52 colegios de abogados boicotean el acto de apertura del año judicial en Turquía

Los miembros de estas instituciones afirman no haber asistido como modo de protesta por la “falta de separación de poderes” que vive el país
El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, habla con el presidente de la Corte Suprema de Apelaciones, Ismail Rustu Cirit, mientras asisten a la ceremonia de apertura del año judicial en el Centro Nacional de Congresos y Cultura de Bestepe en Ankara

AFP/ADEM ALTAN  -   El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, habla con el presidente de la Corte Suprema de Apelaciones, Ismail Rustu Cirit, mientras asisten a la ceremonia de apertura del año judicial en el Centro Nacional de Congresos y Cultura de Bestepe en Ankara

52 de los 70 colegios abogados de Turquía han boicoteado este lunes la ceremonia de apertura del año judicial que contaba con la presencia de presidente, Recep Tayyip Erdogan. Los miembros de estas instituciones provinciales, entre las que destacaban los de las grandes ciudades como Ankara, Estambul o Izmir, no han asistido al evento a modo de protesta por la “falta de separación de poderes” y han acusado al Gobierno de intervenir en el sistema judicial y en el funcionamiento de los tribunales, como así lo ha informado el diario Cumhuriyet. Estos abogados suponen el 77% de los profesionales del país registrados desde el 31 de diciembre de 2018, de acuerdo con los datos ofrecidos por la Unión de Colegios de Abogados de Turquía. 

El Colegio de Abogados de Ankara, por su parte, ha denunciado en un comunicado la “crisis” del sistema judicial que lleva viviendo Turquía en los últimos años, además de afirmar que “se han destruido algunos derechos fundamentales, como la libertad de expresión”. La nota, recogida por el medio Ahval, ha sido leída en un acto de protesta en el Mausoleo del fundador de la República de Turquía, Mustafa Kemal Atatürk. “Desafortunadamente, el caótico orden legal que vivió la historia del país en tiempos de crisis ha tenido a normalizarse y ha limitado mediante decretos y leyes el derecho a la defensa”, afirmaba el texto. Especialmente ha sido la denuncia acerca de la “normalización de los decretos ley”, refiriéndose al cambio constitucional que vivió el país después de un referéndum celebrado en 2017 en el que Turquía se ha convertido en un sistema presidencialista que ha otorgado mayores poderes ejecutivos al presidente. 

La llamada al boicot se produjo cuando el Gobierno de Erdogan anunció que la apertura del año judicial iba a tener lugar en el palacio presidencial en vez de en la sede de la Corte Suprema de Turquía, como venía haciéndose en los años anteriores. Estos grupos mantienen que la elección del lugar del evento está en conflicto con el texto de la Constitución. “En estos últimos tres años la independencia judicial se ha visto seriamente socavada. El Poder judicial está bajo la presión del Ejecutivo", afirmó el presidente del Colegio de Abogados de Estambul, Mehmet Durakoglu, como respuesta a la llamada del pasado 18 de agosto a no asistir al acto. “La elección del lugar muestra un rechazo total de las enseñanzas sobre democracia derecho y justicia. No tenemos miedo ni duda, no vemos otra solución que seguir luchando”, añadió.

Por su parte, el presidente de la Corte Suprema de Turquía, İsmail Rüştü Cirit, y el jefe de la Unión de Colegios de Abogados de Turquía, Metin Feyzioğlu, han asistido al acto y han expresado unos discursos: “Estamos aquí porque creemos que cuando la madre patria es el problema en cuestión, todos los demás asuntos son solo detalles". 

El presidente de la Corte Suprema de Apelaciones, Ismail Rustu Cirit, durante la ceremonia de apertura del año judicial en el Centro Nacional de Cultura y Congreso de Bestepe en Ankara
AFP/ADEM ALTAN - El presidente de la Corte Suprema de Apelaciones, Ismail Rustu Cirit, durante la ceremonia de apertura del año judicial en el Centro Nacional de Cultura y Congreso de Bestepe en Ankara

Durante la ceremonia de apertura, Erdogan ha afirmado que “la independencia del funcionamiento de los poderes legislativo, ejecutivo y judicial no evita que estos se pongan en contacto con la misión constitucional del presidente como jefe de Estado”. “Este emplazamiento (el palacio presidencial) no me pertenece a mí como siempre he dicho, este lugar es el hogar del pueblo y todas las instituciones estatales tienen el derecho a usarlo”, ha asegurado en respuesta a la gran ausencia de abogados.  Por otra parte, ha declarado que a pesar de la adversidad que Turquía  ha enfrentado debido “una tutela militar y golpes de Estado”, el país siempre ha respetado la idea de la separación de poderes, “que supera la voluntad de las personas y la comprensión de la democracia basada en esa idea”, según ha recogido el medio digital T24. El presidente de Turquía ha añadido que el país se comprometió en alcanzar los estándares necesarios para la plena membresía en la Unión Europea a través del Documento de Estrategia de Reforma Judicial, aunque también ha acusado a los organismos de la UE de mantener “una actitud claramente discriminatoria hacia Turquía”. 

Erdogan ha anunciado durante esta ceremonia una nueva reforma del sistema judicial en mayo. Según las autoridades de Ankara la reforma tiene el objetivo de devolver la credibilidad al sistema judicial del país. “Las reformas llevadas a cabo con el objetivo de hacer que nuestro sistema de justicia funcione perfectamente, en una manifestación completa de la ley, fortaleciendo la confianza en el Poder Judicial, tienen un lugar importante en nuestros esfuerzos para llevar a nuestro país hacia un futuro más brillante”, ha afirmado Erdogan en el acto de este lunes. 

La reforma que se presentó el pasado 30 de mayo tiene el objetivo, según ha afirmado el Gobierno turco, de proteger el derecho a un juicio más justo en el futuro, además de cambiar el sistema de censura de sitios webs en lugar de limitar el acceso a una web en si totalidad, para que solo se bloquee la sección que la justicia ha decidido bloquear; además, plantea “separar los periodos de detención de lo de investigación y procesamiento”, así como la restructuración de los procedimientos disciplinarios contra jueces y fiscales a la vez que amplía el Poder Judicial contra las decisiones disciplinarias de la Junta de Jueces y Fiscales, que ahora contará con un centro de registro y monitoreo de su trabajo. 

Una gran pancarta que cuelga del edificio del Colegio de Abogados de Ankara y que dice "Estamos en una confrontación completa", en el centro de Ankara
AFP/ADEM ALTAN - Una gran pancarta que cuelga del edificio del Colegio de Abogados de Ankara y que dice "Estamos en una confrontación completa", en el centro de Ankara

La Unión Europea en sus informes de progreso criticó la erosión del Estado de derecho en Turquía, la Comisión Europea, en un informe publicado en mayo, dijo que Turquía ha estado experimentando un retroceso en el Estado de derecho y la independencia del Poder Judicial. La Comisión afirmó que alrededor del 30% de los jueces y fiscales habían sido despedidos o cambiados de sus puestos después del intento de golpe de Estado de 2016. Los tribunales trucos han condenado a 321 abogados a 2.022 años de prisión como parte de la represión después del golpe fallido de 2016, según un informe de la organización Iniciativa de Abogados Arrestados de 2019. Turquía, además, ocupa el puesto 109 de 126 países en el Índice de Estado de Derecho de 2019 presentado por la organización internacional de la sociedad civil, Proyecto de Justicia Mundial. Varios activistas acusan al presidente Erdogan de llevar a cabo una interferencia flagrante en las decisiones judiciales y de estar detrás de la corrupción presente en el sistema judicial.