Arabia Saudí, Emiratos y Kuwait anuncian nuevos recortes a la producción de crudo para estabilizar el precio del barril 

El reino del desierto se compromete a dejar de bombear hasta un millón de barriles en junio
Un trabajador en el yacimiento petrolífero de Rumaila en Basora

REUTERS/ESSAM AL-SUDANI  -   Un trabajador en el yacimiento petrolífero de Rumaila en Basora (Irak)

Arabia Saudí, Emiratos y Kuwait quieren arrimar el hombro un poco más para estabilizar los precios del barril de crudo. Por ese motivo han anunciado este lunes nuevos recortes voluntarios a su producción petrolera en junio, que se suman al acuerdo de la OPEP + (alianza formada en 2016 por la Organización de Países Exportadores de Petróleo OPEP y diez estados no miembros) para reducir los bombeos en 9,7 millones de barriles. El reino del desierto es el que más fuerte apuesta y retirará hasta un millón de barriles adicionales a lo ya acordado. En el caso de Kuwait, el recorte llegará a los 80.000 barriles diarios, que se suman a los 641.000 barriles que ya se habían comprometido a dejar de producir. Emiratos se compromete a retirar hasta 100.000 barriles. Con este nuevo recorte, la industria emiratí ha dejado de utilizar un 44% de su capacidad productiva.  

Las bolsas han respondido de manera positiva al anuncio de un nuevo recorte y el barril de West Texas Intermediate (WTI) avanzaba hasta un 0,53% en la apertura del parqué este lunes, aunque volvió a terminó la sesión en negativo. El petróleo también ha registrado leves subidas este martes por la mañana. “El movimiento de los países del Golfo lanza un indicador muy positivo a los mercados, que perciben que estos recortes aliviarán el exceso de oferta. Aunque estos nuevos recortes no serán suficientes para reequilibrarlo, sí que ayudarán a manejar la sobreoferta en el mes de junio”, explica Bjornar Tonhaugen, analista jefe de mercados de petróleo de la consultora Rystad Energy, en una comunicación para clientes.  

Refinería Texas
PHOTO/REUTERS - Refinería de petróleo LyondellBasell en Houston (Texas, Estados Unidos)

La paralización de la economía mundial por la pandemia de la COVID-19 ha desplomado la demanda y ha multiplicado los problemas de almacenamiento del petróleo. Estas circunstancias, además del desacuerdo entre Rusia y Arabia Saudí a principios de abril, han llevado a una volatilidad inédita en el mercado de esta materia prima.  

“En apoyo a los esfuerzos encabezados por el reino de Arabia Saudí para restaurar la estabilidad de los mercados energéticos, Emiratos se compromete a un nuevo recorte a la producción de crudo”, ha indicado en su cuenta de Twitter el ministro emiratí de petróleo, Suhail Al Mazroui. El ministro kuwaití de Petróleo, Jaled al Fadil, ha aplaudido la “coordinación conjunta” con las autoridades saudíes. Al Fadil destacó que Kuwait apoya los esfuerzos de Arabia Saudí para la recuperación de la “estabilidad y equilibrio” de los mercados del petróleo. 

El Gobierno saudí también ha comunicado a Aramco que busque reducir su producción de crudo desde este mismo mes de mayo con el objetivo de hacer un esfuerzo para apoyar la estabilidad de los mercados mundiales de petróleo. “La producción total para junio, incluyendo la caída de la producción, será de 7.492 millones de barriles al día”, ha apuntado un funcionario del Ministerio de Energía en declaraciones a la agencia oficial de noticias saudí (SPA). “El reino aspira, con este nuevo recorte, a alentar a los participantes de la OPEP +, así como a otros países productores, a cumplir con los recortes a los que se han comprometido y a proporcionar recortes voluntarios adicionales”, ha asegurado la fuente del ministerio de energía.  

“Los recortes unilaterales adicionales de Arabia Saudí, Emiratos y Kuwait no son sorprendentes y podrían ser un reflejo de dos cosas: una expectativa de incumplimiento por parte de otros miembros de la OPEP+ (como Irak, etc.) o un reflejo de la continua sobrecarga de la oferta debido al riesgo de una deslucida recuperación de la demanda”, asegura Paola Rodriguez Masiu, analista de mercados del petróleo de la consultora Rystad Energy, en un informe para clientes.