“Cualquier mejora económica en España y Francia tendrá efectos positivos en Marruecos”

 -  

Por Paco Soto
Foto: Benito Cazal es el responsable de la cadena catalana Natural Optics en Tánger y Marruecos.
Benito Cazal es un hispano-francés de 49 años que nació en Francia y se crió en Barcelona. Casado y padre de tres hijos, estudió la carrera de Business Administration en ESADE, en Barcelona, y trabajó dos años en el Banco Santander, en París, y ocho años en el Banco Exterior de España, en París y Casablanca. En Barcelona, creó su propia empresa en el sector de Internet. Después se trasladó a Tánger y fue durante ocho años director de la filial de la empresa Indo (industria óptica). También fue durante medio año director de una pequeña cadena de ópticas en Marruecos y durante un año desempeñó las funciones de consultor de la empresa distribuidora de lentes ESSILOR, en Argelia. Actualmente es socio y director de una tienda, en Tánger, de la cadena Natural Optics y responsable del negocio en Marruecos (www.naturaloptics.com). De 2008 a 2012 estudió óptica en Rabat en la escuela ESOA y es diplomado en óptica. Cazal es un hombre de negocios eficaz y dinámico que conoce bien el mundo empresarial español y marroquí. Destaca en esta entrevista con Atalayar que en Marruecos “la mejora de la prosperidad económica, la estabilidad política, la cercanía con Europa” son factores que facilitan la inversión extranjera en el país norteafricano. 
 
Pregunta: Usted es el director de Natural Optics en Tánger. ¿Qué es esta empresa de origen catalán que tiene más de 25 años de experiencia? ¿Qué significa el negocio de Tánger para la empresa?
Respuesta: “Natural Optics no es un grupo de ópticos, sino una central de compra del sector óptico, que vende a unos 700 ópticos independientes, de los cuales algo más de 100 tienen la misma enseña. Natural Optics y yo hemos montado una empresa a medias (50% cada parte). Los objetivos son: abrir y gestionar tiendas propias de óptica en Marruecos, organizar un sistema de franquicia de tiendas de óptica y organizar una estructura de central de compra para ópticos independientes. El proyecto representa la primera salida de Natural Optics fuera de España”.
 
 P: Antes de ser director de Natural Optics en la capital del Estrecho, dirigió otra empresa del mismo sector.
R: “Durante ocho años dirigí la filial en Marruecos del grupo Indo. Llevaba a la vez la dirección general y la dirección comercial. La empresa en Marruecos cuenta con su propio laboratorio de fabricación y emplea a 50 personas. Fabrica y distribuye lentes a los ópticos de Marruecos”.
 
P: ¿Qué ofrece Natural Optics a la clientela tangerina? ¿En este sector, en Marruecos, la clientela es básicamente marroquí o también hay muchos extranjeros residentes en el país?
R: “La tienda en Tánger es una óptica, vendemos gafas de vista, gafas solares y gafas solares de vista. Ofrecemos, además, un servicio de optometría (examen de vista), un servicio de contactología (adaptación de lentillas de contacto) y un servicio especializado para niños. La clientela es marroquí, en su mayoría, pero al estar ubicada la tienda cerca del Consulado de España, del colegio y el instituto españoles, contamos con bastantes clientes españoles”.
 
P: El mercado óptico marroquí cuenta con unas 1.500 tiendas, y unas 60 pertenecen a firmas tan prestigiosas como Lynx-Krys, Visalis, Eslam, Afflelou y Lissac. Natural Optics va a tener que competir con otras marcas. ¿Cómo ve la situación?
R: “Solo 60 tiendas de óptica sobre 1.500 en Marruecos tienen enseña (Lynx-Krys, Lissac, Afflelou, entre otras). Pero solo Lynx-Krys, que es el mismo grupo, está realmente organizada en Marruecos. Las otras son tiendas independientes sin estructura común local. Desde Natural Optics, queremos ofrecer a nuestras futuras tiendas, propias o franquiciadas: un marketing común; un software de gestión común; unas compras locales comunes negociadas; las gafas y los productos que vende la central de compra en España; una formación comercial; y una formación tecnológica continuada”.
 
P: ¿La mejora de la situación económica en Marruecos en los últimos años y la existencia de una clase media en expansión, sobre todo en las grandes ciudades, abre nuevas perspectivas a las empresas y hombres de negocios extranjeros?
R: “La mejora de la prosperidad económica, la estabilidad política, la cercanía con Europa, la mejora, aunque todavía en proceso, del marco jurídico legal, así como la mejora de los servicios de algunas administraciones locales, en particular las Aduanas, la desaparición de aranceles con Europa, han sido factores que han atraído empresas extranjeras en Marruecos”.   
 
P: La crisis que ha vivido Europa ha sido devastadora para muchos sectores económicos y sociales. Muchas pequeñas y medianas empresas españolas han deslocalizado parte de su actividad en Marruecos. ¿Esto significa que un país emergente como Marruecos es una oportunidad para el mundo empresarial en España y otros países europeos en crisis?
R: “Marruecos es, para algunos sectores, una oportunidad para deslocalizar producciones y servicios, o bien implantarse para penetrar el mercado. El punto débil actual es la falta de mano de obra cualificada, lo que ha llevado a una inflación acelerada en salarios en parte de la población activa”.
 
P: La situación económica está mejorando en España y hay buenas perspectivas para 2015. También Francia podría tener un buen crecimiento del PIB en 2015. ¿La evolución económica de ambos países tendrá repercusiones positivas en Marruecos, como auguran los expertos?
 R: “La economía de Marruecos está muy ligada a la de Europa, en particular a la de Francia, y también a la de España. Cualquier mejora económica en España y Francia tendrá efectos positivos en la economía de Marruecos”.
 
P: Francia es el primer inversor en Marruecos y muchas empresas del CAC40 están presentes en este país. España llegó a ser en 2013 el primer socio comercial y es el segundo inversor en Marruecos, aunque hay pocas empresas del IBEX35. ¿Cree que esta competencia es a veces conflictiva y repercute negativamente en Marruecos?
R: “La competencia entre España y Francia en Marruecos sólo se nota en los sectores que funcionan en base a licitaciones, por ejemplo, el de la construcción, donde la relación política entre esos países y Marruecos tiene influencia”.
 
P:  ¿Cuáles son los principales problemas a los que se enfrentan los inversores extranjeros en Marruecos?
R: “El principal problema para implantarse en Marruecos es la todavía lentitud administrativa. Aunque he comentado que han mejorado algunas administraciones, la mayoría pecan todavía de pesadeces que frenan el desarrollo. El marco jurídico legal tiene que acabar de consolidarse. La justicia es muy lenta; en casos de contenciosos y pleitos, la empresa extranjera se enfrenta a un sistema que no siempre es equitativo y se suele entrar en el túnel del tiempo”.