20 asesinatos en el campo sirio de Al-Hol en enero, uno decapitado en público 

Aglutina a miles de familiares de Daesh 
Una mujer toma de la mano a un niño mientras camina por el campamento de desplazados de Al-Hol, Siria, el 8 de enero de 2020. 

REUTERS/GORAN TOMASEVIC   -   Una mujer toma de la mano a un niño mientras camina por el campamento de desplazados de Al-Hol, Siria, el 8 de enero de 2020. 

El campamento de Al-Hol, que alberga a decenas de miles de familiares del grupo yihadista Daesh en el noreste de Siria, registró en enero 20 asesinatos, al menos uno de ellos por decapitación, en medio de un repunte de la violencia en el recinto y de una campaña de liberaciones masivas. 

El colectivo de activistas Rojava Information Center (RIC) informó este lunes de que la mayoría de las víctimas, 19 de ellas residentes del campamento y la otra un miembro de la Policía kurda o Asayish, fueron ejecutadas por tiros en la cabeza y eran veinteañeros. 

Según un informe publicado ayer por el RIC, la mitad de los fallecidos fueron "decapitados", si bien el colectivo precisó que un anciano de nacionalidad iraquí fue asesinado públicamente de esta forma a mediados del mes pesado, mientras que de los otros nueve no está claro "hasta qué extremo". 

AFP/DELIL SOULEIMAN-Una mujer con un niño en brazos en el campamento para desplazados de Al-Hol, en el noreste de Siria, el 14 de enero de 2020. 
AFP/DELIL SOULEIMAN-Una mujer con un niño en brazos en el campamento para desplazados de Al-Hol, en el noreste de Siria, el 14 de enero de 2020. 

"Sólo dos de las 19 víctimas (residentes) eran mayores, uno era el anciano iraquí y el otro un miembro del Consejo Civil en el campo que fue asesinados por hombres armados cuando salía de una mezquita con su hijo", detalló un responsable del Rojava Information Center en un grupo de mensajería para informar a los medios. 

El coordinador humanitario de la ONU para Siria, Imran Riza, y su homólogo para la Crisis Siria, Muhammad Hadi, alertaron a finales del pasado enero de un deterioro en las condiciones de seguridad en Al-Hol y advirtieron de que la violencia "pone en peligro" la distribución de ayuda por parte de Naciones Unidas y sus socios. 

La foto tomada el 6 de febrero de 2020 muestra a algunos huérfanos vinculados a Daesh después de ser trasladados desde el campamento de Al-Hol en el noreste de Siria.   AFP/DELIL SOULEIMAN 
AFP/DELIL SOULEIMAN -La foto tomada el 6 de febrero de 2020 muestra a algunos huérfanos vinculados a Daesh después de ser trasladados desde el campamento de Al-Hol en el noreste de Siria.  

Las autoridades kurdas, que controlan varias zonas del noreste de Siria, incluido Al-Hol, han llamado reiteradamente a la comunidad internacional a ayudar en la gestión del campo, mientras algunos países están repatriando a varios sus ciudadanos e Irak se muestra reticente al regreso de sus nacionales. 

El pasado octubre, la autoridad autónoma kurda anunció que daría una amnistía general a cerca de 25.000 sirios relacionados con Daesh, mayoritariamente mujeres y niños, internados en el campamento y que dejaría de hacerse responsable de los otros 45.000 retenidos extranjeros. 

Desde entonces, varios grupos de cientos de personas han sido liberados del vasto recinto, donde se estima que hay 62.000 internos, prácticamente todas mujeres y niños relacionados con Daesh, detenidas tras la liberación por parte de las milicias kurdas de las zonas que controlaban los yihadistas.