Arabia Saudí recurre al comercio electrónico durante el brote de coronavirus

La amenaza que representa el virus ha provocado un cambio significativo en el estilo de vida y en los hábitos de consumo, y el comercio electrónico está experimentando un rápido crecimiento
La calle del rey Fahad desierta en Riad con un cartel publicitario en el que las autoridades piden a los ciudadanos que se queden en casa

AFP/ FAYEZ NURELDINE  -   La calle del rey Fahad desierta en Riad con un cartel publicitario en el que las autoridades piden a los ciudadanos que se queden en casa

Las restricciones a la circulación y el comercio como consecuencia de la pandemia de COVID-19 han dado lugar a un importante cambio en el comportamiento de los consumidores en Arabia Saudí, ya que la población local recurre cada vez más a los canales digitales

En todo el mundo, los casos de coronavirus han aumentado a más de un millón y se han atribuido más de 50.000 al virus, en datos del 3 de abril. Sin embargo, en Arabia Saudí se han registrado relativamente pocas infecciones, con 1885 casos y 21 muertes hasta la fecha. El Reino registró su primer caso de COVID-19 el 2 de marzo, y la primera muerte relacionada con el virus -un afgano de 51 años residente en el país- el 23 de marzo. 

La primera muerte coincidió con la introducción de un toque de queda nacional de 21 días, también anunciado el 23 de marzo, que prohíbe a las personas salir de sus casas entre las 19:00 y las 6:00 horas. A esto le siguió dos días después un endurecimiento de las medidas destinadas a detener la propagación del virus. El Gobierno anunció el cierre de la capital, Riad, y de las ciudades sagradas de la Meca y Medina. También extendió el toque de queda en los tres lugares, adelantando la hora de inicio a las 15:00, mientras que prohibió el movimiento entre todas las provincias del Reino. En cuanto a los movimientos internacionales, todos los vuelos internacionales se suspendieron el 15 de marzo por un período de dos semanas, período que luego se amplió hasta nuevo aviso. 

Importante impulso al comercio electrónico 

A pesar de las repercusiones médicas comparativamente limitadas en el Reino, la amenaza que representa el virus -junto con los esfuerzos por mantener el distanciamiento social- ha dado lugar a un cambio significativo en el estilo de vida y los hábitos de los consumidores, y el comercio electrónico ha experimentado un rápido crecimiento. 

A fines de marzo, el minorista local en línea BinDawood Holding dijo a los medios de comunicación locales que, desde la escalada de la crisis de COVID-19, sus ventas promedio en 10 días habían aumentado en un 200%, mientras que el valor promedio de sus pedidos se elevó en un 50% y las descargas de aplicaciones en un 400%. La empresa tiene dos plataformas de comercio electrónico -BinDawood y Danubio- que están conectadas a sus respectivas cadenas de supermercados e hipermercados, lo que permite a los clientes comprar comestibles y otros bienes on-line. 

Si bien las repercusiones económicas del virus han hecho que muchas empresas cierren y que millones de personas pierdan sus empleos en todo el mundo, los funcionarios de BinDawood aseguran que el rápido crecimiento de la actividad ha ayudado a la empresa a contrarrestar estas tendencias. Las 72 tiendas de la compañía siguen abiertas, incluyendo la más reciente tienda del Danubio, que abrió la semana pasada en el distrito Al Andalus de Riad. La compañía también ha contratado más empacadores y conductores para mantener la demanda de entregas en línea. 

La Meca vacía
PHOTO/AFP - La Meca, ciudad santa en Arabia Saudí, vacía a principios de abril

En otros lugares, Nana, otra empresa saudí de distribución de comestibles, también se ha beneficiado del reciente giro hacia las compras en línea, recaudando 18 millones de dólares en una ronda de financiación de la serie B a finales de marzo para ampliar las operaciones en todo Oriente Medio, con inversores que incluyen fondos de capital de riesgo como Saudi Technology Ventures y Middle East Venture Partners. Esto sigue a una ronda de financiación de la serie A que recaudó 6 millones de dólares el año pasado. 

La empresa ha triplicado su capacidad tras el aumento de la demanda asociado al brote de COVID-19. Se espera que esto continúe a la luz de la decisión del Gobierno saudí de imponer toques de queda más estrictos en las principales ciudades. De cara al futuro, es posible que los minoristas tengan que adaptar sus cadenas de suministro en respuesta a los cambios en la dinámica del mercado. “La integración vertical es una estrategia de desarrollo fundamental, especialmente teniendo en cuenta el reciente aumento de la demanda de comercio electrónico y de entrega de alimentos frescos, que la oferta de Arabia Saudita difícilmente puede satisfacer”, explicó a OBG Seifallah Sharbatly, director general de Sharbalty Fruit.    

Objetivos de crecimiento del sector 

El surgimiento del comercio minorista online, aunque en tiempos de crisis, se ajusta a algunos de los objetivos de las estrategias generales de Arabia Saudí. Como parte del Programa de Desarrollo del Sector Financiero -que a su vez forma parte de Vision 2030, el plan de desarrollo a largo plazo del Reino- el Gobierno espera aumentar la proporción de pagos online hasta el 70% para 2030, frente al objetivo del 28% para 2020. 

Para ayudar a incentivar este crecimiento y asegurar la sostenibilidad a largo plazo del segmento, el Gobierno también ha tratado de mejorar el marco reglamentario. En octubre del año pasado el gobierno implementó la Ley de Comercio Electrónico, diseñada para regular los pagos digitales y mejorar la transparencia, mientras que el 31 de enero el entonces Ministerio de Comercio e Inversión -ahora llamado Ministerio de Comercio- adoptó el Reglamento de Aplicación de la Ley de Comercio Electrónico, añadiendo una mayor supervisión en áreas como la protección de datos personales, los derechos del consumidor y las obligaciones de divulgación. 

Impacto económico más amplio 

Además del comercio electrónico, la pandemia de COVID-19 ha tenido importantes repercusiones en otros sectores de la economía saudita. Sobre todo, el brote del virus ha provocado una importante caída de la demanda mundial de petróleo, lo que ha contribuido a que el precio baje de los máximos anuales de poco menos de 69 dólares por barril el 6 de enero, a 26,82 dólares a finales de marzo. 

Dado que el petróleo era responsable de un estimado del 63% de los ingresos nacionales, según las proyecciones del FMI, la fuerte caída de los precios va a ejercer una presión significativa en los presupuestos gubernamentales. “El impacto del Covid-19 - y la más reciente caída de los precios del petróleo - en el comercio exterior afectará a la balanza de pagos saudí este año y más allá. La magnitud de este impacto dependerá en gran medida de los precios del petróleo de exportación saudí”, aseveró Hans-Peter Huber, director de inversiones del banco de inversiones Riyad Capital, a OBG. 

“Por otra parte, como existen importantes restricciones de viaje en todo el mundo, el virus afectará tanto al turismo entrante como al saliente, por lo que el impacto neto directo del COVID-19 en la balanza comercial debería ser relativamente pequeño. Además, la disminución de los precios del petróleo y el bloqueo relacionado con el virus deberían dar lugar a un menor crecimiento interno, lo que a su vez tiene un efecto amortiguador en la demanda de importaciones”, añadió. Además, la Economist Intelligence Unit ha pronosticado que la economía saudí se contraerá en un 5% este año, por debajo de las predicciones iniciales de un crecimiento del 1%.