PUBLICIDAD

Iberdrola

Amazon entra con fuerza en el mercado espacial para desplegar más de 3.200 satélites

La gran multinacional del comercio electrónico acapara casi un centenar de cohetes para envolver la Tierra con Kuiper, su proyecto de Internet
Bajo la batuta de Jeff Bezos, Amazon acapara gran parte de la capacidad de lanzamiento espacial del mundo occidental, lo que le asegura tener a su disposición casi un centenar de cohetes para desplegar 3.236 satélites

PHOTO/Fayerwayer  -   Bajo la batuta de Jeff Bezos, Amazon acapara gran parte de la capacidad de lanzamiento espacial del mundo occidental, lo que le asegura tener a su disposición casi un centenar de cohetes para desplegar 3.236 satélites

El segundo hombre más rico del mundo, con una fortuna valorada por la revista Forbes en 171.000 millones de dólares y fundador del imperio Amazon, Jeff Bezos, ha dado un nuevo paso de gigante, que confirma que su mente y su vista están puestas en los grandes negocios que se vislumbran desde el espacio ultraterrestre.

En una maniobra a tres bandas sin precedentes en el sector espacial, Bezos acaba de suscribir un mega contrato que le asegura tener a su disposición casi un centenar de cohetes durante los próximos cinco años. Con ellos aspira a hacer realidad su proyecto Kuiper, que consiste en desplegar en órbita 3.236 satélites en banda Ka con los que dar acceso de banda ancha e Internet de alta velocidad ‒a 400 megabits por segundo‒ a millones de personas en cualquier parte del mundo, desde particulares a empresas e instituciones oficiales.

El magnate norteamericano que en julio de 2021 dejó su cargo de consejero delegado de Amazon ‒aunque permanece como presidente ejecutivo de su Consejo de Administración‒ acaba de formalizar el compromiso espacial comercial más grande de la historia. Por vía de su filial Kuiper Systems LLC, Amazon se convierte en el primer comprador mundial de lanzadores, al acaparar 93 vuelos al espacio.

PHOTO/JFK Library - Los tres lanzadores ofrecen la combinación correcta de capacidad, rendimiento y costo para satisfacer nuestras necesidades, asegura Jeff Bezos. Pero, pese a diversificar, el riesgo es muy alto
PHOTO/JFK Library - Los tres lanzadores ofrecen la combinación correcta de capacidad, rendimiento y costo para satisfacer nuestras necesidades, asegura Jeff Bezos. Pero, pese a diversificar, el riesgo es muy alto

Con una inversión total prevista que asciende a 10.000 millones de dólares, el plan del rey indiscutible del comercio electrónico mundial es fabricar más de tres millares de pequeños satélites Kuiper en la factoría que tiene en construcción en Redmon, en el noroeste de Estados Unidos. A continuación, lanzarlos y posicionarlos en órbita baja alrededor de toda la Tierra a 590, 610 y 630 kilómetros de altura. 

Amazon quiere comenzar a prestar servicios cuando disponga de 578 satélites activos, pero no ha dicho cuándo será. El siguiente paso es sumar hasta 1.600 ingenios y tenerlos operativos antes del 30 de julio de 2026. El tercero es tener en el espacio antes de finales de julio de 2029 los 3.236 que totalizan la constelación. Si lo consigue, mantendrá los derechos que la Comisión Federal de Comunicaciones de Estados Unidos le concedió en agosto de 2020. En caso contrario, los perderá, salvo moratoria. 

Representación artística de los principales vectores espaciales en los que confía Amazon para desplegar su constelación Kuiper: de izquierda a derecha, Vulcan Centaur (ULA), New Glenn (Blue Origin) y Ariane 6 (Arianespace)
PHOTO/Amazon - Representación artística de los principales vectores espaciales en los que confía Amazon para desplegar su constelación Kuiper: de izquierda a derecha, Vulcan Centaur (ULA), New Glenn (Blue Origin) y Ariane 6 (Arianespace) 
Bezos arriesga mucho

La iniciativa del emprendedor Bezos es todo un órdago para la constelación Starlink de su competidor Elon Musk, que con 219.000 millones de dólares en su cartera ocupa la primera posición en el exclusivo escalafón de multimillonarios y va a incrementar su fortuna tras la compra de cerca del 10% de las acciones de Twitter.

Musk ambiciona colocar en órbita más de 7.000 satélites también para ofrecer banda ancha e Internet espacial a escala global. Con ya más de 400 pequeños ingenios desplegados, desde el comienzo de la invasión de Ucrania ha puesto sus terminales y su red a disposición del presidente Volodímir Zelenski para hacer frente a las fuerzas militares rusas. 

Como es evidente, Bezos no se la juega a una sola carta. Ha diversificado la mayor parte de los lanzamientos para desplegar sus satélites Kuiper sobre tres cohetes de otras tantas compañías de servicios lanzamiento: el gigante norteamericano United Launch Alliance (ULA); la compañía europea Arianespace; y su propia empresa espacial, Blue Origin. “Los tres vectores ofrecen la combinación correcta de capacidad, rendimiento y costo para satisfacer nuestras necesidades”, ha sentenciado.

