Alphonso Davies, del campo de refugiados a la élite del fútbol

El jugador del Bayern de Múnich nació como refugiado en Ghana después de la huida de sus padres de la guerra civil de Liberia
Alphonso Davies, del Bayern, durante la Copa alemana, DFB Pokal, partido entre el FC Bayern Munich y el TSG Hoffenheim en Múnich, Alemania, el miércoles 5 de febrero de 2020

AP/MATTHIAAS SCHRADER  -   Alphonso Davies, del Bayern, durante la Copa alemana, DFB Pokal, partido entre el FC Bayern Munich y el TSG Hoffenheim en Múnich, Alemania, el miércoles 5 de febrero de 2020

Alphonso Davies significa un gran ejemplo de superación y de cómo se puede progresar en la vida a pesar de una infancia durísima y de los avatares de unos padres que huyeron del conflicto armado liberiano. El futbolista del Bayern de Múnich salió de Ghana con sus padres para llegar a Canadá, donde desarrolló su carrera hasta hacerse profesional y pasar a jugar al máximo nivel en la Bundesliga alemana. 

La historia del joven jugador de 19 años empieza con unos padres, Debeah y Victoria, que escaparon en 1999 del horror de la segunda guerra civil de Liberia, la cual se prolongó hasta 2003. Como sus propios progenitores contaron, tuvieron que caminar entre cadáveres para encontrar comida, una situación absolutamente sobrecogedora, que explica los motivos de la huida; obligada también porque Debeah no quería empuñar un arma y jugarse su vida y la de su familia en una cruenta guerra. 

De este siniestro escenario ambos pasaron a integrar un campo de refugiados en Ghana. Lograron instalarse en el centro de Buduburam, a unos 45 kilómetros al oeste de la capital Accra, y allí acabó naciendo Alphonso un 2 de noviembre de 2000. El campo de acogida estaba formado por cabañas de barro, chabolas de madera y mampostería básica. Ahí tenía que subsistir la familia Davies a la espera de un futuro mejor. 

El jugador canadiense del Bayern Munich Alphonso Davies (izquierda) y el delantero alemán del Leipzig Timo Werner (derecha) compiten por el balón durante el partido de fútbol de la primera división alemana entre el FC Bayern Munich y el RB Leipzig, en Múnich, al sur de Alemania, el 9 de febrero de 2020
PHOTO/AFP - El jugador canadiense del Bayern Munich Alphonso Davies (izquierda) y el delantero alemán del Leipzig Timo Werner (derecha) compiten por el balón durante el partido de fútbol de la primera división alemana entre el FC Bayern Munich y el RB Leipzig, en Múnich, al sur de Alemania, el 9 de febrero de 2020

Las condiciones de la infravivienda de los Davies no eran las más adecuadas; las paredes estaban hechas de aglomerado prensado y donde deberían estar las ventanas colgaban rejillas de mallas de alambre, con cortinas raídas. En el techo de chapa ondulada había piedras, de cara a protegerse del viento en la medida de lo posible. 

Ahí se emplazaba un espacio de juego, el llamado Parque Pupu, en el que Alphonso comenzó a dar sus primeras patadas al balón; sin instalaciones mínimamente habilitadas, solamente un campo de ceniza con porterías sin redes
La puerta de salida de ese centro de refugiados la encontró la familia en un programa de reasentamiento en Canadá, a 4.800 kilómetros de distancia; donde llegaron los Davies, sin que Alphonso tuviera muchos recuerdos de su niñez en Buduburam. 

