PUBLICIDAD

Iberdrola

Arabia Saudí fija su atención en el sector espacial en el marco del Plan Visión 2030

Bajo la dirección de segundo hijo del Rey, el reino saudí aspira a asentar en su territorio diferentes instalaciones para la fabricación de satélites y micro lanzadores.
Arabia Saudí

PHOTO/SSC  -   El Príncipe Sultán fue el primer astronauta de un país árabe, primer varón de religión musulmana, primer miembro de una familia real y el astronauta más joven en viajar al espacio.

Arabia Saudí pretende diversificar su economía y crear un entorno científico, legislativo y técnico ante las crecientes oportunidades de negocio que ofrece el espacio. La Agencia Espacial Saudí ya es una realidad. Su despegue formal tuvo lugar la semana pasada con la constitución y primera reunión de su Junta Directiva bajo la presidencia del Príncipe Sultán bin Salman bin Abdulaziz Al Saud, que en 1985 y a la edad de 28 años se convirtió en el primer árabe, la primera persona de religión musulmana y el primer miembro de una familia real en viajar al espacio.

En su sesión inaugural celebrada el 24 de febrero pasado, el Príncipe Sultán ‒que hasta ahora es el único astronauta del Reino‒, ha querido dejar claro que la oficialmente denominada Comisión Espacial Saudí o SSC será “el principal paraguas organizador de todo lo relacionado con el sector espacial”.

Arabia Saudí
PHOTO/NASA - Cuarto por la izquierda, el Príncipe Sultán posa junto la tripulación de la misión STS-51-G, que despegó el 17 de junio de 1985 a bordo del transbordador espacial Discovery de la NASA

Ante sus colaboradores más directos, el segundo hijo de SM el Rey Salmán bin Addulaziz Al Saud ‒el monarca reinante‒, el Príncipe Sultán ha querido poner el acento en la necesidad de contar con una entidad nacional fuerte “para regular el sector en el Reino y mejorar sus oportunidades de crecimiento”, a la vez que ha recalcado la importancia del espacio “en los campos económico, científico y estratégico” para ofrecer “un futuro prometedor a los ciudadanos saudíes, impulsar la participación del sector privado y favorecer la integración de las instituciones estatales”.

Al dar luz verde a la SSC y a semejanza de muchos otros países, las autoridades de Riad pretenden dirigir y coordinar sus esfuerzos nacionales más allá de las comunicaciones vía satélite, a la vez que manifiestan su voluntad de convertirse en un actor de importancia global en el marco del espacio ultraterrestre.

Arabia Saudita
PHOTO/NASA - El Programa de Generaciones Espaciales Ajyal dedicado a formar a las nuevas generaciones y convertirlos “en ingenieros y científicos espaciales”, cuenta con un Consejo Asesor integrado por jóvenes y adultos

Su interés se concreta, por ejemplo, en poner a punto sistemas de lanzamiento y de fabricación de satélites de bajo costo, campos propicios para crear un sector industrial y de investigación de alta tecnología que contribuya a los ejes de desarrollo de su Plan Visión 2030. El citado Plan tiene una importancia de primer grado para el futuro del país ya que es la hoja de ruta para reducir la dependencia de Arabia Saudita del petróleo, diversificar su economía y desarrollar sectores de servicios públicos como salud, educación, infraestructura, turismo y entretenimiento.

Conscientes de su enorme potencial económico actual pero también de sus carencias, el Príncipe Sultán propicia la formación de una variada red de alianzas a escala internacional, tanto con agencias espaciales, empresas privadas, universidades y centros de investigación de otros países. A la vez, pretenden atraer inversiones de las grandes corporaciones y las PYME,s saudíes para que accedan al mercado espacial global bien en solitario o en cooperación.

Otro de los aspectos que despierta el máximo interés del Príncipe Sultán es atraer y capacitar a jóvenes saudíes hacía el campo de los estudios en ciencias y tecnología, con la pretensión ultima de formar nuevos astronautas que le sucedan en acceder a la órbita terrestre y más allá.

