Al-Amal de Emiratos encabeza el pelotón de astronaves que pedalea hacia su meta final en Marte

Las sondas marcianas de Emiratos, China y Estados Unidos han efectuado sus primeras correcciones de trayectoria y prosiguen su carrera
Desde la sala de operaciones del Centro Espacial Mohammed bin Rashid de Dubái se sigue las 24 horas del día la trayectoria de la sonda Al-Amal de Emiratos

PHOTO/Antonie Robertson-The National  -   Desde la sala de operaciones del Centro Espacial Mohammed bin Rashid de Dubái se sigue las 24 horas del día la trayectoria de la sonda Al-Amal de Emiratos

Como si se tratara de una vuelta ciclista interplanetaria, la cabeza de un pelotón espacial formado por tres astronaves con destino a Marte ya se encuentra a 10 millones de kilómetros de distancia de la Tierra. 

Las tres despegaron en la segunda quincena del mes de julio desde Japón, China y Estados Unidos y ahora libran una desenfrenada contrarreloj individual cuya meta final es alcanzar el Planeta Rojo en febrero de 2021, a 493,6 millones de kilómetros de nuestro planeta azul.

Alejándose de la Tierra a una velocidad de 12.500 kilómetros por hora, la singular caravana está capitaneada por la sonda Al-Amal de Emiratos, seguida por la china Tianwen-1. Cierra la marcha la cápsula Mars 2020 de Estados Unidos, en cuyo interior se aloja el vehículo todo terreno Perseverance de 1 tonelada y repleto de tecnología, entre la que se encuentra dos sistemas españoles clave: la antena de alta ganancia para comunicar con tierra y la estación medioambiental y meteorológica, obras de Airbus Space Systems, CRISA y el Centro de Astrobiología.

De acuerdo con los patrones que imperan en todas las misiones interplanetarias, los controladores en tierra de cada una de las tres sondas marcianas ya han llevado a cabo las primeras correcciones de trayectoria. 

En ciclismo sería equivalente a una especie de reavituallamiento en plena carrera. En el caso este viaje Tierra-Marte de larga duración y sin propulsión ‒solo contando con el impulso inicial‒, en el recorrido de siete meses se producen pequeñas desviaciones, que se acumulan y pueden llegar a alterar en gran medida el camino correcto. 

Las trayectorias de Al-Amal, la china Tianwen-1 y la norteamericana Mars 2020 (en la imagen) son semejantes y requieren varias correcciones para evitar que se separen en exceso de su meta final, la órbita de Marte
PHOTO/NASA-JP-Caltech - Las trayectorias de Al-Amal, la china Tianwen-1 y la norteamericana Mars 2020 (en la imagen) son semejantes y requieren varias correcciones para evitar que se separen en exceso de su meta final, la órbita de Marte
Correcciones de trayectoria desde Tierra

Para evitar que cada nave espacial se escurra de su previsto punto de llegada, los centros de control terrestres que vigilan las 24 horas la marcha de la navegación por el cosmos efectúan los ajustes de las trayectorias para reencaminarlas a su meta final.
 
Así lo han hecho tanto los técnicos emiratíes instalados en la sala de operaciones del Centro Espacial Mohammed bin Rashid de Dubái como los chinos del Centro de Control Aeroespacial de Pekín ‒a unos 14 kilómetros del centro de la capital‒ y los norteamericanos del Centro de Operaciones de Vuelos Espaciales de Pasadena (California), a escasos 20 kilómetros de Hollywood.

Los primeros en afinar el rumbo fueron los chinos, que lo hicieron el primero de agosto, cuando la sonda Tianwen-1 ya había recorrido cerca de 3 millones de kilómetros. Primera de otras tres maniobras de corrección planificadas durante su viaje a Marte, un comunicado oficial de la Administración Nacional Espacial China (CNSA) ‒ equivalente a la NASA de Estados Unidos‒, confirma que la astronave encendió sus propulsores durante 20 segundos. 

La NASA tiene previstos cinco encendidos de los motores de Mars 2020 para que el descenso del vehículo todo terreno Perseverance sobre el gran cráter marciano Jezero tenga lugar el 18 de febrero de 2021
PHOTO/NASA-JP-Caltech - La NASA tiene previstos cinco encendidos de los motores de Mars 2020 para que el descenso del vehículo todo terreno Perseverance sobre el gran cráter marciano Jezero tenga lugar el 18 de febrero de 2021 

Misión que inaugura los apetitos interplanetarios de China y que incorpora un módulo de superficie y un pequeño vehículo todo terreno, Tianwen-1 fue lanzada al espacio el 23 de julio desde la base espacial de Wenchang. 

