Arabia Saudí ofrece oportunidades de inversión de 6 billones de dólares durante la próxima década

La oferta entra dentro del programa de reforma Visión 2030 dirigido por Mohamed bin Salman 
El príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed bin Salman 

PHOTO/BANDAR ALGALOUD/Cortesía de la Corte Real de Arabia SaudÍ  -   El príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed bin Salman 

El príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed bin Salman, ha anunciado un nuevo proyecto económico estatal en el que Arabia Saudí ofrece oportunidades de inversión de cara a la próxima década. Las declaraciones, pronunciadas este miércoles en el Foro Económico Mundial, han sido recogidas por la agencia de noticias saudí. 

Conocido en Occidente como MBS, el príncipe heredero detalló en el encuentro virtual las principales oportunidades de inversión en el país. En los próximos diez años ascenderán hasta los 6 billones de dólares, mientras que la mitad de la inversión será destinada en “nuevos proyectos” como parte del programa de reforma Visión 2030. 

Las oportunidades forman parte del programa económico dirigido por Bin Salman, cuyo objetivo es la creación de “nuevos sectores de crecimiento prometedores”. Es decir, acabar con la dependencia saudí del petróleo y transformar al reino en una potencia inversora global con una economía diversificada. 

El proyecto se convirtió en crucial tras la bajada del precio del petróleo a causa de la COVID-19. Las arcas saudíes se vieron golpeadas por la crisis económica y las autoridades se han visto obligadas a acometer planes para paliar las pérdidas.

La intención de Arabia Saudí es ser un país líder en energía renovable y pionero en la cuarta revolución industrial, así como en turismo, transporte, entretenimiento y deportes. Todo ello en relación con sus activos y ganancias, añadió el propio Bin Salman en su intervención.  

El Fondo de Inversión Pública (PIF) y el sector privado saudí financiarán el 85% del programa económico. El porcentaje restante dependerá de “la estimulación del capital extranjero de los países del Golfo y de todos los países del mundo”, según el príncipe heredero.  

El PIF es un fondo soberano, dirigido por el propio Bin Salman, que gestiona un patrimonio aproximado de unos 360.000 millones de dólares y cuenta con más de 1.000 empleados. En los últimos meses ha comprado, además, acciones en empresas europeas y norteamericanas.  

Este fondo es el principal inversor en una serie de megaproyectos impulsados por el Reino. El último plan es la creación The Line, una ciudad inteligente de 170 km y compuesta por comunidades futuristas hiperconectadas, sin autos ni caminos y construida alrededor de la naturaleza dentro de la zona comercial de NEOM. 

Según las autoridades saudíes, este proyecto es la piedra angular de Visión 2030 y un motor económico para el país. NEOM tiene como objetivo albergar a 1 millón de personas, contribuir con 380.000 puestos de trabajo y generar 48.000 millones de dólares al PIB nacional para 2030. El plan será un impulso más para conseguir la ansiada diversificación económica. 

Dentro de la ciudad inteligente se construirá la zona económica de alta tecnología denominada NEOM, planificada para un área como Bruselas. También contará con un parque de entretenimiento en las afueras de Riad llamado Qiddiya, cuya extensión supera a Disney World, y un complejo turístico de lujo frente a la costa del mar Rojo, que abarcará un total de 50 islas. 

El proyecto de NEOM fue anunciado por el propio Mohamed bin Salman en 2017. No obstante, desde aquel primer anuncio ha habido poca novedad al respecto. Hasta esta misma semana, cuando el príncipe heredero dio a conocer sus planes.  

La construcción de la ciudad inteligente de The Line comenzará en el primer trimestre de 2021 con unos costes de infraestructura cercanos a los 200.000 millones de dólares, según el anuncio de las autoridades saudíes.  

Arabia Saudí, el principal exportador de petróleo del mundo, no puede asumir en términos económicos la totalidad del coste del proyecto. Menos aún tras la caída de los precios del petróleo. Por esta razón, se espera que la Casa de Saúd pida préstamos por valor de decenas de miles de millones de dólares este año para llenar las arcas estatales y aumentar, así, la liquidez del PIF.