América Latina y Europa no podrán hacer frente a la crisis sin colaboración mutua

El informe ‘América Latina: una agenda para la recuperación’ expone distintas líneas de actuación para la recuperación económica de Latinoamérica con el apoyo de la Unión Europea
Rebeca Grynspan

SEGIB  -   Rebeca Grynspan, economista y ex vicepresidenta de Costa Rica, actualmente Secretaria General Iberoamericana

La pandemia del coronavirus está haciendo estragos económicos en todas partes del mundo. La región de América Latina y El Caribe estaba pasando por una larga recesión que se verá acrecentada tras el paso de la pandemia. Por ello, desde la Fundación Iberoamericana Empresarial, la Fundación Euroamérica, CAF (Banco de Desarrollo de América Latina) y la Secretaría Comercial Iberoamericana han presentado un informe para trazar estrategias de cara a la salida de la crisis.

El informe ‘América Latina: una agenda para la recuperación’ no trata de explicar las consecuencias de la pandemia, si no las líneas estratégicas a seguir por las regiones de Latinoamérica, el Caribe y España. Haciendo incidencia en la importancia de la Unión Europea a la hora de impulsar medidas de cooperación económica y desarrollo. Este informe será presentado en la próxima Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno que tendrá lugar en Andorra en 2021.

La vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital de España, Nadia Calviño, ha asistido a la presentación de informe y ha incidido en la importancia de fortalecer los marcos jurídicos para fomentar la colaboración público-privadas. “Hay que corregir la brecha de género, esto es un elemento imprescindible en la región, también tenemos que volcarnos de lleno en la transición digital y la transición ecológica”.

Si algo está haciendo la pandemia es acelerar el proceso de digitalización y la vicepresidenta ha querido ejemplificar el proceso de la digitalización de la justicia en Colombia, que ha contado con el apoyo de recursos españoles. Calviño ha querido lanzar un mensaje esperanzador ante tantos datos pesimistas: “El futuro no está escrito, la incertidumbre nos rodea, pero todo dependerá de lo que hagamos ahora”.

El informe se centra en la Comunidad Iberoamericana y la Agenda Global del G-20. Durante la presentación, los presentes han incidido en la importancia de equilibrar las políticas a la agenda del G-20 para aumentar la presencia mundial de la región como potencia económica independiente. Por ello, se han analizado las redes de seguridad contra la vulnerabilidad financiera de Latinoamérica incidiendo en el papel del FMI y los Bancos Multilaterales tras el impacto de la pandemia. 

 

Informe América Latina

 

Cristina Gallach Figueras, la secretaria de Estado de Asuntos Exteriores y para Iberoamérica y el Caribe, ha querido incidir en la importancia de América Latina para la región ibérica. “Nuestra política exterior solo tiene sentido cuando tenemos a América Latina y el Caribe en el centro”. La secretaria ha advertido de que “España se empequeñece sin América Latina” y ha explicado que esta es la idea que quiere que llevar al Gobierno y al Ministerio de Interior. 

Figueras ha ofrecido una interesante perspectiva para que los ánimos no decaigan: la idea de la crisis como oportunidad. “En el caso de América Latina y el Caribe es donde más tenemos que repetir este mensaje. Esta crisis es una oportunidad para salir del ensimismamiento y del aislamiento y entrar en la colaboración internacional”, ha explicado.

El papel de los bancos centrales será crucial y dará lugar a los pilares de una Agenda para la Recuperación. Estos pilares se basan en la integración regional de los mercados latinoamericanos, la financiación de las inversiones a futuros en espacios fiscales reducidos, la digitalización para romper el bucle entre la informalidad y la rigidez laboral, la necesidad de crear un marco jurídico adecuado para la salir de la crisis y el fomento de las actividades de promoción de la inversión social y la economía de impacto.

Los creadores del informe apuestan por una economía inclusiva. Según datos recientes de la OCDE y de CAF, la pobreza registrará un repunte del 4,4% este año en América Latina. Las pérdidas en términos de renta per cápita serán tales que devolverán a los niveles de hace una década. 

Se espera que el impacto de ambos fenómenos sea desigual, mucho mayor para el 40% de trabajadores que no tienen acceso a protección social o a las ayudas puestas en marcha en la mayoría de economías para contener el impacto de la crisis pandémica. Adicionalmente, se estima que 2,7 millones de empresas, la mayoría de ellas de reducido tamaño, están ya en riesgo de cierre, lo que podría traducirse en la pérdida de más de 8,5 millones de empleos.

Ramón Jáuregui, presidente de la Fundación Euroamérica, ha querido dar un toque a la Unión Europea y a las grandes potencias como China y Estados Unidos. “El multilateralismo está totalmente herido, la UE está bloqueada por EEUU y China, las instancias internacionales  no están teniendo una respuesta adecuada a lo que está pasando en el mundo”, alertaba el presidente.

