“El objetivo de Europa debe ser crear fuentes de riqueza en los países de origen de la migración”

Entrevista al responsable del Observatorio del Medio Ambiente Urbano (OMAU), Pedro Marín
Pedro Marín, responsable del Observatorio del Medio Ambiente Urbano (OMAU)

PHOTO/GUILLERMO LÓPEZ  -   Pedro Marín, responsable del Observatorio del Medio Ambiente Urbano (OMAU)

En el marco de la firma del documento de cooperación transfronteriza descentralizada, la Carta de Málaga, que ha tenido lugar este lunes en el Observatorio del Medio Ambiente Urbano (OMAU) de la ciudad andaluza, Atalayar ha entrevistado a Pedro Marín, responsable del OMAU.

El nuevo documento ha sido suscrito por el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, y 40 representantes locales marroquíes, entre ellos, los primeros ediles de ciudades como Assilah, Agadir, Oujda o Sidi Ifni. También por delegados regionales y por el presidente de la Asociación Marroquí de Presidentes de Consejos Comunales (AMPCC) y alcalde de Alhucemas, Mohammed Boudra.

Pedro Marín, responsable del OMAU
PHOTO/GUILLERMO LÓPEZ - Pedro Marín, responsable del OMAU

¿Qué representa el haber podido tener aquí en Málaga a más de 40 autoridades marroquíes? ¿Qué se ha gestado en el OMAU?

Lo primero de todo, una gran satisfacción, que compensa el enorme trabajo que hemos desarrollado, porque no es fácil traer a 40 alcaldes y responsables marroquíes de Administraciones Públicas hasta aquí. La idea es retomar lo que empezamos hace 21 años, en el año 1998, que era el desarrollo de programas de cooperación entre las dos orillas con el apoyo de fondos europeos. 

Desafortunadamente, en los últimos años, por la falta de interés de las administraciones, y de la Comisión Europea, el esfuerzo que hicimos en los últimos años se perdió. Por eso, la idea es recuperar el trabajo de estos muchos años y volver a repetirlo de cara al futuro, sobre temas que a todos nos preocupan, como el medio ambiente, el cambio climático, los modelos de urbanización de las ciudades, las cuestiones que tienen que ver con la cohesión social o la precariedad del empleo. Básicamente, es enfocar de manera conjunta estos temas para procurar darles una solución global, aunque de manera detallada para cada ciudad y sociedad.

Desde el OMAU, hemos trabajado rehabilitando edificios históricos de Tánger, de Tetuán, de Larache. Ahora acabamos de terminar el catálogo de edificios de la época del protectorado español en Sidi Ifni.

40 ciudades marroquíes, más grandes o más pequeñas, suponen un reto para Málaga, por lo que nos hace falta el apoyo de fondos europeos. En este último periodo, hemos ido trabajando desde Málaga, sin esos fondos, con el presupuesto municipal.

¿Cómo se puede concretar la Carta de Málaga en cuestiones que puedan afectar a los ciudadanos marroquíes?

El próximo paso es ir a Bruselas, con el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, y con el representante de los alcaldes marroquíes y alcalde de Assilah, Mohammed Boudra, para tener una reunión con la Comisión Europea, con el objetivo de manifestarles nuestra intención de recuperar los proyectos. Hay una gran parte de la población de Marruecos, y también de Málaga, que quiere trabajar en ese sentido. Contamos con el apoyo del Ministerio de Hacienda, con la Embajada de Marruecos en España y con la Embajada de España en Marruecos.

En este periodo anterior 2014-2020, hemos perdido 200 millones, 100 millones de Marruecos y 100 millones de la costa mediterránea española (Granada, Málaga y Cádiz).

Pedro Marín, responsable del OMAU
PHOTO/GUILLERMO LÓPEZ - Pedro Marín, responsable del Observatorio del Medio Ambiente Urbano (OMAU), junto con Karima Benyaich, embajadora del Reino de Marruecos en España

Los alcaldes están preocupados por la formación de los jóvenes y por el cambio climático, entre otras cuestiones. Esperamos que este trabajo tenga resultados positivos. 

La colaboración es ahora muy diferente de lo que empezamos hace 21 años. Antes tratábamos formas de crecimiento y ahora estamos en otra fase, en otro cambio de paradigma. El cambio climático nos afecta, lo hemos visto con las lluvias torrenciales de los últimos meses tanto en Marruecos como en España. Por eso, tenemos que pensar de manera muy diferente.

Desde Europa, se habla de una política sobre migración. Esta política puede tener unos resultados tangibles con la Carta de Málaga.

El problema de la migración no es un problema como tal, sino que es un problema demográfico. La población de África está creciendo a un 3%, se duplica cada 20 años y, evidentemente, las condiciones de vida son muy precarias. O el objetivo por parte de Europa se centra en crear fuentes de riqueza y trabajo en los países de origen, o evidentemente Europa no podrá sostener los cientos de millones de personas que viven y que nacerán en África y que emigrarán hacia el territorio comunitario. O estas cuestiones se plantean de una forma global o serán imposibles de resolver.

¿Con qué estará satisfecho como responsable del OMAU?

Para empezar, con que Málaga cumpliera con los objetivos de la Agenda Urbana y el Plan del Clima que estamos elaborando. Los políticos no solo deben firmas cartas de intenciones, sino poner a disposición herramientas y fondos financieros para llevarlas a cabo.