Arabia Saudí intercepta un misil hutí que se dirigía a La Meca

 -  

Henar Hernández

Pie de foto: Sistema antimisiles, tierra-aire de largo alcance fabricado por la compañía estadounidense Raytheon. Sebastian Apel/U.S. Department of Defense, via AP

El sistema Patriot de defensa aérea saudí ha interceptado este lunes en la ciudad de Taif, al suroeste de Arabia Saudí, dos misiles balísticos hutíes lanzados desde Yemen que tenían como objetivo La Meca, el lugar más sagrado para los musulmanes, y la urbe de Jeddah, según ha publicado Al Arabiya. De acuerdo con la información proporcionada por este medio, el sistema de defensa saudí logró destruir ambos misiles. En esta línea, el periodista y activista Heshmat Alavi ha publicado en su cuenta de Twitter un vídeo del momento en el que el sistema antimisiles tierra-aire se activa para derribar al proyectil. El Gobierno de Yemen, apoyado por la coalición internacional liderada por Arabia Saudí, ha condenado el ataque y lo ha calificado de “acto terrorista”.

Cabe recordar que este lunes, una fuente militar del movimiento hutí declaró a la agencia de noticias afín Saba, que el ataque con drones llevado a cabo el pasado 14 de mayo sobre dos instalaciones de bombeo de petróleo en territorio saudí era “la inauguración de las operaciones militares que vienen” contra “300 objetivos vitales y militares” radicados tanto en Arabia Saudí como en Emiratos Árabes Unidos (EAU). 

Del mismo modo, ya a mediados de marzo, el portavoz de la milicia hutí, Yahya Saree, advirtió de que sus “objetivos legítimos” se extendían a la capital de Arabia Saudí, Riad, y al emirato de Abu Dhabi en EAU, según recogió la cadena de las milicias Al-Masirah. Los rebeldes han situado su foco de actuación sobre estas dos monarquías del Golfo por el papel que estas desempeñan en la guerra de Yemen, ya que lideran la coalición internacional que apoya al Gobierno yemení y que combate sobre el terreno a la rebelión hutí desde 2014.

En respuesta, el ministro de Exteriores saudí, Adel al-Yubeir, declaró que Arabia Saudí no permitirá a Teherán “llevar a cabo actos hostiles contra el reino”, pero que “si la otra parte escoge la guerra”, “el reino responderá con toda la fuerza y firmeza” que sea necesaria.

En octubre de 2016, un misil hutí lanzado desde Yemen impactó a 65 kilómetros de distancia de La Meca, aunque no se produjeron daños. Del mismo modo, en julio de 2017, la coalición internacional liderada por Arabia Saudí derribó un proyectil en la provincia de Taif que se dirigía a la ciudad sagrada del islam. Los hutíes alegaron, en aquel momento, que el objetivo final del misil era la base aérea saudí King Fahd, ubicada también en Taif, y no La Meca.

La escalada de tensiones en Oriente Medio, con los últimos acontecimientos que perfilan a Irak como el campo de batalla entre Irán – vinculado a los hutíes – y Estados Unidos, han provocado reacciones en los vecinos regionales. La semana pasada, el Ministerio de Exteriores de Bahréin publicó un comunicado en el que instaba a sus ciudadanos a abandonar “inmediatamente” Irán e Irak, así como la recomendación de no viajar a ambos países “debido a la inestable situación en la región y a los graves acontecimientos y amenazas que ponen en peligro la seguridad y estabilidad”, como recogió la agencia estatal de noticias BNA.