Amanda Gorman, la joven poeta que causa sensación en la investidura de Biden 

La lectura de su poema “The Hill We Climb” fue uno de los momentos más emocionantes de la ceremonia de investidura 
Amanda Gorman recita su poema inaugural durante la 59ª investidura presidencial en el Capitolio de Estados Unidos, en Washington, el miércoles 20 de enero de 2021 

AP/PATRICK SEMANSKY  -   Amanda Gorman recita su poema inaugural durante la 59ª investidura presidencial en el Capitolio de Estados Unidos, en Washington, el miércoles 20 de enero de 2021 

La joven poeta Amanda Gorman aportó este miércoles fuerza y esperanza a la investidura del presidente Joe Biden, con un emocionante poema que declaró el comienzo de una "era de redención" en Estados Unidos y recordó que "siempre hay luz", incluso en los momentos más oscuros. 

A sus 22 años se convirtió ayer en la poetisa más joven en actuar en una investidura presidencial y con sus palabras conmovió a todo el público.  

Gorman alcanzó la fama como poeta a los 16 años en la ciudad de Los Ángeles. Tres años más tarde, mientras estudiaba Sociología en Harvard, se convirtió en la primera poeta juvenil premiada a nivel nacional. 

La poetisa estadounidense Amanda Gorman  REUTERS/PATRICK SEMANSKY 
REUTERS/PATRICK SEMANSKY -La poetisa estadounidense Amanda Gorman 

Publicó su primer libro, "The One for Whom Food Is Not Enough" (Aquel para quien la comida no es suficiente), en 2015 y publicará un libro ilustrado, “Change Sings” (El cambio canta), a finales de este año. Su trabajo se centra en cuestiones de opresión, feminismo, raza y marginación, y la diáspora africana.  

Amanda, sigue los pasos de Maya Angelou, Richard Blanco y Robert Frost, que se encuentran entre los cinco poetas que han aparecido en anteriores investiduras presidenciales.   

Estados Unidos no solo se emocionó con el poema de Gorman sino también con las actuaciones de Lady Gaga que cantó  el himno nacional y, como remate final, Jennifer López hizo un guiño a las minorías interpretando “This Land is Your Land” de Woody Guthrie y realizando en español una parte del juramento a la bandera: "Una nación, bajo Dios, indivisible, con libertad y justicia para todos". 

Lady Gaga posa con Amanda Gorman durante la toma de posesión de Joe Biden como el 46º presidente de los Estados Unidos  REUTERS/KEVIN LAMARQUE 
REUTERS/KEVIN LAMARQUE -Lady Gaga posa con Amanda Gorman durante la toma de posesión de Joe Biden como el 46º presidente de los Estados Unidos 

El miércoles, Gorman recitaba “The Hill We Climb” (La colina que escalamos), frente al Capitolio bajo la brillante luz del sol, con una voz animada y llena de emoción; la joven poeta describió su origen como una “chica negra flaca, descendiente de esclavos y criada por una madre soltera", que puede soñar con ser presidenta algún día, "sólo para encontrarse recitando para uno". Habló del peso de la pérdida que ha sufrido el país, en versos que reflejaban el frágil estado del país. 

Su poema ha sonado como un respiro de alivio tras la Presidencia de Donald Trump, y ha celebrado la entrada en una "era de redención" de "un país que no está roto, sino simplemente inacabado". "Nunca más sembraremos la división", afirmó. 

REUTERS/JONATHAN ERNST
REUTERS/JONATHAN ERNST-El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, aplaude después de que Amanda Gorman recitara un poema durante su toma de posesión como 46º presidente de Estados Unidos 

Gorman terminó su poema el 6 de enero, el día en que el Capitolio en Washington DC fue asaltado por los partidarios del expresidente Donald Trump. 

La ahora primera dama de Estados Unidos, Jill Biden, fue quien pidió incluir a Gorman en la ceremonia de investidura después de ver un vídeo de un recital que la joven había realizado en Washington, según revela el New York Times.  

Gorman leyó el poema, “The Hill We Climb”, que habla sobre la unidad del pueblo bajo la Administración del nuevo presidente, Joe Biden. 

