“Badri 313”: La unidad de élite talibán presente en Kabul

Tras la retirada de Estados Unidos, los talibanes han conseguido rearmarse y hacerse más fuerte con el material armamentístico estadounidense
brigada-313-afganistan

AFP PHOTO / RTA TV  -   Miembros de las Fuerzas Especiales Badri 313

Los talibanes cuentan con una mejor preparación militar en comparación con los últimos 20 años. Entre sus innovaciones suscita preocupación las fuerzas especiales del Ejército talibán, la brigada “Badri 313” que estaría controlando ahora el aeropuerto de Kabul con el objetivo de proporcionar “seguridad”.

En un intento de mostrar su poder a nivel internacional, los talibanes han mostrado a través de sus redes sociales “su alta capacidad armamentística” y su disposición para entrar en combate. Así lo han reflejado tras difundir varias imágenes del batallón “Badri 313”, las fuerzas especiales del Ejército talibán que habrían jugado un papel primordial en la rápida conquista de los territorios afganos. En una de las imágenes aparecen los miembros talibanes de la unidad especial Bradi 313 izando su bandera con indumentaria y armamento de EE. UU. tal como lo hicieron los soldados estadounidenses en el monte Suribachi durante la batalla de Iwo Jima en 1945 en la II Guerra Mundial. 

taliban-iwo-jima
PHOTO/AP - En una foto de propaganda, se ve a miembros del Batallón Badri 313 izando una bandera talibán de forma similar a los seis marines estadounidenses que izaron la bandera de Estados Unidos en el monte Suribachi durante la batalla de Iwo Jima en 1945

El grupo Bradi 313 es un ala de las fuerzas especiales del Ejército talibán. El nombre de “Bradi” hace referencia a la batalla de Badr, una contienda sucedida hace más de 1.000 años en las que, según las escrituras islámicas, el profeta Mahoma habría conducido a 313 hombres a la victoria.

Estas fuerzas especiales contarían además con intereses que van más allá del campo de batalla. En este aspecto, el grupo 313 está estrechamente relacionado con la red Haqqani, una de las facciones destacadas del movimiento talibán considerada como grupo terrorista por parte de Estados Unidos. Esta unidad lleva promocionando sus unidades de fuerzas especiales desde noviembre del 2011, año en el que llevaron a cabo un ataque terrorista contra el Hotel Continental de Kabul. Además, ese mismo año “el Ejército de Badr” llevó a cabo por primera vez ataques suicidas y redadas en posiciones asociadas con Afganistán y sus aliados en 2011. 

brigada 313-taliban-elite-afganistan
AFP PHOTO / RTA T - Una captura de vídeo tomada de la televisión afgana RTA muestra imágenes de propaganda de las Fuerzas Especiales Badri 313 de los talibanes patrullando las calles en un lugar no identificado de Afganistán

Junto a esto, fueron conocidos por librar una campaña contra el Daesh entre los años 2017 y 2020, según ha señalado la agencia de noticias AFP. Esta formación militar sería relativamente nueva ya que apuntan que hace 20 años, “los talibanes no contaban con este tipo de sofisticación militar”.

Un funcionario estadounidense, consultado por Reuters, ha calculado que EEUU entregó armamento a las fuerzas afganas por una cantidad de aproximadamente 28.000 millones de dólares, y ahora “todo lo que no ha sido destruido está en manos de los talibanes”. En esta línea, las principales diferencias de esta unidad en comparación con los combatientes talibanes son que cuentan con equipamiento de camuflaje, chalecos antibalas y equipos militares blindados. 

presidencia-afganistan-palacio
AP/ZABI KARIMI - Combatientes talibanes toman el control del palacio presidencial afgano después de que el presidente Ashraf Ghani huyera del país, en Kabul, Afganistán, el domingo 15 de agosto de 2021

Los Haqqani han enfatizado en varias ocasiones que estas tropas están ideológicamente estrechamente alineadas con Al-Qaeda. En esta línea, uno de los grandes líderes de la red ha emitido su primer mensaje desde la toma de Kabul, afirmando “el final de la guerra” en Afganistán y garantizando “la seguridad” a sus ciudadanos. “Nosotros no prometimos un alto el fuego, prometimos el fin de la guerra y ya ha terminado, gracias a Dios”, ha concluido. Junto a esto, dos representantes de la red estarían asistiendo en Kabul a las negociaciones sobre el nuevo Gobierno.

