América Latina modera su previsión de crecimiento por la coyuntura internacional

 -  

Redacción Atalayar


CAF, banco de desarrollo de América Latina organizó el evento “América Latina y España en la encrucijada: Balance de fin de año y perspectivas 2015”


Según el economista José Carlos Díez, las perspectivas europeas son preocupantes por el estancamiento de Alemania, la falta de reformas en Francia e Italia y la incertidumbre política en España.

Germán Ríos, de CAF, subrayó que el crecimiento en América Latina depende  de la desaceleración en China, la lenta recuperación de Europa y el estancamiento en Japón

 

CAF –banco de desarrollo de América Latina- organizó el desayuno de trabajo “América Latina y España en la encrucijada: Balance de fin de año y perspectivas 2015” y que ha servido para repasar los acontecimientos más relevantes del año 2014 y analizar la coyuntura internacional que tanto influye en la situación económica de España y de América Latina para el 2015, con un elemento positivo en las últimas semanas como la bajada del precio del petróleo.
Guillermo Fernández de Soto, director para Europa de CAF, inauguró el acto y resaltó en su intervención la necesidad de reforzar  “el papel de las instituciones y de foros como los que organiza CAF con el objetivo de generar conocimiento, oportunidades de comercio y de inversión” y subrayó que “esta generación de conocimiento debe centrarse en el desarrollo, en las políticas públicas y en la integración”.
A pesar de los problemas del panorama internacional, Fernández de Soto ofreció la relación entre la Alianza del Pacífico y Mercosur como “un ejemplo de cooperación dentro de un mundo fragmentado en lo político, lo económico y en lo comercial”, insistió en la necesidad de “liderazgos más generosos y solidarios” y mostró “cierto  optimismo de cara al futuro si se logran instituciones fuertes que puedan garantizar la seguridad, la paz y la prosperidad”.
En éste ámbito, Fernández de Soto advirtió de la trascendencia de dos grandes decisiones  “las que hay que adoptar sobre el medio ambiente con el patrón de consumo mundial que está cambiando y las de las empresas multilatinas que esperan el curso de los acontecimientos para decidir donde se establecen en Europa”

Preocupación europea
El economista y profesor de la Universidad de Alcalá, José Carlos Díez, realizó un repaso de la evolución de la crisis en Europa y explicó su preocupación por  “”la situación de estancamiento en Alemania, las crisis en Francia e Italia donde no se adoptan reformas y la incertidumbre política en España”. Según Díez, “Europa depende ahora de las decisiones de Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo”, pero la Unión Europea debería “subir el nivel de inversión en Europa con inversión pública financiada con eurobonos que compraría el BCE” y, además, “debería atacar la deuda para estabilizarla porque sino los planes de estímulo se agotan”. Además, señaló el elevado riesgo político que se cierne sobre Grecia por la previsión electoral que coloca al grupo Siriza como ganador con propuestas que espantan a los inversores en Londres y destacó que el aspecto positivo es la bajada del precio del petróleo que va a mantenerse y evitará una nueva recesión aunque no servirá para salir del estancamiento secular europeo”. Para España, Díez reclamó un pacto de rentas.

Margen de maniobra latinoamericana
Germán Ríos, director de Asuntos Estratégicos de CAF, explicó que “se modera el crecimiento previsto para el próximo año en América Latina dentro de unas perspectivas positivas” y  apuntó como causas principales de la coyuntura internacional a “la desaceleración de China, la lenta recuperación en Europa y el estancamiento en Japón”. Sobre la influencia de China en la región latinoamericana señaló que “el impacto del rebalanceo de la economía China afecta negativamente los precios de materias primas que exporta Latinoamérica”.


Además, indicó que “el cambio en las condiciones monetarias en los Estados Unidos afecta a los flujos de capitales de portafolio hacia América Latina y causa volatilidad en los tipos de cambios”. Sin embargó, aseguró, “varios cambios estructurales en América Latina y su mayor estabilidad macroeconómica la hacen más resistente a los choques externos y dispone de margen de maniobra” pero reclamó que “con menos impulso externo, el crecimiento de la región latinoamericana debe venir de fuentes domésticas como la productividad”.