Los norteamericanos practicaron con éxito la reconducción de Mars 2020 el 14 de agosto, tres semanas después de su lanzamiento desde Cabo Cañaveral. La Administración Nacional de la Aeronáutica y el Espacio de Estados Unidos, la NASA, tiene programadas otros cinco encendidos de los motores de bajo empuje ‒30 de septiembre, 18 de diciembre, 10 de febrero, el 16 de febrero de 2021 y horas antes del descenso‒ y más si fuera necesario, para lograr posicionar el 18 de febrero el vehículo todo terreno Perseverance sobre el gran cráter marciano Jezero en busca de restos de algún tipo de vida.

Los últimos en modificar la ruta fueron los emiratíes, que ejecutaron la primera de las siete maniobras de corrección de vuelo de Al-Amal el 17 de agosto, prácticamente un mes después de su puesta en órbita, que tuvo lugar el 19 de diciembre desde el Centro Espacial de Tanegashima, en Japón.

El Centro de Operaciones de Vuelos Espaciales de NASA/JPL desde el que se controla la misión Mars 2020 se encuentra en Pasadena (California), a unos 20 kilómetros de Hollywood
PHOTO/NASA-JPL-Caltech - El Centro de Operaciones de Vuelos Espaciales de NASA/JPL desde el que se controla la misión Mars 2020 se encuentra en Pasadena (California), a unos 20 kilómetros de Hollywood
Robledo de Chavela sigue su trayectoria

Mientras que China tiene sus propios sistemas de comunicaciones de muy largo alcance, los enlaces para reorientar Al-Amal y Mars 2020 se efectuaron a través de las grandes antenas de la Red de Espacio Profundo que la NASA tiene ubicadas en Europa, América y Oceanía. De este modo, la cobertura con ambas sondas y cualesquiera otras resulta completa las 24 horas del día, mientras la Tierra rota sobre sí misma.

Las cinco primeras grandes antenas de la red se encuentran instaladas en el desierto californiano de Mojave, en el complejo de comunicaciones de Goldstone. La de Europa está situada en Robledo de Chavela, a medio centenar de kilómetros de Madrid. También con cinco imponentes antenas, está operada por técnicos españoles del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA) y de la empresa estatal ISDEFE.

La de Australia está ubicada en un paraje a unos 50 kilómetros de Canberra, pero sus cuatro antenas son operadas de forma remota y permanente desde Robledo de Chavela. Debido a la distancia de la Tierra a que se encuentran, que en caso de Al-Amal es de 10 millones de kilómetros y de Tianwen-1 y Mars 2020 algo menor, la demora para establecer transmisiones y comandos de ida o vuelta es del orden de los 66 segundos, “lo que se incrementa en unos dos segundos cada día que transcurre y las tres sondas están más alejadas”, confirman técnicos españoles en telecomunicaciones.

China va camino de convertirse en la tercera nación en alcanzar Marte y colocar un orbitador alrededor del Planeta Rojo, descender un módulo de superficie y hacer rodar un vehículo todo terreno
PHOTO/CNSA-Xinhua – China va camino de convertirse en la tercera nación en alcanzar Marte y colocar un orbitador alrededor del Planeta Rojo, descender un módulo de superficie y hacer rodar un vehículo todo terreno 

A pesar de que los controladores en tierra pueden llevar a cabo las correcciones programadas sobre las trayectorias de las tres astronaves, el singular pelotón espacial no está exento de padecer contrariedades que pueden provocar cambios en su marcha hacia Marte o incluso su perdida.

Cualquiera de las sondas puede sufrir un “pinchazo” en forma de fallo en el sistema de comunicaciones; desajustes en los paneles solares que proporcionan energía a los equipos a bordo; averías en los rastreadores estelares que indican su posición relativa en el espacio o un mal funcionamiento en sus respectivos motores cuando se les ordena desde tierra que se enciendan o se apaguen.  

En cambio, si las tres sondas marcianas alcanzan sus objetivos, Emiratos será el primer país árabe en viajar a otro planeta, China se convertirá en la tercera nación en colocar un orbitador y posar un vehículo en Marte y Estados Unidos reiterará sus dominio y grandes capacidades para posicionar una vez más su avanzada tecnología sobre el Planeta Rojo.