Andalucía ingresa 387 millones de euros anualmente gracias al turismo islámico

 -  

Redacción Atalayar
Foto: Andalucía tiene un gran atractivo para el turismo islámico. La Alhambra de Granada es uno de estos atractivos. 
 
Andalucía tiene un potencial turístico muy importante, pero no sólo por las playas, el sol y los hoteles, restaurantes, bares, cafeterías y discotecas. La cultura andaluza tiene unas particularidades  que la distinguen de otras comunidades. El legado andalusí es una de las señas de identidad de la comunidad sureña.  Casi ocho siglos de permanencia de los musulmanes en la Península Ibérica han conformado una herencia, la andalusí, que forma parte  de la cultura española y mediterránea y que en Andalucía logró su máximo esplendor.  La Alhambra de Granada, la Mezquita de Córdoba o  la Giralda de Sevilla son ejemplos ilustrativos. La cultura andaluza es atractiva porque es plural: cristiana, musulmana, judía, mediterránea, gitana… Andalucía es una comunidad atractiva para el mundo islámico, y por eso mismo está empezando a  explotar esta faceta turística. El mundo islámico, según los expertos, es un mercado  emergente para España, que es la tercera potencia turística después de Estados Unidos y Francia, y Andalucía podría  ser la vanguardia española en este área. Los estudios económicos auguran un buen dato: el el gasto de los turistas musulmanes aumentará un 52% hasta 2020. Este dato  es sólo un ejemplo del futuro que le espera a Andalucía, que por su clima, paisajes, gastronomía, cultura e historia es la comunidad española más vinculada al mundo islámico, especialmente  a Marruecos y al norte de África. Según  la agencia de calificación Crescent Rating, el turismo islámico movió en  todo el mundo en 2013 140.000 millones de dólares, y crecerá a un ritmo anual del 5% en los próximos años. 
 
Un fenómeno en alza
España recibió en 2013 algo más de 60 millones de turistas de todo el mundo. Según Turespaña, 81.000 fueron turistas procedentes de Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos (EAU), Catar y Kuwait. Es una cifra pequeña, pero hay que tener en cuenta que estos turistas tienen un alto poder adquisitivo y gastan mucho dinero en España y en Andalucía. El número de turistas musulmanes es superior, porque  hay que añadir los que vienen  de Malasia, Singapur y Brunei. Además, hay 14 millones de musulmanes en Europa y más de millón y medio en España. Una parte de estos musulmanes de España y de Europa son personas de clase media que viajan y consumen. El  Instituto Halal de Córdoba y diversos expertos calculan que “un 10% de los extranjeros que llegan a Andalucía son islámicos”. Esto significaría que de los aproximadamente 8,2 millones de turistas extranjeros que el año pasado eligieron la comunidad andaluza, 820.000 eran musulmanes. Estos turistas, explica Tasneem Hahmood, cofundador de Creative Minds Media, empresa londinense encargada del primer Congreso Internacional de Turismo Halal, “realizan cada uno de ellos un gasto entre 120 y 150 euros por día –el turista medio, unos 69 euros-, sin contar los  regalos y las excursiones”. A todo esto hay que sumar que la estancia en la región es de entre tres y siete días. Los expertos calculan  que sólo en Andalucía el dinero que dejan los turistas islámicos supera los 387 millones de euros al año. Y hay que contar que vienen familias relativamente numerosas, con seis o siete miembros, que no reparan en gastos. 
 
Un potencial con futuro
Flora Sáez, directora de Desarrollo y Comunicación de Nur & Duha Travels, el único turoperador con certificado halal de Europa, está convencida de que “el 10% de visitantes no es nada, este turismo tiene un potencial enorme en Andalucía.  Los turistas musulmanes buscan lugares como  la Alhambra, el Albaicín y los pueblos de la Alpujarra en Granada; la Mezquita de Córdoba, Sevilla, pero también  la Costa del Sol y ciudades que no están en la comunidad andaluza como Toledo, Madrid y Barcelona”. En un futuro próximo, los empresarios turísticos andaluces tendrán que tener en cuenta que muchos turistas buscan alimentos y productos  halal y adaptarse a esta situación. De momento, Andalucía no se ha tomado en serio esta faceta del turismo islámico, entre otros motivos, porque no es fácil contar con una red de proveedores de productos halal. Hay que señalar que sólo una parte del turismo musulmán consume productos halal, porque muchos turistas islámicos que visitan Andalucía no buscan precisamente mezquitas para rezar, sino todo lo contrario: quieren disfrutar de la buena vida que ofrece Andalucía al turismo español y extranjero. Es el caso de muchos turistas saudíes y de otros países del Golfo. Ahora bien, algunos hoteles y centros lúdicos se han adaptado a las necesidades del turismo musulmán más tradicional y  no venden alcohol, ni derivados del cerdo. Es el caso de la empresa saudí Fawaz Al Hokair. Rafael Piñar, vicepresidente de la Asociación Española de Directores de Hotel y presidente en Andalucía de este organismo, está convencido de que esta experiencia será seguida por otros establecimientos, “porque sólo en Granada cada día hay un millar de visitantes islámicos y va creciendo”. El pasado mes de mayo, Granada celebró un Seminario de Turismo Halal, y este evento se repetirá los días 23, 24 y 25 de septiembre en la misma ciudad, pero esta vez será un Congreso de Turismo Halal y tendrá un carácter internacional.