Aplazada la visita del primer ministro francés a Argelia

Aún no se ha concretado una nueva, mientras que desde Argel esperan poner sobre la mesa el asunto de los pasivos nucleares del Sáhara
El primer ministro francés, Jean Castex

PHOTO/AFP  -   El primer ministro francés, Jean Castex

El próximo domingo 11 de abril estaba prevista la visita del primer ministro francés, Jean Castex, a la capital de Argelia. Sin embargo, esta se ha aplazado debido a los malos datos de contagios de la COVID-19 que arrastra el país africano en los últimos días – al menos esta es la versión oficial que ha motivado la cancelación del viaje de Castex –. Según el gabinete del primer ministro de Francia, la reunión no se habría podido llevar a cabo “de manera satisfactoria”, por lo que han decidido aplazarla hasta que la situación mejore en ambos países. De momento, al dejarlo sujeto a la evolución de la pandemia, no se ha elegido ninguna nueva fecha para que se produzca el encuentro Jean Castex y su homólogo argelino, Abdelaziz Djera. 

Los representantes de Francia y Argelia iban a presidir un Comité Intergubernamental de Alto Nivel entre los dos países que no se había celebrado desde 2017 a causa del movimiento de protesta social Hirak. Cabe recordar que este tuvo como consecuencia final la caída del que por entonces fuese el presidente del país argelino, Abdelaziz Bouteflika, en el año 2019. Ya a finales del pasado 2020 se tuvo intención de retomar las conversaciones entre los dos países, pero la hospitalización en ese momento de Abdelmadjid Tebboune, presidente de Argelia, lo imposibilitó. Ahora, son las consecuencias derivadas de la pandemia las que, una vez más, evitarán que se produzca el encuentro. 

En esta ocasión se había previsto tratar varios temas e incluso llegar a firmar algún acuerdo, de los que se desconoce el contenido. Ampliar las ayudas y trazar una línea de cooperación entre Francia y la que fuese su colonia hasta 1962, era uno de los objetivos que se habían propuesto alcanzar en la reunión prevista para el próximo domingo. Sin embargo, si hay un tema en concreto en el que el país presidido por Emmanuel Macron no se siente especialmente cómodo, es todo aquel relativo a la independencia argelina. Aunque sí es cierto que Macron ya ha hecho algunos avances en ese terreno, como el reconocimiento de la tortura y el asesinato del dirigente independentista de Argelia, Ali Boumendjel. 

El presidente de Francia, Emmanuel Macron
PHOTO/CONSEJO EUROPEO - El presidente de Francia, Emmanuel Macron

El jueves pasado, con vistas a preparar un encuentro que finalmente no tendrá lugar, se reunió el jefe del Estado Mayor de Argelia, Said Chengriha, con su homólogo francés, el general Lecointre. Este se convertía en el primer jefe del Ejército francés en pisar Argel desde 2014. Uno de los temas en los que la parte argelina tiene más interés es el relacionado con las responsabilidades de los ensayos nucleares de Francia en el Sáhara. Hasta ahora, esas zonas están confinadas a una cierta discreción diplomática entre los dos países. Desde Argelia pretenden que este asunto, considerado por su parte de vital importancia, vaya ganando peso en las relaciones entre ambos países y que se sienten a negociar acerca del mismo. 

Francia llevó a cabo hasta 17 ensayos nucleares entre los años 1960 y 1966 en la región del Sáhara, es decir, tanto antes como después de la independencia argelina en 1962. El encuentro entre ambos jefes del ejército fue aprovechado por Argelia para pedir públicamente el “apoyo” de París para “la rehabilitación” de las zonas de Reggane e In Eker. La disputa sobre las consecuencias para la salud y el medio ambiente de este antiguo emplazamiento atómico del Sáhara ha seguido alimentando el malestar de la memoria en ambas partes del Mediterráneo, por lo que para la parte argelina supone una prioridad poder desbloquear una situación que es más urgente para ellos que para la parte francesa. 

Saïd Chengriha supervisa maniobras militares del Ejército de Argelia   en Tinduf
PHOTO/AP - Saïd Chengriha supervisa maniobras militares del Ejército de Argelia   en Tinduf 

Sin embargo, la nueva cancelación de la visita del primer ministro de Francia a tierras de Argelia no es buena señal. Distintas fuentes apuntan a que los motivos ligados a los casos de COVID-19 no son la verdadera causa del aplazamiento, sino que se debe a un desacuerdo entre las partes respecto al formato del encuentro en el que Argelia habría querido tener un mayor peso. Sea por lo que fuere la visita tendrá que esperar, al igual que las aspiraciones de desbloqueo alrededor de las zonas de ensayos nucleares que tanto ansía Argelia.