Para conseguirlo se ha activado el llamado Programa de Generaciones Espaciales o Ajyal, que pretende inspirar a las nuevas generaciones y convertirlos “en ingenieros y científicos espaciales, una vía para lograr que sus sueños se conviertan en realidad” resalta el director general del programa, Ilham Al-Harbi.

Arabia Saudí
PHOTO/Lockheed Martin Space -  El último satélite saudí de comunicaciones es enorme, pesa 6.495 kilos al lanzamiento y fue puesto en órbita el 5 de febrero de 2019
Un veterano astronauta

Una Real Orden del Rey Salman bin Abdulaziz Al Saud fechada el 27 de diciembre de 2018 establece la creación de la Agencia Espacial Saudí y designa a Su Alteza Real el Príncipe Sultán bin Salman bin Abdulaziz Al Saud ‒antes al frente de la Comisión de Turismo y Patrimonio Nacional ‒como presidente de la Junta Directiva con rango de ministro. La medida forma parte de una importante reorganización de las diferentes carteras del gobierno saudí.

Pero han tenido que transcurrir 14 meses hasta que se ha definido la estructura  organizativa de la SSC, ha cambiado su denominación de Agencia por la de Comisión Espacial Saudí y se han nombrado a los restantes 11 miembros de la Junta Directiva, entre los que se encuentra una mujer, Rania Mahmoud Nashar, la máxima responsable ejecutiva del Samba Financial Group, una gran entidad bancaria nacional. 

En su primera sesión de hace una semana, la Junta Directiva de la SSC aprobó la Estrategia Espacial Nacional, un documento del que no se conoce su contenido, pero que ha contado con el asesoramiento de expertos internacionales y que espera la aprobación del Consejo de Ministros.

Arabia Saudí
PHOTO/SSC -  La Junta Directiva de la Comisión Espacial Saudí cuenta con 12 miembros, uno de ellos mujer, bajo la presidencia del segundo hijo del rey

Su redacción, “ambiciosa pero realista”, asegura el Príncipe Sultán bin Salman, ha sido consensuada con representantes del ministerio de Defensa, otras agencias gubernamentales y con la KACST, acrónimo en inglés de Ciudad Rey Abdulaziz de Ciencia y Tecnología, la institución científica gubernamental cuya finalidad es impulsar la investigación científica aplicada y que hasta el momento ha sido el principal motor de las actividades espaciales de la nación.

Desde que fue nombrado para estar al frente de los asuntos espaciales del Reino, el Príncipe Sultán ha centrado sus esfuerzos, encuentros y negociaciones tanto en el aspecto de la formación de los jóvenes saudíes como en el reforzamiento de la cooperación internacional con las instituciones y agencias espaciales de otros países.

El Príncipe Sultán no solo fue el primer astronauta de un país árabe y el primer varón musulmán en viajar al espacio. También fue el ser humano más joven en orbitar la Tierra. Con tan solo 28 años, despegó el 17 de junio de 1985 a bordo del transbordador espacial Discovery de la NASA en calidad de especialista de carga útil, junto con otros 6 astronautas, cinco norteamericanos ‒uno de ellos mujer‒ y otro francés. 

Arabia Saudí
PHOTO/NASA -  A sus 28 años, el Príncipe Sultán bin Salman bin Abdulaziz Al Saud permanecido 7 días en órbita

Los siete astronautas debían cumplir la misión STS-51-G de la NASA, cuya principal razón de ser era colocar en órbita tres satélites de comunicaciones, el mexicano Morelos, el Telstar 3D de la corporación AT&T y el Arabsat-1B, este último propiedad de la Organización Árabe de Comunicaciones por Satélite (Arabsat), en el que Arabia Saudí es el principal accionista. El transbordador Discovery regreso a tierra el 24 de junio con todos sus tripulantes sanos y salvos. El Príncipe Sultán no sólo es un ex astronauta sino también coronel retirado de la Real Fuerza Aérea de Arabia Saudita, con más de 5.000 horas de vuelo en su haber.

