PUBLICIDAD

Iberdrola

Al menos siete muertos en las violentas protestas en Sudán

Las manifestaciones en contra del golpe de Estado del pasado 25 de octubre continúan y dejan varios muertos y heridos
Manifestaciones en Sudán

 -  

En torno a mil personas han salido a las calles de Jartum estas últimas dos jornadas en una protesta organizada por los llamados “comités de resistencia”, que piden la salida de los militares del poder y la vuelta de un Gobierno civil. Los sudaneses han bloqueado calles con llantas y piedras este martes dejando uno de los días más sangrientos desde que se produjo el golpe de Estado el pasado 25 de octubre. Las violentas manifestaciones se han saldado con siete víctimas, según ha confirmado el sindicato independiente Comité de Médicos. El total de muertos asciende ya a la cifra de 71 fallecidos y 2.200 heridos desde que los militares tomaron el poder. Las fuerzas gubernamentales utilizaron también gases lacrimógenos, bombas de sonido y balas de goma.

Tras estos sucesos, la alianza sudanesa Fuerzas de la Libertad y el Cambio, que quedó desplazada tras el golpe, convocó este martes a “las masas a participar en una desobediencia civil integral de dos días”, según ha publicado en su cuenta de Twitter Faisal Mohamed Salih, exministro de Información del Gobierno de transición. “El objetivo es reunir a las fuerzas revolucionarias, unificarlas y prepararlas para librar una batalla decisiva para derrocar a la autoridad golpista”, han anunciado en un comunicado. El exministro también ha instado a las naciones a intervenir a favor del Gobierno civil, afirmando que “lo que está ocurriendo en Sudán es un crimen en toda regla. El mundo debe actuar”.

La agitación de Sudán ha ido en aumento desde que dimitiera a principios de este mes el primer ministro Abdallah Hamdok, nombrado a presidir el Gobierno de transición del país. La presencia de los militares en el Gobierno se hace de esta forma más notable. Tanto es así que el Consejo Soberano de Sudán ha planteado nuevas medidas para reprimir estas manifestaciones, anunciando el establecimiento de una fuerza antiterrorista. El objetivo de esta nueva propuesta, según han anunciado, es el de contrarrestar las “amenazas potenciales”.

Manifestaciones en Sudán

Tras estas violentas jornadas, el representante especial de la ONU, Volker Perthes, ha condenado la represión de las protestas y el uso de munición real. Además, Ravina Shamdasani, portavoz del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, ha denunciado que “casi a diario” hay manifestantes muertos o heridos a manos de las Fuerzas de Seguridad de Sudán. “Nuestra oficina conjunta de Derechos Humanos en Sudán ha apreciado que más del 25% de los heridos recibieron impactos indirectos de botes de gases lacrimógenos, lo que viola los estándares internacionales”, anunció. Por ello, ha reclamado que las autoridades “pongan fin inmediatamente al uso innecesario y desproporcionado de la fuerza, incluido el uso de fuego real contra manifestantes pacíficos”.

Además, estas protestas se producen cuando Estados Unidos tenía previsto enviar a los diplomáticos estadounidenses para conversar. Se esperaba que la subsecretaria de Estado de Estados Unidos, Molly Phee, y el enviado especial para el Cuerno de África, David Satterfield, llegaran a Jartum, donde “reiterarían el llamado a las Fuerzas de Seguridad para que pongan fin a la violencia y respeten la libertad de expresión y reunión pacífica”. También, la Embajada de Estados Unidos ha criticado de igual forma las “tácticas violentas de las Fuerzas de Seguridad sudanesas”. 

Manifestaciones en Sudán

También, el jefe de asuntos exteriores de la UE, Josep Borrell, ha anunciado que los repetidos llamamientos a las autoridades sudaneses para que se abstuvieran de la violencia contra los manifestantes “han caído en saco roto”. Borrell también ha afirmado que la represión, incluida la violencia contra los civiles y la detención de activistas y periodistas, ha puesto a Sudán en “un camino peligroso que lo aleja de la paz y la estabilidad”. Ha instado de igual manera a las fuerzas sudanesas a reducir tensiones porque “evitar más pérdidas de vidas es esencial”.

Frente a estas violentas protestas, los “Amigos de Sudán”, conformado entre Estados Unidos, la Unión Europea, Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos y la ONU a favor de la transición democrática de Sudán, se han reunido este martes en Riad para tratar la situación sudanesa. La organización ha mostrado una profunda preocupación por la violencia y ha defendido que se necesita “apoyo activo internacional para detener la violencia”.