Antonio López-Istúriz: “Los socialistas en el Parlamento Europeo votan constantemente a favor de Rusia y China”

El diputado en el Parlamento Europeo por el Partido Popular pasó por los micrófonos del programa Atalayar de Capital Radio para analizar diversas cuestiones de la actualidad española, europea y global
Antonio López-Istúriz

 -   Antonio López-Istúriz

Antonio López-Istúriz, diputado en el Parlamento Europeo por el Partido Popular, acudió al programa Atalayar de Capital Radio para tratar diversos temas importantes de la actualidad española e internacional, con referencias relevantes sobre la política comunitaria de la Unión Europea, como lo relacionado con los fondos de reconstrucción asignados en Europa, o sobre el criticable papel del Gobierno socialista español en el plano internacional. 

Sobre el asunto de Brahim Ghali, la última cuestión que hemos conocido es la declaración ante el juez del general del Aire en Zaragoza, confirmando que Exteriores pasó por encima del Ministerio de Defensa para que no se le pidiera el pasaporte.

Esta es una más, cómo se paseó aquí una señora vicepresidenta de Venezuela a las dos de la mañana repartiendo parabienes en el aeropuerto de Barajas y aquí no pasa nada. Hemos aceptado a un señor que está acusado de genocidio creyendo que somos tontos y no nos vamos a enterar. Luego nos quejamos de que tenemos a independentistas por ahí rodando por Europa, pero nosotros aceptamos aquí a un señor acusado de genocidio. Sinceramente esto de creer que todo el mundo al norte de los Pirineos es tonto tiene que acabar. Este Gobierno está constantemente operando con las estructuras europeas, la subida de la luz es culpa de la Unión Europea, la subida de las tarifas en las autopistas también es culpa de la Unión Europea y después tiene que salir la Comisión Europea a decir que de eso no hay nada, que son decisiones del Gobierno español. Y suma y sigue, es increíble, es la primera vez que un Gobierno de España y un presidente del Gobierno o sus ministros acusan a Bruselas de cosas que no son ciertas. Eso no lo hizo ni Zapatero en su peor momento. 

Además, luego vamos con la mano abierta a pedir. España es el segundo país que va a recibir una mayor cantidad de fondos de reconstrucción, que, por cierto, no terminan de llegar. ¿En qué punto se encuentra la situación de los fondos de reconstrucción? 

Antes teníamos a ese vicepresidente del Gobierno llamado Pablo Iglesias, ahora desaparecido, que se pasó todo el día acusando a la Unión Europea de todo mientras estaban preparando los paquetes de recuperación del verano pasado. Pues bueno, ahora llegan los 9.000 millones que están pactados en esta primera entrega, pero los siguientes se van a dar en diciembre. El siguiente paquete vendrá condicionado por un estudio de cómo se están repartiendo los fondos y si realmente se están dedicando a los fines que la Comisión Europea han pedido. Por otro lado, me gustaría dejar muy claro que el verdadero éxito de un país no es recibir esos fondos. El verdadero éxito es no tener que recibir fondos, ya está bien de esta cultura, de la subvención y del dinero fresco. Alemania no necesita esos fondos. Es de esta forma cuando los inversionistas corren a Alemania, corren a países que no necesitan fondos porque ahí está la seguridad.

Antonio López Istúriz

Y que se haga creer que van a ser por nada a cambio, porque Bruselas va a estar muy vigilante de cómo se aplican y distribuyen. De los presupuestos que los recogen tienen que hacer unos presupuestos muy concretos.

Claro, ya lo ha sentido el presidente del Gobierno en sus carnes. Cuando intentó manipular los nombramientos en el Consejo General Poder Judicial, Bruselas les recordó lo que era el respeto al Estado de derecho. Luego la Comisión Europea, en concreto el comisario de Justicia, salió a decir que la reforma al Consejo General Poder Judicial va contra del Estado de derecho. No se puede manipular el Poder Judicial de manera tan fehaciente.

Se parecía mucho a lo de Polonia...

Claro. En fin, un Estado de derecho que el propio Gobierno pone en duda votando a favor el Grupo Socialista Europeo, en el Consejo de Europa, un informe de un diputado socialista letón pro ruso que pone en solfa la justicia española que apoya los indultos y crítico con el sistema judicial español y lo apoyan. Esto es que no se ha visto nunca, no se ha conocido en ningún país europeo. Cabe recordar que en estos momentos el máximo líder socialista europeo es Sánchez, porque es que no hay más. Está António Costa en Portugal, que bueno, es más liberal que nadie. La reserva espiritual del socialismo europeo en estos momentos es España. 

Ahora en España hay dos categorías de españoles: los que apoyan los indultos y los que no lo apoyan, no sólo españoles, sino también ciudadanos del mundo. Entonces hoy se hace una clasificación, español o ciudadano bueno, el que apoya los indultos, y viceversa. 