Tras la toma de Kabul por parte de los insurgentes se ha informado que el Batallón Badri 313 ha sido desplegado para asegurar el Arg, es decir, el palacio presidencial en Kabul, además del aeropuerto de la capital. Junto a esto, cuentas de redes sociales vinculadas a los talibanes afirman que miembros del grupo Badri 313 se encontrarían proporcionando “seguridad” en el aeropuerto. Asimismo, se estima que el grupo ha sido responsable de algunos de los principales éxitos de los talibanes en el campo de batalla, además de haber ejecutado complejas operaciones de “martirio”. 

video-brigada 313-badrid
AFP PHOTO / RTA TV - Miembros de las Fuerzas Especiales Badri 313

A pesar de que sus fuerzas no son equiparables a las fuerzas especiales de Occidente, sus miembros “son más eficaces que los talibanes estándar” y “más que las tropas del Ejército nacional afgano estas últimas semanas”, declara un experto analista. En esta línea, el jefe de sección de terrorismo e insurrección de la revista Jane´s, Matt Henman, estima que esta brigada “reúne probablemente a algunos de los combatientes mejor formados y equipados”.

“Podemos pensar que hay un poco de sensacionalismo en la propaganda que la rodea”, señala, pero es “muy probable que Pakistán haya aportado como mínimo un embrión de formación”.

Por su parte, el periodista Bill Roggio ha recalcado que la unidad 313 representa “la combinación del entrenamiento militar de los talibanes durante años y los esfuerzos de la red Haqqani para profesionalizar la institución militar afgana”. “La guerra que libran no es para nada la que hicieron sus padres contra los rusos. Han aprendido en el terreno y son muy buenos a nivel técnico”, insiste.

“Vemos una profesionalización notable de los talibanes desde mediados de los años 2000”, confirma el profesor de Ciencias Políticas en la Universidad París, Guilles Dorronso. 

militares-internacionales-afganistan
PHOTO/Sgt. Jillian G. Hix/U.S. Army via AP - En esta imagen proporcionada por el Ejército de los Estados Unidos, paracaidistas asignados al Equipo de Combate de la 1ª Brigada de la 82ª División Aerotransportada realizan labores de seguridad 

En esta línea, en imágenes difundidas a través de redes sociales se han mostrado equipados con un equipo de alto nivel armamentístico que incluiría armas de guerra, material de seguridad, chalecos antibalas, pasamontañas, gafas de visión nocturna y radio táctica. Además, el arsenal militar estadounidense ha pasado a manos de los talibanes que, gracias a este conjunto, se encuentran fuertemente armados y con capacidad de frenar sublevaciones que puedan estallar en el país.

A medida que los insurgentes han ido ocupando ciudades afganas, los talibanes se han hecho con el control de un importante arsenal que cuenta con rifles de asalto, ametralladoras y otras armas de tecnología punta. Sólo en Kunduz, los talibanes consiguieron adquirir vehículos blindados antiminas, aviones no tripulados y Humvees, según informó el medio estadounidense The Indepent. Asimismo, el batallón 313 estaría equiparado con carabinas M4 y con Humvees, adquiridos de las fuerzas militares afganas que se rindieron sin oponer resistencia.

En su conjunto total, los talibanes dispondrían de más de un millón de piezas militares estadounidenses, más de 2.000 vehículos blindados, 40 vehículos, helicópteros de ataques y drones militares.