere es una disciplina fiscal  seria, para esto se está tratando de buscar soluciones imaginativas como es la externalización del cobro de impuestos a través de operadores internacionales, pero sin demasiado éxito hasta el momento por la falta de legislación fiscal clara. Esta falta de fiscalidad hace que la única forma de abordar proyectos de infraestructuras básicas sea buscando fondos multilaterales Banco Africano de Desarrollo, bilaterales a través de créditos comprador, con percepciones de riesgo altísimas de las ECAS o con fondos de cooperación principalmente con Europa (Francia, UK, Portugal y en muchísima menor medida España). Todas estas soluciones suelen ser largas y tediosas lo que hace que los gobiernos, urgidos por sus poblaciones se echen en los confortables y rápidos brazos de los fondos chinos con los que es muy complejo competir. Si España como anuncia quiere tener realmente una presencia importante en estos mercados, debería de dotar de estructuras financieras agiles y sin costes desproporcionados para abordar tanto financiación directa de proyectos como App o concesiones exigiendo a cambio leyes claras y garantías en el tiempo a las empresas españolas que hagan estos esfuerzos inversores.

RADIOTRANS

www.radiotrans.com.

Domingo Pasaron. RT International General Manager.
Domingo Pasaron. RT International General Manager.

Radiotrans es una compañía transnacional dedicada a la ingeniería, comercialización, suministro, instalación y puesta en marcha y servicio postventa de equipos y sistemas de Telecomunicaciones. Radiotrans comenzó su andadura africana en Marruecos con la creación de una sucursal en el año 2000. A partir de ahí desarrollamos el mercado del norte de África. Teniendo en cuenta que en estos mercados nuestro producto es considerado sensible a la seguridad, el 90% de las ventas son destinadas a la seguridad pública, principalmente Ministerio del Interior y de Defensa. Las ventas en estos casos son casi siempre con Cartas de Crédito lo que limita el riesgo financiero. El mercado privado más liberalizado es el marroquí al estar muy limitada la venta en Argelia y Túnez. El disponer de personal cualificado en Marruecos y almacén propio nos facilitó mucho el desarrollo del negocio, y la tradición francesa del cheque con responsabilidad penal fue desde el principio la forma de pago más usada y nos permitía ofrecer crédito con un riesgo muy bajo. En 2005 comenzamos a explorar el mercado subsahariano de África del Oeste donde el tipo de cliente y la operativa cambió radicalmente al cobrarse en la mayoría de los casos anticipadamente dado el altísimo coste para particulares de las cartas de crédito y ser operaciones de importes menores.  La clave fue el crear una red de distribuidores de confianza lo que nos obligó a una importante inversión con un retorno lento, pero que a la larga nos permitió ganarnos la confianza de las empresas locales. Eso unido a un esfuerzo desde la corporación en soporte e integración nos permitió el acceso a proyectos más grandes donde la carta de crédito es la herramienta de pago generalizada. Para nosotros África se divide en tres zonas muy distintas: Norte de África, África del Oeste y Central Francófonas, África del Este y como caso aparte Nigeria. En el África Austral no tenemos presencia por ahora.  

En cuanto a la formación en destino desde el principio la formación del personal local y el soporte remoto han sido claves para el desarrollo de nuestro negocio. Durante este último año hemos desarrollado webinars y cursos remotos que han sido muy apreciados por los clientes. 

En lo referente a la burocracia y a las trabas administrativas hay que comentar que nuestra experiencia más reciente en países de África del Este es mucho mejor que en los países de África del Oeste. Más garantías y burocracia más ágil. En Uganda es donde más y mejor estamos trabajando, principalmente por las facilidades administrativas, pero sobre todo por la capacidad y presencia de nuestro socio local, posiblemente el mejor que tenemos en África. La confianza ganada con el tiempo.

En lo referente a los cobros, pagos, CESCE nunca nos ha ofrecido soluciones competitivas en África, en nuestra opinión el objetivo no debe ser ganar dinero, si no maximizar las oportunidades de las empresas exportadoras, asumiendo los mayores riesgos posibles. Hoy sabemos la agresividad de los chinos en grandes proyectos de infraestructuras, pero últimamente ECAS como la Hermes alemana, la UK Export Credit del Reino Unido, incluso EGAP de República Checa y COFACE francesa son más activas. Esto dificulta mucho a las empresas españolas presentarse a grandes proyectos con opciones de éxito. En proyectos medianos para nosotros, hasta medio millón de USD$, la dificultad para el cliente es que se respeten las partidas presupuestarias, la falta de presupuestos firmes provocan situaciones como la última que hemos vivido. Un proyecto en RDC firmado en Nov 2019, acaban de aprobarlo para este año.

