Al Barça le sale un competidor por Depay

El club azulgrana busca reforzar su delantera
Barcelona

 -  

El próximo mercado de fichajes será muy movido en clave azulgrana. Tras la irrupción de Joan Laporta como nuevo presidente del club, el equipo ya está planificando la confección de la plantilla relativa a la próxima temporada. Son muchos nombres los que están saliendo a la palestra informativa; uno de los últimos en irrumpir ha sido el de un clásico de los últimos veranos: Neymar. El jugador brasileño parece que no está a gusto del todo en París, y habría contactado con el Barça para mostrar su predisposición a volver a la disciplina culé.

La remodelación del Barça dependerá de dos factores principales. El primero es la continuidad de Leo Messi, un jugador que, a causa de su influencia sobre el juego blaugrana, es capital en el club. Si se marcha, la entidad deberá incorporar a una estrella mundial.

El segundo elemento definitorio será el cómo acabe la temporada a nivel de títulos. Si el club catalán gana la Liga -un hecho plausible, ya que se encuentra dentro de los favoritos como muestrala casa de apuestas de La Liga Betway- significará que este es el camino a seguir. Por lo tanto, simplemente se deberán efectuar una serie de pinceladas en la columna vertebral barcelonista.

Uno de los fichajes estratégicos que deberá efectuar el FC Barcelona orbita en relación a la posición del delantero centro. La pasada temporada el club se desprendió de Luís Suárez, uno de los jugadores que más cuota goleadora aportaba a las cifras globales del equipo. La estratosférica masa salarial que tenía el Barça era una losa que había que aligerar, es por eso que abandonaron el club una gran cantidad de jugadores de nivel. La ausencia de un goleador nato, como era el caso del uruguayo, ha explicitado las carencias ofensivas del equipo. Esta situación se hizo visible en el cruce ante el PSG. Si el Barça hubiera contado con un ariete de garantías, habría podido competir mucho mejor la eliminatoria. La mayoría de ocasiones claras fueron desbaratadas por la poca contundencia ofensiva que mostró el equipo.

Entre los nombres más destacados para ocupar la posición de “DC”, hay tres que se encuentran en la ‘pole position’. El primero es el Erling Haaland, atacante del Borussia Dortmund. El padre y su agente ya se han reunido con la cúpula culé para escuchar ofertas. El segundo es el Kun Agüero, delantero del City que ya ha expuesto públicamente su deseo de abandonar Inglaterra a finales de temporada. Y el último nombre propio es el que queremos analizar: Memphis Depay.

El jugador del Olympique de Lyon acaba contrato a finales de esta temporada, y el Barça no tendrá que desembolsar nada para incorporarlo. Independientemente de este escenario favorable, también hay otro factor clave que puede decantar la balanza: es el elegido de Ronald Koeman. El técnico holandés tiene confianza ciega en su compatriota, y así se lo ha transmitido a la nueva directiva. Este movimiento dejaría fuera de la ecuación azulgrana a Martin Braithwaite, jugador que siempre ha dado el máximo por el equipo pero que dispone de una calidad ligeramente inferior de lo que demanda un club de la exigencia del Barça.

La principal problemática que tendrá el FC Barcelona para materializar la incorporación de Depay será la dura competencia que parece ser que tendrá. Según publica el Diario As, el Liverpool también ha movido ficha y ya se ha fijado en la oportunidad de mercado que supone el delantero neerlandés. Como apunta el rotativo, el Liverpool tiene muy difícil clasificarse para la Champions de la próxima temporada; este hecho le condicionará claramente a la hora de incorporar nuevos jugadores. El conjunto red no quiere entrar en ninguna subasta millonaria, y ha anotado en su lista particular el nombre de Memphis Depay.

Otro de los otros puntos interesantes de una hipotética incorporación es el salario que percibe el jugador. No se trata de una cifra astronómica como la de otras estrellas del fútbol mundial, y este hecho provocaría que entrase dentro de la escala salarial de la entidad inglesa.

El Barça deberá estar atento a posibles movimientos que se puedan efectuar alrededor del entorno del jugador. Si realmente quiere optar por hacerse con sus servicios, deberá iniciar una negociación relámpago y sumar al jugador antes de que prefiera irse a cualquier otro club.