Amplio triunfo de la corriente demócrata en las elecciones a Consejo de Distrito en Hong Kong

Con el escrutinio prácticamente al completo, los opositores al Gobierno hongkonés afín a Pekín han alcanzado los 351 concejales de 452
Largas filas serpenteaban alrededor de las plazas y se extendían por bloques mientras los ciudadanos del territorio semiautónomo chino acudían en masa el domingo a las elecciones, consideradas como una prueba del apoyo público a las protestas antigubernamentales que han persistido durante más de cinco meses

AFP/YE AUNG THU  -   Largas filas serpenteaban alrededor de las plazas y se extendían por bloques mientras los ciudadanos del territorio semiautónomo chino acudían en masa el domingo a las elecciones, consideradas como una prueba del apoyo público a las protestas antigubernamentales que han persistido durante más de cinco meses

Los partidos defensores de la democracia superaron ampliamente a las formaciones favorables al Gobierno alineado con China en las elecciones locales a Consejo de Distrito de la Región Administrativa Especial de Hong Kong al conseguir una aplastante mayoría de los puestos a concejal de distrito, en unos comicios que han servido de piedra de toque para definir el respaldo político al movimiento ciudadano que ha protagonizado las protestas contra el Ejecutivo hongkonés de Carrie Lam. 

A las 7.30 hora local (23.30 GMT del domingo), con el escrutinio casi realizado, el bloque de apoyo a la línea demócrata contraria al control chino acaparaba 351 de los 452 asientos de concejal que estaban en juego, gran resultado que casi triplica los que consiguió en las municipales de 2015.

Este proceso electoral no tenía a priori una gran relevancia política porque se elegían solamente a concejales de distrito, pero sí suponía un barómetro fiable del apoyo que tiene cada bando enfrentado. Tras conocerse el desenlace, los candidatos alineados con China sufrieron un duro revés debido al pobre resultado cosechado, todo ello después de las protestas masivas que arrancaron en Hong Kong el pasado mes de junio contra la injerencia de China y contra la Administración Lam. 

Las manifestaciones en la Región Administrativa Especial de Hong Kong arrancaron hace ya prácticamente medio año debido a la propuesta del Gobierno de Carrie Lam que permitía extraditar a sospechosos subversivos desde la antigua colonia británica a la China continental. Finalmente, este proyecto de ley fue retirado el pasado mes de septiembre, pero las revueltas han continuado debido a que los ciudadanos hongkoneses temen perder sus derechos y libertades por la intromisión de China y el control férreo del Partido Comunista chino. 

Las elecciones se celebraron ayer en un ambiente de calma, sin altercados importantes, lo que se tradujo en una afluencia masiva de votantes a las urnas, con una participación récord del 71,2%, la más alta de la historia de Hong Kong.

En una ciudad de 7,5 millones de habitantes, votaron casi 3 millones de los 4,1 que se habían registrado, un millón más que los ciudadanos inscritos para participar en 2015, la mayoría nuevos votantes de entre 18 y 20 años.

La cifra de participación superó con creces la marca del 58% que se logró en las legislativas de 2016, una muestra de que la sociedad hongkonesa está cada vez más politizada y que ha querido demostrar que quiere alzar la voz por lo que está sucediendo en el territorio autónomo. 

El resultado pone en un brete político a la jefa del Ejecutivo de Hong Kong, Carrie Lam, que sigue las directrices de Pekín, frente a una corriente democrática que aboga por el sufragio universal, el voto directo del jefe de Gobierno y mayor autonomía para la antigua colonia británica. Peticiones que chocan directamente con el deseo de control absoluto por parte de China del territorio autónomo.