PUBLICIDAD

Iberdrola

300 terroristas del Daesh se rinden ante las milicias kurdas

Hasaka continúa siendo escenario de enfrentamientos directos entre las Fuerzas Democráticas Sirias y los yihadistas tras la toma de la prisión de Al Sina
carcel-detenidos-daesh-siria

Fuerzas Democráticas Sirias dirigidas por los kurdos, vía AP  -   Combatientes del Daesh, que fueron detenidos por las Fuerzas Democráticas Sirias lideradas por los kurdos después de que atacaran la prisión de Gweiran, en Hassakeh, noreste de Siria, el viernes 21 de enero de 2022

Las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), encabezadas por las Unidades de Protección Popular (YPG), han informado sobre la rendición de al menos 300 terroristas del Daesh que se encontraban asediando la prisión de Al Sina ubicada en la ciudad de Hasaka.

Según anuncian las milicias democráticas “la operación se desarrolló según lo previsto” a través de una operación ejecutada “durante la noche después de que nuestras fuerzas asaltaran un edificio. Dimos la oportunidad de que 300 personas se rindieran”. A esto añadieron que los terroristas consiguieron “robar armas a los guardias de la prisión, a los que asesinaron, y tras ello se enfrentaron a las fuerzas de reacción rápida de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS)”. 

kurdos-fuerzas-democraticas-sirias
PHOTO/AP - Miembros de las Fuerzas Democráticas Sirias son fotografiados en la ciudad de Hasakeh, en el norte de Siria, el 24 de enero de 2022

A pesar de anunciar esta rendición, los combates entre las FDS y los terroristas siguen librándose en lo que ya se conoce como el ataque más sangriento librado en Siria desde el año 2019. Hasta el momento al menos 200 personas han muerto como fruto de los enfrentamientos y cientos de terroristas del Daesh siguen atrincherados en la prisión, incluyendo 700 niños que habían sido reclutados, según denuncia la coalición siria. De acuerdo con las FDS, el Daesh “está amenazando con matar a todos los menores” si la ofensiva continúa librándose. Asimismo, las FDS han afirmado que los terroristas estarían usando a los niños como escudos humanos.

Los kurdos, tras declarar que no podían asegurar la seguridad de los menores, han reclamado junto con la organización no gubernamental Save The Children “la evacuación inmediata” de los niños. Según afirma la directora de respuesta humanitaria de la ONG, Sonia Khush, la información procedente de la situación de los menores en la prisión es “profundamente angustiosa” y añade que “la información sobre niños asesinados o heridos es trágica e indignante”. 

carcel-siria-terroristas
Chris Huby/Le Pictorium Agency via ZUMA - Dos hombres vigilan a presuntos miembros Daesh en una prisión gestionada por las Unidades de Defensa del Pueblo Kurdo (YPG)

Otro aspecto que resalta la Organización es la responsabilidad que mantienen los países de origen de los niños ya que muchos de ellos no son sirios por lo que el riesgo tanto de la muerte de los menores como de los heridos estaría “directamente relacionado con la negativa de estos gobiernos a llevárselos a casa”. 

Ante esta situación, la Comisión de Interior de la Administración Autónoma del Norte y el Este de Siria (AANES), ha aprobado un toque de queda de al menos una semana en la provincia de Hasak, en la que sólo esta permitido salir del domicilio para lo estrictamente necesario. 

daesh-bandera
Fuerzas Democráticas Sirias dirigidas por los kurdos, vía AP - Esta foto proporcionada por las Fuerzas Democráticas Sirias lideradas por los kurdos muestra la bandera y las bolsas de los combatientes del grupo Estado Islámico que fueron detenidos por las Fuerzas Democráticas Sirias lideradas por los kurdos después de que atacaran la prisión de Gweiran, en Hassakeh, noreste de Siria

La delicadeza de este panorama ha propiciado que Estados Unidos vuelva a apoyar a las FDS, como ya ocurrió en la guerra siria, a través de fuerza militar y armamento con el fin de volver a recuperar el control de la cárcel. Además, el asedio de los terroristas ha obligado a 45.000 personas a desplazarse, según informa la ONU, lo que agrava la crisis humanitaria actual.

Los kurdos, agrupados en las YPG, han conseguido frustrar lo que podría haber sido una mayor masacre. Esta confrontación no es la primera que las Unidades de Protección libran contra el Daesh ya que estos jugaron un papel trascendental en la lucha contra el Daesh dentro del marco de la guerra siria. Estos, junto con las Unidades de Protección Femeninas (YPJ), consiguieron librar del terrorismo enclaves tan estratégicos como Raqa o Kobane, cambiando el rumbo del conflicto civil sirio. 
La rendición de los 300 terroristas se produce tan solo cinco días después del primer asalto encabezado por el Daesh en la prisión de Ghwayran y desde entonces los enfrentamientos han sido continuos. En este aspecto, debido a la magnitud del asalto, diferentes investigaciones apuntan que los terroristas recibieron ayuda externa y estas señalan que pudieron recibir un importante apoyo desde Turquía y Damasco, según informa la Agencia de Noticias kurda (ANF News). 

presidente-turco-erdogan
AFP/ADEM ALTAN - El presidente turco Recep Tayyip Erdogan

En el caso de Turquía, Erdogan se ha erigido como el principal enemigo de las milicias kurdas, a las que considera como terroristas. En esta línea Ankara ha tratado de desplazar las unidades kurdas que se encuentran ubicadas en el norte de Siria, llegando a ocupar el cantón de Afrín y a atacar las ciudades norteñas de Tal Abyad y Ras al In.

Asimismo, el país turco ha enviado diferentes mercenarios que, según señalan distintos expertos, habrían combatido en las filas terroristas junto con los yihadistas del Daesh como se ha evidenciado en Idlib. En esta línea, tanto las YPJ como las YPG consiguieron frenar el terrorismo en el país, pero aún existen amenazas y focos de resistencia terroristas que tratan de erradicar. 

campo-refugiados-siria
PHOTO/AP - Niños sirios en el campamento de refugiados sirios de al-Hilal, en la aldea de al-Taybeh, cerca de Baalbek, en el valle de la Bekaa del Líbano, el 20 de enero de 2022

A pesar de que Siria puso fin a su conflicto civil tras la recuperación de las zonas por parte del Ejército de Al-Asad, el país sigue enfrentando diferentes amenazas yihadistas procedentes de células durmientes. A esto cabe sumarle la crisis interna que atraviesa el país a nivel humanitario y social fruto de un conflicto que ya se ha enmarcado como una de las mayores crisis humanitarias del siglo XXI.