Apuntes de una Supercopa en Arabia

La Supercopa de España deja al Valencia molesto, al Atleti confiado, al Real Madrid optimista y al Barça atrapado entre Roma y Liverpool
Federico Valverde

REUTERS/SERGIO PEREZ  -   Renán Lodi del Atlético de Madrid se disputa el balón con Federico Valverde, del Real Madrid.

Un estadio medio vacío, un formato acertado, pitos a Valverde y un Valverde premiado por jugar y no por pegar. La Supercopa deja al Valencia molesto, al Atleti confiado, al Real Madrid optimista y al Barça atrapado entre Roma y Liverpool. 

#ValverdeMVP
Fede Valverde es el jugador del momento. El Pogba uruguayo que ha ahorrado millones a Florentino Pérez y le ha dado y quitado la razón a Zidane. El francés dejó escapar entre críticas a Llorente y a Ceballos porque tenía un plan. Y ha salido bien. 
Valverde fue expulsado por una dura patada a Morata. La roja más productiva de la historia del fútbol. El guiño de Simeone al jugador cuando se marchaba al vestuario y sus palabras tras la final lo dicen todo: es de los suyos. Jugón, valiente, duro… y MVP del partido por sus 115 minutos previos a la patada. Una patada aparatosa. A mitad de camino entre un agarrón que no llegaba y unos tacos en el tobillo que podrían haberle costado una seria lesión a Morata.  

#ValverdeLapidado
En medio de un apasionante Barcelona-Atlético de Madrid, con Messi desatado y el Atleti dejando en ridículo a la defensa del Barça, se escuchaban pitos en la grada. Abucheos sibilinos que según transcurría el partido supimos que iban dirigidos a Ernesto Valverde. El vasco no escucha los constantes atropellos a los que le somete su junta directiva como para atender a los fingidos aficionados del Barça en Yedda. La lapidación pública del técnico vasco en tierras árabes empezó el viernes y acabó el domingo. Filtraciones interesadas para contar que iba a ser destituido de inmediato para contratar a Xavi Hernández o dejar el equipo en manos de García Pimienta, prometedor entrenador del Barça B. Hoy, Valverde sigue sin dimitir. 

Supercopa de España
AFP/ FAYEZ NURELDINE  - El delantero portugués del Atlético de Madrid Joao Félix corre con el balón durante la semifinal de la Supercopa de España entre el Barcelona y el Atlético de Madrid 

#RomaLiverpoolYedda
La grada árabe no perdona las tragedias de Roma y Liverpool y han utilizado la visita de la Supercopa para hacérselo saber al Barcelona. La ruta del terror del Barça en los últimos años suma un nuevo destino. El último año de Bartomeu como presidente del Barça era el de la Champions. Inversión millonaria en todas las disciplinas para ponérselo difícil a su sucesor. De momento, el equipo sube a duras penas la cuesta de enero. 

#DerrotaPírrica
La derrota con el Atlético en uno de los habituales recitales de Messi ha causado demasiados problemas que tendrán consecuencias serias. Al argentino se le vio desconcertado y molesto por cómo defiende su equipo. Griezmann no está acostumbrado a que le hagan sombra. Suárez ha decidido operarse de la rodilla y estar cuatro meses de baja y el club se dedica a firmar cláusulas anti Piqué en los nuevos contratos para evitar que los jugadores hagan negocios al margen del fútbol. 

Real Madrid
REUTERS/WALEED ALI - El madridista Luka Modric levanta el trofeo de campeón de la Supercopa mientras celebra la victoria con sus compañeros Casemiro, Toni Kroos y Federico Valverde

#Hala Madrid
No teman en alabar al Real Madrid. Incluso si le criticaron en septiembre cuando el equipo perdía en Mallorca. No se inquieten si piensan en ir a la Cibeles en mayo con una Liga o una Copa del Rey. Bienvenidos al resto del mundo que hay fuera de las trincheras. Cambiar de opinión en función de los acontecimientos no es malo. Es un ejercicio de reflexión y análisis inteligente. El Madrid no funcionaba antes y ahora sí. Hasta Zidane les da la razón cuando dice que ahora es mejor entrenador que cuando ganó las tres Champions. 

#JovicYMariano
Jovic anda cohibido y Mariano sigue lanzado. Los delanteros del Real Madrid tienen hambre y eso es buena señal. Son suplentes, pero cuando juegan no deambulan por el césped. Jovic tiene talento, por eso se le fichó. Pero no sabemos si tiene gol. Los 27 tantos de la última temporada en el Eintracht son un espejismo porque nunca antes había tenido esas cifras. 

Mariano es la constancia vestida de blanco. Se negó a salir del club en verano porque sabe que tiene lo que demanda el Bernabéu: ganas. Perseguir defensas y delanteros como Raúl. Rondar el gol con más fortuna que Benzema en menos minutos que el francés. Si Zidane no se cierra en banda con los de siempre puede mirar tranquilo al banquillo. 

Simeone
AFP/GIUSEPPE CACACE - El entrenador argentino del Atlético de Madrid, Diego Simeone, se dirige a sus jugadores durante la final de la Supercopa 

#AtletiCampeón
Ha jugado como el año que ganó La Liga en 2014. Con el Barça tocado y el Real Madrid en alza, Simeone sabe que se puede pelear por levantar otra Liga. El Liverpool examinará al Atlético en apenas un mes y de esa eliminatoria dependerá el resto de temporada. 

El desierto deportivo entre Antic y Simeone no volverá. El argentino le ha suministrado al Atlético de Madrid un ADN reconocible por cualquier entrenador futuro. 

#SinCampeones
El Real Madrid pasó por encima del Valencia y el Atlético ganó al Barça en el mejor partido de la Supercopa. Ni el campeón de Liga ni el Campeón de la Copa del Rey jugaron la final. Es verdad que este nuevo desafío tiene nuevas reglas y ya no lo juegan los ganadores de los torneos domésticos. En abril de 2019 se aprobaron los cambios en la Asamblea de la RFEF, con La Liga empezada. Es la queja del Valencia que ha visto como se le ha privado de jugar una final tras haber ganado meritoriamente la Copa del Rey al Barcelona. Sin final y sin dinero porque el conjunto ché es el que menos efectivo ha ingresado de los cuatro equipos que han formado parte de las finales.

Supercopa de España
REUTERS/WALEED ALI - Aficionados del Real Madrid sostienen una bandera antes de la final de la Supercopa de España

#Gradas
Las gradas del partido entre Real Madrid y el Valencia fueron dignas del torneo en el mes de agosto. Muchos asientos vacíos que se fueron llenando el viernes con el Barça y el Atlético y se completaron en domingo en la gran final. 

Una grada adulterada por aficionados forzados que lucían banderas con el escudo del Real Madrid sin la cruz en lo alto. Una concesión furtiva que permitió el club blanco hace años para vender camisetas en aquel país. Las mujeres disfrutaron de una libertad ficticia que se acabó cuando despegó el último avión con destino a Madrid. Hasta 2021. 

#GranFormato
Un acierto el formato a cuatro. Mejora el torneo de verano y consigue que disfrutemos de una final en plena época de competiciones locales y europeas. Rubiales ha resucitado la Supercopa y la Copa del Rey que se contraprogramó el mismo fin de semana con una fiesta para el fútbol modesto al estilo inglés.