Arabia Saudí descubre cuatro nuevos yacimientos de petróleo y gas al este del país 

La petrolera saudí Aramco llevará a cabo la explotación de las nuevas zonas petrolíferas 
Arabia Saudí descubre cuatro nuevos yacimientos de petróleo y gas al este del país 

REUTERS/MAXIM SHEMETOV    -   Instalación petrolera de Saudi Aramco en Abqaiq, Arabia Saudí 

La petrolera saudí Aramco, una de las empresas más valiosas del planeta, ha descubierto cuatro nuevos campos de petróleo y gas en Arabia Saudí. Así lo anunció el ministro de Energía, el príncipe Abdulaziz bin Salman bin Abdulaziz, en declaraciones recogidas por la APS. El descubrimiento petrolífero fue realizado al noroeste de la ciudad de Dhahran, en el campo petrolífero de al-Reesh; mientras que el gas fue detectado al sudeste de la misma ciudad, más concretamente en el depósito de al-Sarrah situado en el interior del campo petrolero de Ghawar, así como en el pozo al-Sahbaa, localizado al sur del mismo terreno.  

El ministro de Energía declaró que tanto el petróleo como el gas encontrado «no es convencional», es decir, ha sido extraído mediante el uso de técnicas alternativas como la facturación hidráulica. Este proceso consiste en inyectar de grandes cantidades de agua mezclada con arena y varios agentes químicos para fragmentar la roca y mantener abiertas las fracturas con el fin de que fluya el hidrocarburo. La cantidad de petróleo y gas que se puede extraer de forma no convencional es inferior a la de un yacimiento convencional, pues estas fracturas solo pueden ser inducidas en unas decenas de metros alrededor del pozo.  

El príncipe Abdulaziz bin Salman bin Abdulaziz avanzó, además, que la compañía Aramco continúa trabajando para determinar el tamaño y el volumen de los campos descubiertos para estimar la cantidad de petróleo y gas. 

Bastiones petrolíferos 

La ciudad de Dhahran es el centro administrativo clave para la industria petrolera saudí. Las grandes reservas de petróleo se identificaron por primera vez en esta zona en 1931. Cuatro años después Standard Oil comenzó la explotación y, más tarde, estableció una subsidiaria en el país conocida como Arabian American Oil Company, que pasó a ser propiedad del Gobierno saudí y renombrada como Saudi Aramco. 

A unos 100 kilómetros de Dhahran se encuentra el campo de Ghawar, un vasto territorio del que se estima una producción de entre 4,5 y 5 millones de barriles diarios. Del mismo se extrae cerca del 65% de la producción total de Arabia Saudí, lo que equivale al 6% de la producción mundial. 

REUTERS/MAXIM SHEMETOV  -   Planta petrolera de la compañía Saudi Aramco, en Abqaiq, Arabia Saudí 
REUTERS/MAXIM SHEMETOV  -   Planta petrolera de la compañía Saudi Aramco, en Abqaiq, Arabia Saudí 

 

Cifras de producción astronómicas 

Según Riad, el segundo pozo del campo petrolífero de Al-Reesh –donde han sido descubiertas los nuevos yacimientos– genera 4.452 barriles de petróleo crudo extraligero y 90 millones de litros de gas natural al día. Para determinar el tamaño del campo, Aramco ha perforado también los pozos tres y cuatro de al-Reesh, donde la producción inicial asciende a 2.745 barriles más 85 millones de litros de gas; y 3.654 barriles más 45 millones de litros diarios de gas natural al día, respectivamente.  

El gas del pozo al-Minahhaz asciende a 509 millones de litros, junto con unos 100 barriles diarios, y del pozo al-Sahbaa se recoge una tasa diaria superior a los 900 millones de litros. También se ha descubierto petróleo en el pozo número uno de al-Ajramiyah, localizado al noroeste de la ciudad de Rafhaa, al norte del país. Los datos de la prueba en este pozo arrojan una tasa producción de 3.850 barriles de petróleo al día. 

La petrolera estatal de Arabia Saudí es la mayor compañía mundial del sector. En los primeros nueve meses del año, la compañía registró un beneficio neto atribuido de 29.570 millones de euros, lo que supuso una caída del 48,6% respecto del resultado contabilizado en el mismo periodo durante 2019. Todo ello a consecuencia del impacto de la pandemia y de la volatilidad de los precios del crudo. 

A pesar de la fuerte caída, la petrolera mantuvo su compromiso de distribuir un dividendo trimestral de 15.835 millones de euros, con un objetivo anual de 63.335 millones de euros. Este descubrimiento supone un balón de oxígeno de cara a las aspiraciones saudíes para el próximo año, pues tanto el 70% de sus ingresos como el 80% de sus exportaciones dependen única y exclusivamente del petróleo.