Arabia Saudí no es un recién llegado al campo espacial y en reiteradas ocasiones ha puesto de manifiesto su interés por acceder al espacio en sus distintas vertientes. Es miembro de la Comisión sobre la Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos de Naciones Unidas y ha suscrito los cinco tratados y principios de la ONU sobre el espacio ultraterrestre para promover en el país el uso de tecnologías espaciales en diferentes campos.

Arabia Saudí
PHOTO/NASA -  Voló al espacio en calidad de especialista de carga útil para facilitar la puesta en órbita del satélite ArabSat-1B
Cooperar con China, Estados Unidos, Rusia y muchos países más

Riad tiene suscritos o a punto de cerrar un importante número de acuerdos de cooperación internacional relacionados con la exploración y la investigación espacial, la fabricación de satélites de comunicaciones y de observación, infraestructuras terrenas y vectores de lanzamiento con Alemania, Brasil, China, Estados Unidos, Francia, Grecia, Rusia y Ucrania. 

Por ejemplo, participa en la misión espacial lunar china Chang’e-4, que se puso en órbita en mayo de 2018 y donde viajan avanzados sistemas fotográficos desarrollados en Arabia Saudí.

El Príncipe Sultán bin Salman bin Abdulaziz y su equipo han mantenido a lo largo de 2019 numerosas encuentros con altos responsables de las principales potencias espaciales para reforzar sus lazos internacionales todavía más.

En Moscú y Riad han reunido con directivos de las grandes compañías espaciales rusas y sus autoridades, por ejemplo, con el ministro de Industria y Comercio y el director general de la Agencia Espacial Federal de Rusia (Roscosmos), Dimitry Rogozin‒ para intentar definir el contenido de un programa de cooperación entre ambas naciones en los campos de la exploración, la industria y las ciencias espaciales.

Arabia Saudí
PHOTO/Xinhua – Ingenieros saudíes posan ante uno de los satélites puestos en órbita por lanzadores chinos

En los últimos tres meses se han llevado a cabo conversaciones con altas autoridades de Corea del Sur para ver la posibilidad de establecer acuerdos de cooperación en el campo de la fabricación de satélites de observación de alta resolución y sus aplicaciones. También con autoridades políticas de Grecia, para ampliar y fortalecer la cooperación entre los dos países en el campo de los satélites y sus aplicaciones.

La cooperación espacial entre Riad y Atenas se remonta a varios años atrás y se concreta en el satélite de comunicaciones Saudí Geostationary Satellite 1/Hellas Sat 4, un original proyecto bilateral entre la KACST y Hellas Sat, el operador greco-chipriota de comunicaciones vía satélite filial de ArabSat.

Con nada menos que 6.495 kilos de peso al lanzamiento, el satélite greco-saudí fue colocado en el espacio el 5 de febrero de 2019 por un lanzador europeo Ariane 5 con la finalidad de proporcionar servicios de televisión, Internet, telefonía y comunicaciones seguras en las bandas Ka y Ku a los países árabes de Oriente Medio y del Golfo Pérsico, de África del Sur y de Europa. 

En diciembre de 2018, un cohete chino Larga Marcha 2D despegó desde la base espacial de Jiuquan y colocó en el espacio los satélites de observación SaudiSat 5A y SaudiSat 5B de 425 kilos. Sus imágenes de alta resolución son tratadas y analizadas en  el Centro Nacional de Tecnología de la Teledetección, un organismo dependiente de la KACST y se utilizan para los ámbitos de la seguridad, defensa y aplicaciones civiles.

El reino saudí ha puesto en órbita más de una veintena de ingenios de comunicaciones, observación y tecnológicos, ya se trate de satélites propios o a través de operadores de plataformas de comunicaciones de los que es accionista principal.