Al-Rajhi conquista la etapa más intrascendente del Dakar y Sainz sigue perdiendo opciones

Peterhansel espera asestar el golpe de gracia en la penúltima jornada
Atalayar_Carlos Sainz

AFP/FRANCK FIFE  -   Carlos Sainz y su coche Mini

Tras el golpe de autoridad de la etapa de ayer, que dejaba medio título en la vitrina de Peterhansel, hoy quedaba poco en juego en la categoría de coches. El piloto y jeque qatarí Nasser al-Attiyah conquistó la segunda posición, aunque tan solo pudo recortarle 49 segundos al galo, que cruzó la meta como tercero. 

Sainz finalizó cuarto a 4:12 del líder de la especial, Yazeed al-Rajhi. El piloto saudí ha sido el más rápido de la décima etapa. La especial de 342 kilómetros entre Neom y Al-Ula ha sido, sin duda, la más intrascendente desde el comienzo de la competición.

“La clave del Dakar será mañana”, manifestaba Al-Attiyah. “No hay opciones de estrategia, habrá que salir fuertes y encontrar un buen ritmo, aunque será una etapa complicada también en la navegación”. Y es que el piloto qatarí mantiene la segunda plaza en la general, a 17 minutos y 1 segundo de Peterhansel.

Sainz cederá su trono salvo hecatombe de los dos máximos favoritos en la penúltima jornada, una especial de 511 kilómetros entre Al-Ula y Yanbu que se disputará este próximo jueves. El piloto madrileño está a más de 1 hora de distancia con respecto al líder en la general.

El madrileño ha vuelto a registrar algunos problemas en los primeros kilómetros, aunque ha podido aferrarse a la etapa y apenas ha cedido tiempo. En cualquier caso, debe esperar un milagro. Nani Roma, por su parte, mantiene la quinta posición en la general en lo que ya se puede considerar como una gran actuación en el Dakar.

Cornejo abandona y Barreda es cuarto

La categoría de dos ruedas aún admite cambios importantes. La décima especial de 342 kilómetros entre Neom y Al-Ula provocó un vuelvo en la clasificación general. Cornejo perdió toda opción de triunfo tras sufrir una caída cuando lideraba la prueba. 

El chileno logró reanudar la marcha y llegar hasta la meta perdiendo casi 18 minutos sobre Ricky Brabec, que sumó su segunda victoria parcial. Sin embargo, se vio obligado a abandonar tras someterse a un examen médico, por lo que la pelea por el título se queda en un mano a mano entre sus compañeros de equipo.

Benavides vuelve. Ser líder, aunque cuenta tan solo con una renta de 1 minuto y 7 segundos sobre Brabec, mientras que el piloto castellonense Joan Barreda ocupa ahora la cuarta posición. Barreda finalizó segundo en la etapa a 3:15 de Benavides y en la general se encuentra un cuarto de hora del liderato.

Los españoles Lorenzo Santolino y Laia Sanz se mantienen la octava y la vigésima posición, respectivamente.