En conclusión, disponer de un plan con presupuesto-recursos asignados y paciencia y perseverancia es desde nuestro punto de vista la clave del éxito. El encontrar al socio adecuado con recursos e influencias locales es condición necesaria para triunfar en cada país.

Cometcigars

Compañía de Tabacos del Mediterráneo, S.A. (COMET) https://cometcigars.com/

https://cometcigars.com/
Enrique Puente Fernández, director general

En nuestro caso, la inversión se ha hecho se puede decir que prácticamente en su totalidad con medios propios, pues este es uno de los problemas fundamentales para hacer negocios en África, que la financiación es muy cara e incluso es difícil contar con financiación por parte de los proveedores, en cuanto les hablas de que la Compañía a financiar es africana, aunque pertenezca a una empresa europea. En los inicios contamos con algún seguro de cobertura de riesgo político, pero que finalmente no nos sirvió de mucho, pues cuando sufrimos un incidente aplicable a la póliza, no llegamos a utilizarla, pues si querías seguir haciendo negocios en el país, no podías hacer una reclamación contra la Administración local (como era el caso), pues te los pondrías en contra en cuanto la Compañía de seguros repitiera sobre la Administración la reclamación, una vez nos hubiera pagado a nosotros, así que nos tocó hacernos cargo del demérito. Por otra parte, al menos en productos de gran consumo, como es nuestro caso, si quieres conseguir una buena penetración en el canal, en muchos casos, es necesario facilitar algo de crédito, sobre todo cuando hablas de marcas nuevas, y este es otro problema con el que te encuentras, que no existen medios como en Europa para garantizar las deudas o incluso para obtener información fiable sobre la situación financiera de las empresas.

Nosotros esto lo resolvemos a base de estar muy encima de los saldos de los clientes y ser muy rigurosos con el cumplimiento de las condiciones acordadas, y por supuesto facilitando crédito sólo a aquellos que conoces desde cierto tiempo y que no han dado problemas. Aun así, nos hemos llevado algún susto que otro. La burocracia existente en estos países es efectivamente otro gran problema, contra él hay que armarse de paciencia y ser muy persistente, pero desde luego las cosas van a un ritmo distinto al que estamos acostumbrados aquí. En cuanto al personal nosotros tenemos directores locales y expatriados, creemos que esa es la mejor fórmula para tener éxito y al personal local tratamos de formarlos cumpliendo con los procedimientos de trabajo y de control necesarios, pero es también una labor ardua.

Hay que tener también cierta capacidad de adaptación a la cultura local de cada zona, pues en nuestra experiencia no funciona el tratar de imponer sin más la forma de trabajo europea.  www.btd.es

6.    Conclusiones 

África es un continente aún poco explorado por las empresas españolas. Aquí hay una visión diferencial entre los que llevan años trabajando con el continente y que ven oportunidades que otros observadores más globales no detectan. África, sin embargo, no es lugar fácil para hacer negocios dada la complejidad de su geografía, sus gaps en infraestructuras y una relativa volatilidad tanto económica como política. No obstante, pensamos que inversores y empresas grandes, medianas o pequeñas deberían poner su foco en África hoy en día. Hay espacio suficiente para la Pyme en dicho continente. La clave es planificar correctamente tu estrategia en África. El largo plazo debe formar parte de dicha estrategia, así como la elección del país idóneo para hacer negocios. África no es un país (todavía hay algunos a los que se les escapa involuntariamente la visión del continente como si fuera un país) no pensemos que operar en Nigeria es como hacerlo en Costa de Marfil o en Sudáfrica como en Angola o en Argelia como en Marruecos. Con experimentarlo en el terreno nos daremos cuenta y si además nos ilustramos con la necesaria información que nos facilitan los organismos internacionales Banco Mundial (clasificación doing business) Banco Africano de Desarrollo, IFC, OCDE etc. nos daremos cuenta de las distintas realidades que nos frece el continente africano.

