América Latina esquiva las consecuencias de la guerra comercial

Un informe del Banco de España presentado este jueves prevé un crecimiento del conjunto de la economía latinoamericana por debajo del 1% para este año
Banco de España

PHOTO/CASA AMERICA  -   Nuevo ciclo Casa de América-Banco de España, que se estrena con la charla 'QVO VADIS, América Latina: notas sobre el comportamiento reciente y retos de las principales economías latinoamericanas'

La temida guerra comercial entre China y Estados Unidos empieza a remitir pero sus efectos ya han provocado una ralentización de la economía mundial. En este escenario incierto, México, Taiwán, Vietnam y algunos países de la UE se han visto beneficiados por el desvío de las exportaciones, según un documento de la Conferencia de las Naciones Unidas de Comercio y Desarrollado publicado el 5 de noviembre. Y la región latinoamericana en su conjunto ha conseguido esquivar las secuelas del enfrentamiento geopolítico, según los datos recogidos en un informe del Banco de España presentado este jueves en Casa América. A pesar de ello, la institución económica vaticina un crecimiento por debajo del 1% para este año para el subcontinente

“El hecho de que América Latina no se haya visto afectada por la guerra comercial está relacionado con su escasa participación en los intercambios mundiales”, ha explicado Óscar Arce, director general de economía y estadística del Banco de España, durante la presentación del informe. Los más beneficiados por el conflicto entre China y Estados Unidos están siendo México, por su cercanía a Estados Unidos y su industria manufacturera, y Brasil, que está vendiendo más soja al exterior en detrimento de China. Las exportaciones están tirando de la economía pero no compensan la falta de consumo interno, que se resiente por la inestabilidad política y esta es una de las causas que explica la falta de crecimiento, según indican los datos que maneja el Banco de España.

Óscar Arce, director general de Economía y Estadística del Banco de España.
PHOTO/CASA AMERICA - Óscar Arce, director general de Economía y Estadística del Banco de España.

Aunque Arce ha aclarado que la debilidad del gigante asiático tampoco supone una buena noticia para las exportaciones latinoamericanas, muy ligadas a las materias primas. “China es uno de los mayores compradores de materias primas del mundo. Adquiere la mitad del cobre del mundo y también demanda grandes cantidades de petróleo”, ha afirmado Arce. 

El economista también ha repasado los retos pendientes de la Latinoamérica, como aumentar la productividad, y ha advertido del reto demográfico que va a tener que enfrentar en pocos años. “Cada hay menos menores de 14 años y más personas mayores de 65. La estructura demográfica de estos países cada vez se parece más a la de Europa. Por esa razón, la reforma de pensiones que está llevando a cabo Brasil es muy positiva y necesaria”, ha asegurado. 

Por su parte, el economista venezolano Germán Ríos ha lamentado que América Latina esquive la guerra comercial por su baja participación en el comercio mundial y ha señalado que las tasas de crecimiento que está registrando el subcontinente, del 2% o 3%, no permiten cerrar la brecha con los países desarrollados y provoca descontento social. Ríos ha criticado que los países latinoamericanos siempre hayan aplicado recetas económicas maximalistas. “Se pasa del neoliberalismo a la extrema izquierda. Chile ha implementado punto por punto el consenso de Washington y eso ha provocado grandes desigualdades y descontento social. La riqueza ha crecido muchísimo en este país gracias a las reformas, pero después no se ha repartido entre los ciudadanos”, ha expresado Ríos. 

Germán Ríos, profesor de economía de IE University
PHOTO/CASA AMÉRICA - Germán Ríos, profesor de economía de IE University

Este economista ha apostado porque el subcontinente lleve a cabo una transformación productiva y reduzca su dependencia de las materias primas. Además, también ha dicho que es necesaria una importante inversión en educación, no solo universitaria sino también en cuestiones técnicas y ha afirmado que es necesario mejorar las infraestructuras. “Sería muy positivo involucrar al sector privado y que se pueda beneficiar de las inversiones”, ha explicado. Además, ha asegurado que es necesario potenciar el emprendimiento y mejorar las condiciones para hacer negocios