Arabia Saudí lanza un programa de impulso al sector privado por valor de 1.300 millones de dólares

El Reino busca acometer una transición en su modelo económico que le permita reducir la dependencia del petróleo
Atalayar_Mohammed bin Salman

PHOTO/REUTERS  -   El príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohammed bin Salman

El príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed bin Salman, ha anunciado este martes el lanzamiento de un nuevo proyecto económico denominado ‘Shareek’. La petrolera estatal Saudi Aramco y la petroquímica SABIC liderarán las inversiones por valor de 1.300 millones de dólares. El Gobierno saudí pretende potenciar sus vínculos con el sector privado e impulsar su economía, aún dependiente del petróleo.

El proyecto comprende ayudas en la inversión de 5.000 millones de riales desde este momento hasta el año 2030 para las empresas del sector privado, así como con 3.000 millones de riales del fondo soberano del país, el Fondo de Inversión Pública (PIF), y 4.000 millones de riales, la mitad de los cuales serían de inversión extranjera, dentro del marco de una nueva campaña estatal para la diversificación económica. El importe total ascendería a 27.000 millones de riales con el gasto público y el consumo interno.

Mohamed bin Salman, acompañado por varios ministros, altos empresarios y directores de grandes empresas saudíes, subrayó durante la reunión la prioridad estratégica de mantener un sector privado robusto que permita “el crecimiento continuo, el desarrollo y el éxito de la prosperidad económica de la nación”. MBS espera que el sector privado ejerza un papel clave de cara al proyecto Visión 2030. 

“La construcción de un sector privado vibrante y próspero es una de las prioridades nacionales del Reino y por eso inauguramos hoy una nueva y más potente era en términos de cooperación y asociación entre el Gobierno y el sector privado. El programa ‘Shareek’ reforzará la asociación con el sector privado y tiene como objetivo apoyar a las empresas locales y permitirles desbloquear nuevas inversiones locales valoradas en 5.000 millones de riales hasta finales de 2030”, anunció MBS. 

Atalayar_Arabia saudi 2030
REUTERS/MAXIM  SHEMETOV - Una vista muestra tanques de petróleo de marca en las instalaciones petroleras de Saudi Aramco en Abqaiq

“El programa ‘Shareek’ impulsará al sector privado a la creación de cientos de miles de nuevos puestos de trabajo y fomentará la contribución del sector privado al PIB hasta un 65% para el final de la década, como parte de los objetivos de Visión 2030”, indicó Bin Salman. Dentro de los planes también se encuentra el de ascender en la escala global de las mayores economías del mundo. Arabia Saudí pretende escalar tres puestos y ocupar la 15ª posición. 

Las compañías estatales Saudi Aramco y SABIC representarían el 60% de la inversión de 5.000 millones de riales. El príncipe heredero, que ostenta el poder de facto en Arabia Saudí, afirmó que el Gobierno ha solicitado a las empresas más importantes que forman parte del programa que reduzcan sus dividendos para aumentar el gasto de capital, lo que conduciría al crecimiento de la propia compañía. “A cambio, el gobierno saudí les ayudará con regulaciones, más subsidios y otros incentivos”. 

Bin Salman aseguró que los dividendos para quienes posean acciones de Aramco se mantendrán estables. “Se lo prometimos y lo mantendremos”. El Gobierno saudí sigue siendo propietario del 98% de la firma. Además, este programa voluntario tiene criterios de selección definidos, es decir, las empresas que reúnan los requisitos para participar colaborarán estrechamente con los ministerios competentes para crear planes de inversión a medida. Cada proyecto será supervisado para garantizar que proporciona beneficios en la contribución al PIB y la creación de empleo.

El plan ‘Shareek’ operará con la aprobación de la Organización Mundial del Comercio (OMC) y de acuerdo con otras regulaciones y políticas nacionales e internacionales relevantes, según han destacado las autoridades saudíes, y se espera que los primeros Memorandos de Entendimiento entre las grandes empresas y ‘Shareek’ sean rubricados a partir del próximo mes de junio.

La diversificación económica, el objetivo del Reino

Mohamed Bin Salman, quien ocupa además la Presidencia del Consejo de Asuntos Económicos y de Desarrollo, ha tratado de impulsar un ambicioso plan económico que permita a Arabia Saudí reducir al mínimo su dependencia del ‘oro negro’. Sin embargo, los múltiples programas de diversificación no han sido suficientes para revertir la dinámica, y la crisis de la COVID-19, con la correspondiente bajada de los precios del petróleo, ha ahondado en la necesidad del Reino de acometer la gran transición.

Atalayar_Arabia saudi 2030
PHOTO/REUTERS - El programa ‘Shareek’ reforzará la asociación con el sector privado y tiene como objetivo apoyar a las empresas locales y permitirles desbloquear nuevas inversiones locales valoradas en 5.000 millones de riales hasta finales de 2030”, anunció MBS

La economía saudí sigue siendo dependiente. El Reino alberga el 17% de las reservas mundiales y, según datos de la OPEP, el sector del petróleo y el gas representa aproximadamente el 50% del PIB saudí y aproximadamente el 70% de los ingresos en materia de exportaciones. Además, sus ventas de crudo cayeron a un mínimo histórico de 4,98 millones de barriles por día en 2020, lo que encendió todas las alarmas. 

Este proyecto comenzó con la salida a bolsa de la petrolera estatal Saudi Aramco, después con las oportunidades de inversión en el Reino por valor de 6.000 millones de dólares durante la próxima década, más tarde con el lanzamiento de un centro de datos en la nube de la mano de Google Cloud y con el desarrollo de Coral Bloom, otro megaproyecto turístico en el mar Rojo, e incluso con una ciudad futurista en el desierto.

Esta batería de medias integra el objetivo final marcado por el Gobierno. En el horizonte queda el plan de Visión 2030, el as debajo de la manga para cumplir las aspiraciones saudíes. Esto es, un proyecto económico para encontrar nuevas vías rentables que puedan sustituir o, como mínimo, respaldar a los ingresos del petróleo.