“The Hill We Climb” 

Sr. Presidente, Dra. Biden, Sra. Vicepresidenta, Sr. Emhoff, americanos y el mundo 

Cuando llega el día nos preguntamos dónde podemos encontrar luz en esta sombra interminable. La pérdida que llevamos en el mar debemos vadear. Hemos desafiado el vientre de la bestia. Hemos aprendido que la tranquilidad no siempre es paz. En las normas y nociones de lo que es justo no siempre está la justicia. Y, sin embargo, el amanecer es nuestro antes de que lo sepamos. De alguna manera lo hacemos. De alguna manera hemos capeado y asistido a una nación que no está rota, sino simplemente inacabada. Nosotros, los sucesores de un país y una época en la que una flaca negra descendiente de esclavos y criada por una madre soltera puede soñar con llegar a ser presidenta y encontrarse recitando para uno. 

Y sí, estamos lejos de estar pulidos, lejos de ser prístinos, pero eso no significa que nos estemos esforzando por formar una unión que sea perfecta. Nos esforzamos por forjar nuestra unión con un propósito. Para componer un país comprometido con todas las culturas, colores, caracteres y condiciones del hombre. Y por eso no levantamos la mirada hacia lo que se interpone entre nosotros, sino hacia lo que está delante. Cerramos la brecha porque sabemos que, para anteponer nuestro futuro, primero debemos dejar de lado nuestras diferencias. Dejamos las armas para poder tender los brazos unos a otros. Buscamos el daño para nadie y la armonía para todos. Que el globo terráqueo, aunque sea, diga que esto es cierto. Que incluso mientras nos afligimos, crecemos. Que, aunque nos duele, tenemos esperanza. Que aun cuando nos cansamos, intentamos que por siempre estaremos unidos victoriosamente. No porque nunca más conoceremos la derrota, sino porque nunca más sembraremos la división. 

La Escritura nos dice que visualicemos que cada uno se sentará bajo su propia vida e higuera y nadie le hará temer. Si queremos vivir su propio tiempo, la victoria no estará en la hoja, sino en todos los puentes que hemos tendido. Esa es la promesa que hay que vislumbrar, la colina que subimos si nos atrevemos. Porque ser estadounidense es más que un orgullo que heredamos. Es el pasado que pisamos y cómo lo reparamos. Hemos visto un bosque que destruiría nuestra nación antes que compartirla. Destruiría nuestro país si eso significa retrasar la democracia. Este esfuerzo estuvo a punto de tener éxito. 

Pero, aunque la democracia puede retrasarse periódicamente, nunca puede ser derrotada permanentemente. En esta verdad, en esta fe confiamos, porque mientras nosotros tenemos nuestros ojos puestos en el futuro, la historia tiene sus ojos puestos en nosotros. Esta es la era de la justa redención. La temimos en sus inicios. No nos sentíamos preparados para ser los herederos de una hora tan aterradora, pero en ella encontramos el poder de escribir un nuevo capítulo, de ofrecernos esperanza y risa, así que mientras antes nos preguntamos, ¿cómo podríamos prevalecer sobre la catástrofe? Ahora afirmamos: ¿cómo podría la catástrofe prevalecer sobre nosotros? 

No volveremos a lo que fue, sino que avanzaremos hacia lo que será un país magullado, pero entero, benévolo, pero audaz, feroz y libre. No nos dejaremos llevar por la intimidación, porque sabemos que nuestra inacción e inercia serán la herencia de la próxima generación. Nuestros errores se convierten en sus cargas. Pero una cosa es cierta, si fusionamos la misericordia con el poder y el poder con el derecho, entonces el amor se convierte en nuestro legado y cambia el derecho de nacimiento de nuestros hijos. 

Así que dejemos atrás un país mejor que el que nos dejaron. Con cada aliento que salga de mi pecho de bronce levantaremos este mundo herido para convertirlo en uno maravilloso. Nos levantaremos de las colinas de oro del oeste. Nos alzaremos desde el noreste barrido por el viento, donde nuestros antepasados realizaron por primera vez la revolución. Nos levantaremos de las ciudades de la orilla del lago de los estados del medio oeste. Nos alzaremos desde el sur, calentado por el sol. Reconstruiremos, reconciliaremos y recuperaremos en todos los rincones conocidos de nuestra nación, en todos los rincones llamados nuestro país nuestra gente diversa y hermosa emergerá maltrecha y hermosa. 

Cuando llegue el día, saldremos de la sombra encendidos y sin miedo. El nuevo amanecer florece mientras lo liberamos. Porque siempre hay luz. Si tan sólo somos lo suficientemente valientes para verla. Si sólo somos lo suficientemente valientes para serla.