Jeff Bezos, Amazon y su constelación Kuiper han lanzado un órdago a Elon Musk, SpaceX y su red Starlink de más de 7.000 satélites, que también ofrece banda ancha e Internet espacial a escala global
PHOTO/The Meg - Jeff Bezos, Amazon y su constelación Kuiper han lanzado un órdago a Elon Musk, SpaceX y su red Starlink de más de 7.000 satélites, que también ofrece banda ancha e Internet espacial a escala global

Pero, pese a diversificar, Bezos arriesga, y mucho. De los tres lanzadores que ha contratado el 5 de abril, ninguno ha efectuado todavía su vuelo inaugural. Sus primeros disparos están programados para el segundo semestre de 2022, como muy pronto, lo que significa que se desconoce su fiabilidad y sus pólizas de seguros serán altas, caso de suscribirlas.

Bezos ha acordado 9 disparos con el veterano lanzador Atlas V y 38 disparos con el nuevo Vulcan Centaur de ULA, que incorpora tecnologías avanzadas y características innovadoras. Este último es una evolución de los Delta IV de Boeing y Atlas V de Lockheed Martin, que el Pentágono y la NASA utilizan para enviar al espacio sus plataformas científicas y sus ingenios militares, respectivamente. 

Entre las principales novedades del Vulcan Centaur se encuentra el nuevo y potente motor-cohete BE-4 de 2,4 meganewtons ‒equivalente a 244 toneladas de empuje‒ alimentado con gas natural licuado (GNL), que está en las últimas fases de su desarrollo. 

El proyecto Kuiper supone una inversión del orden de los 10.000 millones de dólares. Los satélites tienen que situarse alrededor de la Tierra a 590, 610 y 630 kilómetros de altura.
PHOTO/Amazon - El proyecto Kuiper supone una inversión del orden de los 10.000 millones de dólares. Los satélites tienen que situarse alrededor de la Tierra a 590, 610 y 630 kilómetros de altura. 
Tendrá repercusión positiva en España

El mismo motor BE-4 es el que propulsará al New Glenn de la compañía Blue Origin, la niña de los ojos de Jeff Bezos, un lanzador cuya primera etapa debe confirmar que es reutilizable, a semejanza de la del Falcón 9 de la compañía SpaceX de su competidor Elon Musk. El magnate ha contratado 12 lanzamientos, con opción a otros 15 adicionales, siempre que New Glenn acredite en 2023 que funciona tal y como está programado que haga. 

El tercer beneficiado por la lluvia de millones de dólares de Bezos es la compañía europea Arianespace, con mayoría de capital francés. Se ha hecho acreedora de 18 lanzamientos con el nuevo Ariane 6, que debería despegar por vez primera desde la Guayana francesa a finales del presente año… o principios de 2023. 

El fundador de Amazon (con sombrero tejano) ascendió el 20 de julio de 2021 hasta los 107 kilómetros de altura en la capsula New Shepard y regreso sano y salvo junto con su hermano y otras dos personas
PHOTO/Blue Origin - El fundador de Amazon (con sombrero tejano) ascendió el 20 de julio de 2021 hasta los 107 kilómetros de altura en la capsula New Shepard y regreso sano y salvo junto con su hermano y otras dos personas

Todo lo anterior tendrá como paso previo durante el año en curso, más pronto que tarde, un solo disparo del cohete RS1 de la sociedad norteamericana ABL Space System. Debe emplazar en el espacio dos prototipos ‒KuiperSat-1 y KuiperSat-2‒, que serán evaluados en órbita antes de comenzar los despegues de las plataformas de serie. En total, el despliegue completo le supondrá a Jeff Bezos entre 5.500 y 7.000 millones de dólares.

La iniciativa de Amazon deja fuera a importantes actores del mercado de acceso al espacio, de manera principal a la compañía SpaceX y a su acreditado lanzador reutilizable Falcón 9, propiedad de su competidor Elon Musk. Tampoco Bezos ha contado con el nuevo cohete japonés H-3 de Mitsubishi Heavy Industries, que también está a la espera de su disparo inaugural. 

Las previsiones son comenzar a prestar servicios cuando Kuiper disponga de 578 satélites activos. Los siguientes pasos son sumar 1.600 ingenios y tenerlos operativos en julio de 2026, y totalizar la constelación en julio de 2029
PHOTO/AWS - Las previsiones son comenzar a prestar servicios cuando Kuiper disponga de 578 satélites activos. Los siguientes pasos son sumar 1.600 ingenios y tenerlos operativos en julio de 2026, y totalizar la constelación en julio de 2029

Dada la situación geoestratégica internacional también quedan ausentes de contribuir al despliegue de la arquitectura Kuiper los cohetes chinos de la familia Larga Marcha, los PSLV, GSLV y GSLV Mark III de India y, por supuesto, los rusos Soyuz, Protón y Angara.

El gran beneficiado del megaproyecto de Amazon es la industria espacial de Estados Unidos y, en paralelo, la europea. ULA ya ha anunciado que va a ampliar sus instalaciones de lanzamiento y su cadena de producción. La factoría de Airbus Space Systems en Madrid verá aumentar de forma importante su ritmo de producción de equipamientos para el lanzador Ariane 6, lo que debe repercutir en la creación de nuevos puestos de trabajo.