Abre sus puertas en Rabat el primer museo de fotografía de Marruecos

El Museo Nacional de Fotografía se erige en un espacio de expresión para los jóvenes artistas del país magrebí
Interior del nuevo Museo Nacional de Fotografía de Marruecos, en Rabat

 -   Imagen del interior del Museo Nacional de Fotografía de Marruecos, recién inaugurado en Rabat

Rabat ha abierto este martes el primer museo dedicado en exclusiva a la fotografía con una exposición inaugural que reúne las obras gráficas de al menos veinte fotógrafos de Marruecos. Bajo el nombre de ‘Sourtna’ que marca, además, el comienzo del año cultural 2020 de la capital magrebí, ofrece una selección de jóvenes fotógrafos del país y ha sido presentada de manos del fotógrafo marroquí de ámbito internacional, Yassine Alaoui Ismaili. 

El centro de exposiciones se ofrece como una oportunidad para descubrir la nueva corriente de jóvenes fotógrafos del país norafricano y permitirles compartir su visión acerca de los desafíos de la modernidad marroquí, según ha recogido Maroc Diplomatique. Rabat ha apostado por configurarse como una ciudad pionera en albergar su primer Museo Nacional que busca recoger la fuerte tendencia cultural de la contemporaneidad como es la fotografía y perfilándose a su vez a la vanguardia del continente africano. 

“Es la fiesta de la fotografía”, ha comunidad a la prensa el presidente de la Fundación Nacional de Museos, Mehdi Qotbi, quien ha añadido que el museo estará destinado a los jóvenes como “su propio espacio para expresarse”. El presidente también ha mandado el mensaje “para sacar a la juventud del oscurantismo a la luz” y sobre que la iniciativa supone una forma a su vez de democratización del arte y de acercar esta expresión artística al pueblo marroquí. 

El centro se encuentra ubicado en una fortaleza del siglo XIX situada en la costa de la ciudad de Rabat, cerca de la Casba de los Udayas, uno de los destinos de interés turístico de la ciudad. “En este lugar, Fort Rottembourg, lleno de historia y cerca de un distrito de clase trabajadora, nos aseguramos de que la cultura esté al alcance de todos los marroquíes”, ha afirmado Gotbi. “Las personas de los barrios con menos ingresos ya no tendrán que desplazarse hacia la cultura, lo principal ha sido poner la cultura a su alcance”, ha añadido. En los primeros quince días tras la inauguración del museo la entrada al mismo será gratuita. 

Por su parte, Yassine Alaoui, ha destacado la concepción de ‘Sourtna’ como una experiencia que promueve busca promover un vínculo intergeneracional: “A través de esta exposición, quería reunir a varias generaciones de fotógrafos para crear un efecto sinérgico, lo que ha representado una motivación para los artistas jóvenes”, ha declarado el artista a la agencia Map. Esta muestra inaugural del centro museístico estará disponible para su visita durante los próximos cuatro meses. 

Las diferentes instantáneas se han colocado para su exposición en diferentes tamaños, y han sido tomadas tanto por cámaras profesionales como por teléfonos móviles. Las imágenes no han sido reunidas bajo una temática en especial, sino con el objetivo de mostrar la vida cotidiana entorno a sus fotógrafos como son sus barrios, familias, país o cultura. 

Rabat
- Colección de cámaras del nuevo Museo Nacional de Fotografía, en Rabat

Este ha sido el caso de Murad Fedouache, de 19 años y uno de los fotógrafos que a podido exhibir por primera vez sus instantáneas en un museo junto con sus otros compañeros. “El movimiento de la gente me atraía y quería contar eso a través de la imagen. Empecé primero a tomar fotos en modo selfie porque el objetivo de la cámara del teléfono entonces estaba roto”, ha contado a Efe Fedouache. El joven comenzó su camino en la fotografía hace dos años, cuando empezó a realizar fotos con su teléfono móvil en el zoco de la ciudad de Kenitra cuando vendía calabazas con sus padres. 
Marruecos se encuentra inmerso en un impulso institucional al desarrollo artístico y cultural del país tras la apertura de este museo de fotografía y que forma parte de una serie de proyectos que la Fundación Nacional de Museos ha programado para este año y que planea renovar e inaugurar el museo de música en Meknés y otro centro museístico en la ciudad de Tetúan. 

Del mismo modo, la artista Houda Terjuman comenzó el pasado 7 de enero el lanzamiento de su exposición de pinturas y esculturas en la ciudad de Marrakech hasta el próximo 18 de enero. Bajo el nombre ‘Untold Stories’ la autora nativa de Tánger ha querido explorar la cuestión de la inmigración y la identidad a través de diferentes sujetos políticos y nostálgicos de su infancia y su pasado hija de madre suiza y padre sirio. 

Atalayar
- Imagen de la colección de cámaras del Museo Nacional de Fotografía de Marruecos, recién inaugurado en la Casba de los Udayas de Rabat

Sus creaciones, que se encuentran expuestas en la galería Siniya 28, son el resultado del trabajo de interiorización de un mensaje que la autora siempre ha deseado, sus raíces, pero también la situación del migrante que se mueve entre “su tierra de origen la tierra prometida”. Las obras de Houda Terjuman forman parte de varias y prestigiosas colecciones marroquíes e internacionales; su trabajo ha sido recientemente expuesto en el Museo de Arte Contemporáneo Mohamed VI en Rabat, y en el Instituto del Mundo Árabe de París. Su trabajo, además, ha estado presente en varias exposiciones en diferentes países como Alemania, Suiza, Italia, Portugal, España, Reino Unido o Canadá.