La información y más aún la correcta información es un vehículo necesario para la toma de decisiones pues permite evitar y gestionar a su vez, los riesgos a los que se enfrentaría la empresa cuando decide salir de sus fronteras. En definitiva, convertir los datos de la información en Inteligencia, lo que permitirá a la empresa decidir y actuar con una mejor estrategia comercial y de inversión.  

Para entrar en un nuevo mercado que no es el nuestro como cualquiera de los africanos, especialmente en aquellos con una regulación débil es preciso asesorarse antes de dar un paso. La inspección previa sobre el terreno, la consulta necesaria a quienes ya han pisado el mismo, la necesidad de ir acompañados por una consultora en inteligencia empresarial internacional, así como el lógico acercamiento a asesores legales y fiscales sin olvidar a las instituciones financieras idóneas en cada uno de los países son actuaciones que hay que llevar a cabo desde la estrategia comercial internacional de una compañía.  

Finalmente, en el análisis de futuros mercados potenciales, hay que definir además el mapa competitivo y analizar las fortalezas y debilidades comerciales, regulatorias y políticas de los competidores para obtener una idea más clara de cómo obtener una ventaja comercial. Por todo ello África merece una atención especial, así como un análisis profundo de lo africano y no quedarnos en la superficie de lo simplista como lamentablemente ocurre en muchos círculos. No es nada sencillo describir África se trata de un continente muy vasto. Decimos África, pero es una simplificación somera y cómoda. Y como decía Ryszard Kapuscinski en su obra Ébano: “En realidad, a parte de la noción geográfica, África no existe”.


NOTAS
 
  1.   African Economic Outlook 2021 | African Development Bank.https://www.afdb.org 
  2.   En la cumbre de París del martes (18 de mayo) se prometió ayudar a África a superar la pandemia de COVID con un "New Deal" que agilice la potencia financiera mundial para reponer las arcas agotadas y acelerar el lento despliegue de vacunas. Los firmantes presionarán para que el FMI asigne rápidamente derechos especiales de giro (DEG)  por valor de 650.000 millones de dólares a todos sus miembros, de los cuales unos 33.000 millones se destinarían a África.
  3.   https://theconversation.com/international-aid-to-africa-needs-an-overhaul-tips-on-what-needs-to-change-160710
  4.   Doing Business 2020 Fact Sheet: Sub-Saharan Africa. Fuente: Base de datos de Doing Business. Nota: Las clasificaciones están referenciadas al 1 de mayo de 2019 y se basan en la media de las puntuaciones de cada economía en cuanto a la facilidad para hacer negocios en los 10 temas incluidos en la clasificación agregada. En las economías cuyos datos abarcan dos ciudades, las puntuaciones son una media ponderada por la población de las dos ciudades. Las clasificaciones de Doing Business 2020 se calculan sobre la base de la puntuación redondeada a dos decimales. La puntuación de la facilidad para hacer negocios muestra lo cerca que está cada economía de las mejores prácticas mundiales en materia de regulación empresarial. Una puntuación más alta indica un entorno empresarial más de negocios más eficiente y unas instituciones legales más sólidas.Doing Business 2020 Fact Sheet: Sub-Saharan Africa What ...https://www.doingbusiness.org › DB20-FS-SSA
  5.   https://www.wto.org/english/tratop_e/devel_e/a4t_e/s2Jean-Guy_Afrika.pdf
  6.   La República Árabe Saharaui Democrática (RASD) está reconocida por la Unión Africana y participa en las distintas cumbres de la organización.
  7.   Por ejemplo, el undécimo FED (2014-2020) tiene un presupuesto de 30.500 millones de euros. Francia, Alemania, Reino Unido e Italia aportan el 20,58%, 17,81%, 14,68% y 12,53% respectivamente (Cf. "Por una redefinición de la asociación entre Europa y África", MEDEF, febrero de 2019).
  8.   la inversión española en el continente africano parece poco relevante, puesto que, pese a un incremento notable en el año 2019 respecto a años anteriores, durante el período 2000-2018, no llegan a superar el 1%.
  9.   RIEC Policy Paper 2020 La empresa española en África Subsahariana: estrategias, experiencias y riesgos/Ainhoa Marin. Datacomex y Datainvex.