Moussa Diaby (izq.) del Leverkusen y Alphonso Davies del Bayern de Múnich luchan por el balón durante el partido de fútbol de la Bundesliga alemana entre el Bayern de Múnich y el Bayer Leverkusen en el Allianz Arena
PHOTO/MATTHIAS BALK - Moussa Diaby (izq.) del Leverkusen y Alphonso Davies del Bayern de Múnich luchan por el balón durante el partido de fútbol de la Bundesliga alemana entre el Bayern de Múnich y el Bayer Leverkusen en el Allianz Arena

Destino nuevo, vida nueva. En el ámbito familiar no se quería hablar mucho de una salvaje guerra dejada atrás que entre 1986 y 2003 dejó más de 250.000 víctimas y un millón de personas exiliadas. La marcha de Debeah y Victoria fue básica para Alphonso: "Estoy muy agradecido a mis padres". "No fue una vida fácil en aquel entonces, pero mis padres llevaron a nuestra familia a una tierra segura", explicó el jugador en declaraciones a los medios oficiales del Bayern de Múnich. “Si no hubieran tenido el coraje de abandonar África, nunca en mi vida habría sido un futbolista profesional", remarcó.

Buduburam acabó por convertirse con posterioridad en una ciudad con todo tipo de equipamientos gracias al esfuerzo, entre otros, de 20.000 de los refugiados liberianos que llegaron a tierras ghanesas. En este enclave próximo a Accra llegaron a vivir hasta 50.000 personas huyendo del horror de Liberia. 

Alphonso Davies del Bayern Múnich durante el calentamiento antes de un partido
REUTERS/ANDREAS GEBERT - Alphonso Davies del Bayern Múnich durante el calentamiento antes de un partido

Ya en Canadá, concretamente en Edmonton, Alphonso Davies comenzó a practicar en serio el deporte del balompié vistas las condiciones innatas que tenía para el mismo. De la academia de formación de los Edmonton Strikers pasó a ingresar en las categorías inferiores de los Vancouver Whitecaps en 2015 y empezó a despuntar por su potencia y olfato de delantero. 

Pronto, a los 15 años y 8 meses, en julio de 2016, debutó ya como profesional en la Major League Soccer (MLS) norteamericana, convirtiéndose en el segundo más joven en hacerlo, solamente superado por Freddy Adu. En 2017 ya debutó con la selección canadiense, con 16 años, en un encuentro de la Copa de Oro, una semana después de haber obtenido la nacionalidad canadiense, y, pocos días después, logró ser el jugador más precoz en anotar un gol en dicha competición internacional de selecciones. Tras su irrupción, los ojeadores del Bayern se fijaron en él y el club de Baviera acabó fichándole procedente de los Whitecaps por una cantidad de 11,5 millones de euros en julio de 2018.

El canadiense Alphonso Davies, que no juega debido a una lesión, observa cómo sus compañeros calientan antes de un partido de fútbol de clasificación de la Liga de Naciones de la CONCACAF contra la Guayana Francesa en Vancouver, el domingo 24 de marzo de 2019
PHOTO/THE CANADIAN PRESS vía AP - El canadiense Alphonso Davies, que no juega debido a una lesión, observa cómo sus compañeros calientan antes de un partido de fútbol de clasificación de la Liga de Naciones de la CONCACAF contra la Guayana Francesa en Vancouver, el domingo 24 de marzo de 2019

Los padres de Alphonso siempre le habían inculcado una formación de respeto a los demás y de cuidado a la familia; todo dirigido a que no fuese por el mal camino. De hecho, la joven promesa se caracterizó por implicarse en el cuidado de sus otros hermanos y hermanas en vez de estar invirtiendo su tiempo libre de juventud en otros menesteres. 

El joven internacional canadiense, bien asesorado por sus padres, se centró así en su carrera deportiva y en el Bayern, donde poco a poco se ha ido ganando un puesto, marcando hitos como el de ser el goleador más joven del club germano, con 18 años y 4 meses, en lo que va de siglo gracias al tanto logrado en la goleada lograda ante el Mainz el 17 de marzo de 2019. Solamente es superado como anotador mas precoz en toda la historia del club bávaro por el paraguayo Roque Santa Cruz, quien lo logró con 18 años y 12 días.