Arabia Saudí invertirá en Corea del Sur más de 6.000 millones de dólares

 -  

Henar Hernández

Pie de foto: El presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in (derecha), saluda al príncipe heredero saudí Mohammed bin Salman durante una reunión en la Casa Azul presidencial, el miércoles 26 de junio de 2019. CHUNG SUNG-JUN/POOL via AP 

La compañía petrolera estatal de Arabia Saudí, Saudi Aramco, continúa avanzando con su estrategia global para posicionarse en el mercado mundial de petroquímicos. Así, ha inaugurado el nuevo Complejo de Mejoramiento de Residuos de la refinería surcoreana S-Oil, propiedad de Saudi Aramco, y el Complejo de Olefinas Downstream, ambos localizados en Ulsan, a unos 400 kilómetros de la capital surcoreana, Seúl.

Con estos eventos, se pone de manifiesto la relación inversora de Arabia Saudí en Corea del Sur, una actividad que lleva ejerciendo desde 1991 y que ha tomado un nuevo impulso con la apertura de estas instalaciones, las cuales cuentan con las últimas tecnologías en refinería, lo que ha permitido elevar la capacidad productora petroquímica de S-Oil de un 8% a un 13%. Este incremento supone que la compañía surcoreana alcanzó, en 2018, una producción de 700 millones de barriles por día (mb/d). Aramco se configura con un importante accionista de la compañía surcoreana, que es, a su vez, la tercera refinería más grande en Corea del Sur.

En el acto de inauguración de las dos nuevas instalaciones han estado presente, por parte saudí, el príncipe heredero, Mohammed bin Salman Al-Saud, y el ministro de Energía, Industria y Recursos Minerales, Khalid Abdulaziz Al Falih; y por parte surcoreana, el presidente, Moon Jae-in, y el ministro de Industria y Energía, Sung Yunmo. El CEO de Saudi Aramco, Amin H. Nasser, ha declarado en el transcurso del acto que “Estas dos nuevas instalaciones suministrarán productos de alto valor a las principales industrias coreanas, cuyas marcas globales forman parte de nuestra vida cotidiana y se encuentran entre las mejores tecnologías, innovación, creatividad y calidad del mundo”. 

Pie de foto: El príncipe heredero de Arabia Saudita Mohammad bin Salman, en el centro, estrecha la mano del presidente surcoreano Moon Jae-in durante una ceremonia que marca la finalización de las instalaciones petroleras de S-Oil Corp. el miércoles 26 de junio de 2019. HAN SANG-KYUN/YONHAP via AP

En el marco de dicho acontecimiento, también se ha anunciado la firma de un Memorándum de Entendimiento entre las dos compañías para colaborar en un nuevo proyecto de Steam Cracker (con las materias primas petroquímicas, se utilizan tecnologías para la producción de monómeros a través de procesos convencionales) y Olefinas (un tipo de hidrocarburos entre los que destaca el etileno), valorado en 6.000 millones de dólares.

Estas nuevas operaciones de Saudi Aramco, reflejan la intención de la petrolera saudí de “aumentar su huella global de petroquímicos en la próxima década, incluyendo el despliegue de la tecnología térmica desde los productos de crudo a los productos químicos, lo que supone un cambio en el enfoque de S-Oil, con el fin de posicionar mejor a la empresa en el futuro mercado de la energía”.

Todos estos acontecimientos se enmarcan en la cumbre bilateral celebrada este miércoles en Seúl entre el presidente surcoreano, Moon Jae-in, y el príncipe heredero saudí, Mohammed bin Salman. Sobre la mesa, los dos mandatarios abordaron la cuestión energética, ya que Arabia Saudí se constituye como el principal suministrador de crudo para Corea del Sur, así como el mayor socio comercial del país asiático en la región de Oriente Medio y como el mayor inversor de dicha región en Corea del Sur. La importancia de este encuentro radica en que se configura como la primera visita que realiza Salman al país asiático, siendo, además, el primer viaje oficial que realiza una autoridad saudí en 21 años.

Asimismo, cabe destacar que, en las reuniones mantenidas entre ambas naciones, participaron altos ejecutivos de las cuatro grandes empresas surcoreanas, el vicepresidente de Samsung Electronics, Lee Jae-yong; el vicepresidente de Hyundai Motor; Chung Eui-sun; el presidente del Grupo SK, Chey Tae-won; y el presidente de LG, Koo Kwang-mo. A raíz de estos encuentros, Saudi Aramco ha firmado 12 acuerdos comerciales y estratégicos con las empresas surcoreanas, por valor de varios billones de dólares. Entre ellos, destaca, por un lado, el acuerdo logrado con Hyundai Motor, para la expansión del uso del hidrógeno como fuente de energía alternativa y sostenible en los mercados tanto de Arabia Saudí como de Corea del Sur. Por otro lado, la petrolera estatal saudí ha suscrito un pacto con Hyundai Heavy Industries (HHI) y la compañía industrial de Arabia Saudí Dussur, para la instalación en territorio saudí de industria relacionada con la fabricación y postventa de motores. También se han ratificado entendimientos en materia de construcción naval y transportes.

Pie de foto: El príncipe heredero de Arabia Saudita Mohammed bin Salman, está de visita en Corea del Sur durante dos días - la primera vez por un heredero al trono de Arabia Saudita desde 1998. CHUNG SUNG-JUN/POOL via AP 

La tensión en el golfo Pérsico

Mientras, y tras los últimos acontecimientos que han contribuido a recrudecer las tensiones en el golfo Pérsico entre Estados Unidos e Irán, como el ataque y sabotaje a cuatro petroleros el pasado 12 de mayoy a otros dos el pasado 13 de junio, el mercado de la energía se ha visto azotado por la inestabilidad. Las fluctuaciones en el precio del petróleoprimero a la bajay durante la semana pasada registrando fuertes subidas, de más del 5% en el barril de Brent, marcan la agenda económica de los Gobiernos y de la Organización de los Países Exportadores de Petróleo (OPEP), que finalmente se reunirá el 1 y 2 de julio en Viena para determinar si se limita o no la producción de crudo. El foto de la OPEP, que se iba a celebrar en un principio entre el 25 y 26 de junio, ha sido aplazado con motivo de la reunión que mantendrán el presidente estadounidense Donald Trump y su homólogo chino, Xi Jinping, en el marco del G-20 de Osaka, pues se espera que ambos dirigentes suavicen la guerra comercial, recuperando, así, la estabilidad.

Pie de foto: Pancartas que muestran un retrato del príncipe heredero de Arabia Saudita Mohammed bin Salman se ven en la pared del edificio del cuartel general de S-Oil en Seúl el 26 de junio de 2019. AFP/JUNG YEON-JE 

Con estos acontecimientos confluyendo en el tablero mundial, el CEO de Saudi Aramco, Amin H. Nasser, ha asegurado que la compañía saudí “puede satisfacer las necesidades de petróleo de los clientes que utilizan su capacidad de reserva a pesar de los preocupantes desarrollos en el golfo Pérsico”. Del mismo modo, ha confirmado que no incrementarán su producción de crudo, cuyo máximo, que actualmente no se alcanza, se sitúa en los 12 mb/d.