No sé qué pensará Francia de ese futuro referéndum o cómo quieran engañarnos. Sobre esta cuestión, ¿qué va a pensar Francia?, que acaba de publicar una ley que restringe el uso de las lenguas regionales en las escuelas que, por ejemplo, tienen muy controlado el tema en Bretaña, en Córcega. ¿Qué va a pensar Bélgica? ¿Qué va a pensar Italia con el tema del norte de Italia? ¿Qué va a pensar en Rumanía con el tema de Transilvania? Ustedes creen que van a apoyar estos delirios que está teniendo el Gobierno español, les digo ya que no. Y están observando con mucha atención toda esta cuestión.

Antonio López Istúriz

Y sobre todo la igualdad entre españoles. Si alguien tiene un problema con Hacienda, por ejemplo, Hacienda no debe ser ni vengativa ni revanchista y aplicar el mismo método de concordia y perdonar la deuda o no meter en prisión. Entonces cualquiera puede desfalcar un montón de dinero siguiendo esas mismas teorías de concordia.

Aquí, quien violenta la Constitución, quien atenta contra el orden constitucional de un país tiene prebendas y tiene perdones, pues es un mal ejemplo. Al final lo que les quiero resumir a todos es que estas cuestiones dan una imagen de debilidad y es catastrófico para los que trabajamos en el exterior: diplomáticos, políticos, funcionarios, etcétera, es catastrófico. Tengo que recordarles a ustedes que España lleva años con el tema del País Vasco y luego con el de Cataluña, invirtiendo muchos esfuerzos en Exteriores que están costando que el sector exterior español no se dedique a apoyar a empresas o a muchas otras cuestiones. El gasto de energías que tenemos en estos momentos en Exteriores es terrible frente a otros países que controlan bien estas cuestiones. Además, a los españoles parece que nos gusta limpiar nuestros trapos sucios fuera. Sin embargo, en otros países todo esto no ocurre y su sector exterior se dedica a lo que tiene que hacer, que lógicamente es ayudar a sus ciudadanos y a sus empresas a trabajar lo máximo posible. Ahí está el reciente caso, otra de las ocurrencias del señor Sánchez y su ministra de Asuntos Exteriores, en ser el único apoyo al Gobierno de Erdogan, somos el único país europeo que ha dado ese apoyo al régimen de Erdogan. Gracias a eso, Grecia, que ha tenido un conflicto enorme con Turquía, ha cancelado la construcción de fragatas Navantia y a España le va a costar millones y millones de puestos de trabajo. Se nota y se huele debilidad y en el exterior hay una imagen muchas veces confusa de la gente, creyendo que la política exterior es de guante blanco, que no es como la política nacional o la política local, ni muchísimo menos, hay muchos lobos por ahí sueltos, desde luego. Gente que no nos quiere, como puede ser Rusia o China porque nuestro sistema democrático, el de España y el de la Unión Europea, pues no les gusta. Y dentro de la Unión Europea la competencia entre los países también es feroz, cuando detectan debilidad, es una gran alegría. Cuando el señor Zapatero dijo que quería volver al corazón de Europa, le recibieron con gran alegría porque pensaron “te vas a enterar, te vamos a sacar los hígados”. 

En la primera reunión de Pesca recuerdo que nos sacaron casi 3.800 millones de euros. La nueva ministra de Pesca, había tomado posesión dos días antes, en lugar de hacer caso al equipo que había estado negociando - el equipo anterior del Gobierno popular - y seguir sus pasos, fue con sus teorías de yo me lo sé todo y nos dieron un zarpazo de 3.800 millones de euros.

Sí, claro. O la salida de Irak, todas esas imágenes, luego nos creemos que Joe Biden no te mira. Está estudiado, porque el Señor Biden será demócrata, será compañero de la internacional socialista, pero los intereses de los Estados Unidos van por delante. Y la historia nos demuestra, desgraciadamente, que cuando hay un Gobierno socialista, salvo tal vez en la etapa de Felipe González, queda claro que la relación con Estados Unidos no se puede enfriar. Y el señor Joe Biden, que estuvo de vicepresidente con Obama, lo sabe perfectamente. Le tocó al señor Zapatero y sabía que no se podía fiar de él. Estas cosas luego quedan y Joe Biden, que tiene bastante edad, tiene una memoria enorme y se acuerda de las afrentas constantes que esos Gobiernos socialistas le han hecho a Estados Unidos, y al final se recogen los problemas.

Hay una polémica reciente, usted está al tanto, con la Administración de Estados Unidos. Cuando se había aprobado ya la extradición de Hugo Carvajal, conocido como “El Pollo”, el exjefe de la de la inteligencia militar venezolana, esa noche desapareció de Madrid. Y en Estados Unidos no se lleva nada bien ese tipo de cuestiones.