Por eso este estudio está pensado para movilizar a las grandes instituciones financieras, sobre todo desde el FMI y los bancos de desarrollo. Jáuregui también ha querido hacer mención a los bancos centrales a los Gobiernos europeos, “La Unión Europea tiene una mirada apática hacia América Latina. Todavía no hemos encontrado esa mirada simpática y de afecto. Esto es un error, sobre todo por las ventajas geoestratégicas y económicas que puede traernos”, ha querido recordar.

Para reforzar esta idea, Josep Piqué, presidente de la Fundación Iberoamericana Empresarial, ha explicado que “este informe intenta transmitir un conjunto de medidas concretas para que las instituciones multilaterales se tomen en serio que América Latina no puede quedarse descolgada. La Unión Europea tiene que dar un apoyo fundamental”, ha sentenciado Piqué.

Los Gobiernos de la región están agotando, si no lo han hecho ya, el reducido espacio fiscal del que disponen en las inversiones necesarias para salvaguardar el tejido productivo, los empleos y el bienestar de las familias, especialmente aquellas más vulnerables. 

Los paquetes de medidas fiscales puestos en marcha con este objetivo, que en promedio representan cerca del 4% del PIB de la región, y los menores niveles de recaudación derivados de la crisis han aumentado de forma significativa (alrededor del 5% en promedio) los déficits primarios de las economías latinoamericanas. A su vez, estos déficits se están financiando con mayores niveles de deuda, que se espera aumente, de media, alrededor de 10 puntos de PIB al final de este año.

Presentación del informe de América Latina
Presentación del informe “América Latina, una agenda para la recuperación” 
Propuestas para la acción de los Gobiernos para paliar las consecuencias de la crisis que se avecina

El documento pretende aportar una visión independiente, multidisciplinar y experta sobre los aspectos que deberían estar presentes en la estrategia de recuperación económica de la región tras la crisis provocada por la COVID-19. Las principales recomendaciones a la autoridades han sido:

1. Reforzar la influencia de la Comunidad Iberamericana en la Agenda Global, invitando a una mayor coordinación de los cuatro países de la Comunidad participantes en el G-20.

2. Utilizar plenamente la capacidad de préstamo del FMI y realizar una emisión adicional de hasta 1 billón de DEG con el objetivo de que la liquidez creada por las políticas de Quantitative Easing en los países centrales se extiendan también al conjunto de economías emergentes y en particular a Latinoamérica. 

3. Acometer sin dilación un incremento de capital de todos los bancos multilaterales que operan en Latinoamérica, en particular el BID y la CAF. 

4. Utilizar medidas de expansión cuantitativa por parte de los bancos centrales nacionales que tengan capacidad para hacerlo como respuesta a la caída de la demanda provocada por la crisis sanitaria, condicionadas a la creación de crédito de empresarial. 

5. Extender la red de swaps y repos del BCE y la FED a los bancos centrales de la región, utilizando la intermediación del FMI con el objetivo de que estos tengan acceso a financiación en divisas en condiciones preferenciales y puedan hacerla llegar a la economía productiva. Asimismo, se recomienda valorar otras vías que contribuyan a la estabilización de la zona.

6. Avanzar decididamente hacia una mayor integración económica y comercial como la mejor vía para apalancar un crecimiento sostenido en el tiempo y para aprovechar y optimizar el peso real de la región en la agenda global. 

7. Abordar los desafíos pendientes y mejorar los marcos normativos y regulatorios, la gobernanza institucional, el clima de inversión y las nuevas fórmulas de financiamiento para potenciar y generalizar el desarrollo de APP, facilitando así la transición hacia una economía verde. 

8. Invertir en crear y reforzar los ecosistemas digitales. Solo así podrá cerrarse la brecha digital, al tiempo que se atrae a la mayor parte de los ciudadanos de Latinoamérica al mundo de la inclusión económica y social, precondición para la resiliencia y el progreso.

9. Acometer una reforma de la “segunda oportunidad” empresarial. La suspensión temporal del deber legal de solicitar el procedimiento concursal en aquellos países del ámbito iberoamericano en los que este existe e implementar —al menos de manera temporal— normas específicas para un tratamiento rápido y simplificado de los concursos en aquellos países en los que aún no existe. 

10. Promover la inversión social y la economía de impacto, el emprendimiento social y la responsabilidad social empresarial para tratar de mitigar los efectos de la pandemia en la desigualdad, la igualdad de oportunidades y la pobreza.

Para concluir la presentación del informe, Rebeca Grynspan, secretaria General Iberoamericana, ha recalcado la importancia de la complementariedad de Latinoamérica, El caribe e Iberoamérica. “La importancia de un contrato social para el futuro es crucial”, ha recalcado Grynspan. “Esta crisis ha revalorizado lo público (la importancia de la sanidad, los retos de la educación y de la protección social), pero lo público no es solo lo estatal, si no lo que construimos en colectivo y que tiene un papel social. Aquí el papel del sector privador tiene un papel muy importante también”, ha querido resaltar.

Todos los asistentes a la presentación de informe coinciden en que “América Latina no podrá salir de esta crisis sola” y el apoyo internacional será fundamental para que las economías de América Latina, el Caribe e Iberoamérica se mantengan a flote en las próximas décadas.