“La mejor solución al conflicto saharaui es una negociación entre nuestro pueblo y Mohamed VI”

 -  

Por Paco Soto

Foto: El dirigente disidente del Frente Polisaro aboga por una solución dialogada entre las partes enfrentadas en el conflicto saharaui.
Salek Mohamed Ayad es saharaui de El Aaiún e independentista. Vive en España y lidera el Frente Polisario (Vía del Mártir), una organización disidente del Polisario oficial dirigido por el presidente de la denominada República Árabe Saharaui Democrática (RASD), Mohamed Abdelaziz, que está muy enfermo y se encuentra en  Cuba sometiéndose a un tratamiento médico. El líder disidente saharaui manifiesta en esta entrevista con Atalayar que Mohamed Abdelaziz "representa los intereses del Gobierno argelino. Argelia y Marruecos se pelean desde hace muchos años por el control estratégico del Magreb, y el conflicto saharaui es utilizado por los dirigentes argelinos para presionar a Marruecos, que ocupa el Sáhara occidental desde hace casi 40 años. En este contexto, Abdelaziz y la cúpula del Polisario oficial defienden los intereses estratégicos de Argelia frente a su enemigo histórico que es Marruecos". Rechaza la vuelta a la guerra con Marruecos, porque "no queremos más muertos y sufrimiento, buscamos una solución política y negociada al conflicto". Además, Ayad cree que "las tres potencias regionales, Francia, España y Estados Unidos, se tendrán que poner de acuerdo" para ayudar a resolver la crisis saharaui.

Pregunta: ¿Cuándo se creó su grupo y con qué objetivos?
Respuesta: "La Vía del Mártir del Frente Polisario se creó después del 11º Congreso de la organización, en 2003. Muchos militantes estábamos hartos del clan de  Mohamed Abdelaziz, que dirigía con autoritarismo, y sigue dirigiendo, lo que, oficialmente, se llama el Polisario. Es un clan de sinvergüenzas y aprovechados y sus miembros viven completamente alejados de la realidad del pueblo saharaui, sobre todo de la realidad de los refugiados de los campamentos de Tinduf. Viven como reyes en Argelia, España y otros lugares, e imponen una dictadura terrible a los saharauis de Tinduf, desvían la ayuda internacional que llega a los campamentos, son corruptos y represores. En el congreso de 2003 hablé con muchos compañeros que estaban en desacuerdo con Abdelaziz y su clan, y entre todos decidimos reconstituir el Frente Polisario. ¿Por qué la Vía del Mártir? Simplemente, porque reivindicamos la figura del fundador y mártir del Frente Polisario, El Uali Mustafá Sayed. Nosotros somos fieles a las ideas de Uali Mustafá Sayed y denunciamos a los actuales dirigentes del Polisario oficial,  porque este clan se aprovecha del sufrimiento de nuestro pueblo, de nuestros niños, mujeres, ancianos, enfermos y hombres que llevan años en el infierno de Tinduf. El dinero y el poder es lo único que le interesa al clan de Abdelaziz".

P: ¿Qué intereses representa Mohamed Abdelaziz?
R: "Abdelaziz representa los intereses del Gobierno argelino. Argelia y Marruecos se pelean desde hace muchos años por el control estratégico del Magreb, y el conflicto saharaui es utilizado por los dirigentes argelinos para presionar a Marruecos, que ocupa el Sáhara occidental desde hace casi 40 años. En este contexto, Abdelaziz y la cúpula del Polisario oficial defienden los intereses estratégicos de Argelia frente a su enemigo histórico que es Marruecos. A Argelia le importa un pito el pueblo saharaui; utiliza nuestro sufrimiento, nuestro dolor, nuestra causa, para competir con Marruecos, que ocupa gran parte de nuestro territorio. Los saharauis somos la moneda de cambio entre Argelia y Marruecos. Cuando muera Abdelaziz, los argelinos buscarán a otra marioneta para que defienda sus intereses”.

P: ¿Pero qué piensa ese pueblo a quien ninguna de las partes enfrentadas le pregunta nada, pero todos hablan en su nombre?
R: "El 80% de los saharauis están en contra de la dirección del Polisario de Abdelaziz. Por eso han surgido grupos críticos con esa dirección, como los jóvenes independentistas del Movimiento del 5 de Marzo (M5M), o el Movimiento de Jóvenes por el Cambio (MJPC). Este último grupo es más bien pro-marroquí, pero lo que hay que ver es el descontento de la población en los campamentos de Tinduf y también en el Sáhara occidental. Con la actual dirección del Polisario no vamos a ningún sitio".

P: Entonces, ¿cuál es el futuro del movimiento independentista saharaui?
R: "El futuro está al margen del clan de Mohamed Abdelaziz, a quien sólo le preocupa, como ya le he dicho, el poder y el dinero. El clan de Abdelaziz está retrasando el nuevo congreso del Polisario, porque tiene miedo; sabe que hay mucho descontento entre la militancia. Ahora, Abdelaziz está en Cuba. Los dirigentes del clan viven maravillosamente bien en grandes mansiones lujosas, y cuando llegan a los campamentos de Tinduf las medidas de seguridad se multiplican. Le tienen miedo al pueblo, porque no son tontos y saben que el pueblo no los acepta. Yo, hace unos meses, publiqué un libro sobre la lucha del pueblo saharaui y la dirección del Polisario lo censuró en Argelia. Marruecos hizo lo mismo, pero muchos canales de televisión mauritanos me entrevistaron y pude explicar cuál es la situación actual de la población saharaui. Nuestra gente está harta del clan de Abdelaziz, que también ha detenido, torturado y asesinado a muchos saharauis. Abdelaziz y los suyos han cometido crímenes contra la humanidad. Nosotros luchamos por un cambio democrático en la dirección del Frente Polisario".

