Abengoa garantizará el suministro de agua potable a tres ciudades de Arabia Saudí

 -  

Jésica Quintero 

Pie de foto: Instalaciones de bombeo de la planta desaladora de Accra de Abengoa en Ghana

Tres millones de personas de Makkah Al-Mokarramah, Jeddah y Mastorah tendrán acceso al agua potable, un recurso de primera necesidad. Abengoa va a construir la mayor desaladora de ósmosis inversa en la ciudad de Rabigh, en la costa del Mar Rojo de Arabia Saudí, a 150 kilómetros del norte de Jedah. 

La compañía sevillana, en colaboración con las empresas SIDEM y Sepcolll, ha sido la seleccionada por el gobierno saudí para la construcción, en consorcio, de esta planta, dentro de un programa nacional para el fomento de la participación privada en el sector del agua. Se trata de la desoladora más grande del país que utiliza esta tecnología, tiene una capacidad de 600.000 metros cúbicos por día y cuenta con una inversión cercana a los 500 millones de euros. 

En concreto, se encargará de la ingeniería para ponerla en marcha, así como de su suministro, la construcción de la planta y su puesta en funcionamiento. El objetivo es dejarla lista para su propietaria, la empresa Acwa Power, propietaria del proyecto que, a su vez,  cederá el suministro del propio agua a la compañía nacional Water and Electricity Company.

La planta bombeará el agua, previamente captada del mar, y la tratará mediante ósmosis inversa, un proceso por el cual se presionan fluidos a través de la membrana y sólo las moléculas de menor peso pasan al otro lado. Al generar la citada presión, solo los sólidos quedan retenidos permitiendo el paso del agua.

Abengoa, especializada en aplicar soluciones tecnológicas innovadoras para el desarrollo sostenible en los sectores de infraestructuras, energía y agua, no es la primera vez que lleva a cabo este tipo de proyectos en Oriente Medio. La empresa andaluza también fue la encargada de construir la desoladora de Shuaiba III y la de Salalah en Omán, ambas con una capacidad de 250.000 y 114.000 m3/día respectivamente. También tiene presencia en otros países como España, Ghana, Argelia, China y la India.

Arabia Saudí es el país más pobre del mundo en recursos hídricos. Con este tipo de proyectos, el ejecutivo trata de poner solución a un problema de escasez y despilfarro que lleva arrastrando durante años.