Totalmente de acuerdo. El tema venezolano es crucial para Estados Unidos y la deriva de Sánchez, de Borrell en Bruselas, como alto representante en de la Política Exterior de la Unión Europea. En fin, que no es más que simplemente una correa de transmisión del imaginario de Pedro Sánchez y compañía y Estados Unidos lo lleva muy mal. La prioridad en Estados Unidos en este momento es Venezuela, porque es el foco de tensión en toda la cuenca latinoamericana. Y claro, se podría propagar con algunos como este iluminado que se ha elegido en Perú, porque la campaña era para escucharla, y algunos otros que hay por ahí. Estados Unidos claro que está muy preocupado. 

Antonio López Istúriz

Detrás del eje bolivariano, que se está extendiendo por Cuba, Venezuela con Nicaragua, lo que está haciendo el presidente Ortega es inadmisible. Bolivia había salido, pero ha vuelto otra vez a ese eje, intentan conseguir Perú, Ecuador afortunadamente ha salido, pero están desestabilizando países como Colombia, Chile; detrás están Rusia, Irán y también un poco China. En lo que es esa ofensiva bolivariana por cambiar toda América Latina. Y allí los intereses de España son muy serios.

Todo lo que sea desestabilizar democracias para ellos es fuente de inspiración. Quien lo haga, bienvenido sea, tendrá todo el apoyo, lógicamente, porque no les gustamos, pero los socialistas en el Parlamento Europeo votan constantemente a favor de Rusia y China. Y es simplemente que se creen que siguen viviendo del marxismo. Tengo que recordarles el régimen de Putin en estos momentos es un régimen de un señor que está rodeado de una serie de oligarcas que le mantienen y es todo ello una concentración de poder, que no tienen nada que ver ni con el comunismo, ni con el marxismo, eso ya no existe. Y luego China es un partido comunista con mano férrea social y política, pero con una economía de mercado que deja seca a la teoría de economía de mercado, es alucinante. Y aquí siguen todos pensando que están trabajando por un futuro socialista. Pues tengo una noticia para ustedes, el muro de Berlín cayó en 1989. Muchos vivimos lo que pasó en Europa del Este hace algunos años. ¿De dónde crees que vienen todos los problemas que estamos pasando con algunos países como Hungría, Polonia y compañía? Vienen de esa época porque son países en los que todavía, generacionalmente, tienen que producirse grandes cambios sociales y todavía no se han vivido y por eso pasa lo que pasa. El Gobierno de Polonia de Kaczynski no es más que todos los antiguos comunistas reconvertidos y ahora van de nacionalistas de ultraderecha, y no es más que parte de la nomenclatura del pasado. Y esto está pasando en muchos países de Europa. Este es un tema, evidentemente, que a todos nos preocupa. 

Europa, junto con Estados Unidos, debe hacer frente a lo que ahora es la gran amenaza, que son los ciberataques. Por ejemplo, hace pocos días, hackearon la empresa norteamericana que distribuía la gasolina en toda la parte del sur, con lo cual dejaron sin gasolina a buena parte de los Estados Unidos, creando una situación complicada. China está haciendo ciberataques constantemente y el Gobierno ruso igual. O sea que en ese sentido ahora mismo hay cierta preocupación. La Unión Europea, en la última cumbre de la OTAN lo ha tratado. ¿Se tiene conciencia de la gravedad de estas amenazas cibernéticas? 

Bueno, por supuesto que se tiene. Sin ir más lejos, mañana creo que se aprobará porque creo que tengo la mayoría suficientes, incluyendo la abstención de los verdes - históricamente la primera vez que se abstienen - se presenta mi informe a votación en el plenario del Parlamento Europeo sobre las relaciones entre la OTAN en la Unión Europea. La parte principal de este informe versa precisamente sobre las nuevas amenazas y el tema de la ciber delincuencia. Los ciberataques tienen un lugar preponderante, pero vamos, es que ha obtenido un consenso mayoritario entre las fuerzas políticas del Parlamento Europeo. Creo que mañana el Parlamento será muy favorable a esta tesis. Hay una enorme preocupación a lo largo y ancho de Europa, España ha sufrido hace unos meses su primer ataque a la Administración Pública enorme y las injerencias rusas en el tema Cataluña son conocidas por todos. Ahí vimos las imágenes en la televisión rusa de unas supuestas brigadas de tanques españoles que se estaban acumulando en la frontera con Cataluña. Es que es como la serie ‘The Blacklist’, acumulándose en la frontera para subyugar a los pobres catalanes. Todo esto, no se equivoquen ustedes, no es para apoyar ninguna facción, simplemente buscan desestabilizar las democracias. El llamamiento de Joe Biden sobre que en estos momentos estamos tratando la supervivencia de la democracia. Después de la caída del Muro de Berlín todos pensábamos que por fin ya hemos triunfado y nos hemos dado de bruces con la realidad. El mundo está viendo unos cambios tectónicos brutales, debidos a las nuevas tecnologías. Estamos ante una nueva revolución que en el futuro se nombrará como fue en su momento la Revolución Industrial. En fin, estamos ahora ante una convulsión social, política y económica producto de la adaptación a un nuevo mundo.