P: ¿Qué salida ve usted al conflicto del Sáhara occidental?
R: "El diálogo político entre las partes enfrentadas es la única salida razonable. No veo otra. La salida dialogada es complicada, porque el poder de los generales argelinos y marroquíes es muy fuerte. Estos generales tienen intereses en el conflicto; por ejemplo, algunos generales marroquíes controlan la pesca y otros sectores económicos en el Sáhara occidental. No será fácil, pero hay que apostar por la vía política dialogada para acabar con tanto sufrimiento".
P: ¿El referéndum de autodeterminación que plantea la ONU es una buena solución?
R: "Vamos a ver, el referéndum de autodeterminación puede ser una buena solución, porque así la población saharaui decidiría lo que quiere: la independencia del Sáhara occidental, la autonomía dentro de Marruecos o ser un territorio marroquí sin autonomía. Pero, personalmente, creo que la mejor solución al conflicto saharaui, tal y como están las cosas, es una negociación entre los representantes de nuestro pueblo y el rey de Marruecos, Mohamed VI. Los saharauis y Mohamed VI, Palacio, tienen que dialogar y negociar directamente una salida al conflicto. Tendría que ser una negociación sin intermediarios, de tú a tú".

P: Lo que plantea es bastante complicado, porque se aleja de la solución pregonada por la ONU. ¿No cree que la solución de autonomía para el Sáhara occidental que defiende Marruecos podría ser positiva, un primer paso,  para sacar al conflicto del callejón sin salida en el que se encuentra?
R: "El problema de la autonomía que ofrece Marruecos es que es una palabra vacía de contenido. Marruecos lleva tiempo defendiendo la solución autonómica, pero no la ha concretado y los saharauis no sabemos de qué va esta propuesta. La única autonomía que quizá podríamos aceptar es una autonomía que diera el poder político a los saharauis, y no creo que Marruecos esté por la labor. Hay otro problema: algunos notables saharauis que viven del conflicto en el Sáhara occidental y apoyan a Marruecos, no tienen el menor interés en que las cosas se arreglen. Esos notables viven estupendamente bien y la permanencia del conflicto les da ganancias. Yo no quiero una autonomía en el marco del Reino de Marruecos en la que los representantes del pueblo saharaui sean estos notables".

P: De todos modos, parece poco probable que Argelia, que es parte del conflicto, acepte una solución autonómica marroquí para el Sáhara occidental?
R: "Por supuesto que Argelia no aceptaría por las buenas una solución autonómica dentro de Marruecos. Y Marruecos no aceptaría una solución que le perjudique desde el punto de vista político y económico. Entonces, ¿qué hacemos? ¿Seguimos 100 años más con el conflicto? ¿Qué pasa con la gente que sufre un auténtico infierno en Tinduf? Como ya le he dicho, creo que una negociación directa y sin intermediarios entre los legítimos representantes de los saharauis y Mohamed VI sería un paso importante para salir del conflicto. Ahora bien, no soy tonto y sé perfectamente que en este conflicto hay muchos intereses en juego: Argelia, Marruecos, Mauritania, Francia, España... Habría que buscar una solución política que respete los intereses de todos, y también, por supuesto, los intereses del pueblo saharaui. Todos tendremos que ceder, pero vale la pena si así solucionamos el conflicto".

P: Algunos jóvenes saharauis quieren volver a la guerra contra Marruecos. ¿Cree que esto es posible?
R: "Muchos saharauis, sobre todo los jóvenes, no aguantan más, y estarían dispuestos a empuñar las armas. El pueblo saharaui está muerto en vida. No tiene nada que perder. Ahora bien, cuando la cúpula del Polisario de Abdelaziz habla de volver a la guerra, eso no es más que un cuento. La dirección del Polisario sabe perfectamente que esa vía está agotada y no es la solución. Nosotros no queremos más muertos y sufrimiento, buscamos una solución política y negociada al conflicto".

P: ¿Qué papel pueden desempeñar otros países en la crisis saharaui, como, por ejemplo, España, Francia y Estados Unidos?
R: "España es la antigua potencia colonial del Sáhara occidental y la potencia administrativa, según la ONU. España debería jugar un papel de intermediario entre las partes enfrentadas. Los lazos afectivos entre los saharauis y España son muy intensos. Muchos saharauis tenían durante la colonización nacionalidad española y muchos la siguen teniendo. 5.000 saharauis de los campamentos de Tinduf hablan perfectamente español, y miles de saharauis que viven en el Sáhara occidental también hablan esta lengua. Sobre Francia, sólo le puedo decir que no habrá solución al conflicto si este país no lo quiere. Francia es la primera potencia en el Magreb, quiere controlar la zona, sobre todo Marruecos y Argelia, y no piensa ceder influencia a otras potencias regionales como España. Y Estados Unidos no hará nada en el Sáhara occidental sin el consentimiento de Francia. Las tres potencias regionales, Francia, España y Estados Unidos, se tendrán que poner de acuerdo".


P: Permítame una última pregunta más personal. ¿Ha vuelto usted al Sáhara occidental?
R: "Pues sí, lo hice hace poco, después de haber tenido que salir de mi tierra en 1972. Luché contra el colonialismo español y en 1974 participé activamente en la fundación del Frente Polisario. En 2013 recuperé la nacionalidad española y pude viajar a El Aaiún. Así pude ver a mi madre y a muchos familiares después de 40 años de ausencia. ¡40 años, señor! Fue muy emocionante. Vi por primera vez en  mi vida a muchos familiares que no conocía".