Arabia Saudí ultima la compra del Newcastle

La operación significaría la transformación del conjunto blanquinegro en el más rico de la Premier League
El príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed bin Salman

PHOTO/MANDEL NGAN vía REUTERS  -   El príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed bin Salman

El Reino está cerca de completar la adquisición del equipo del Newcastle FC, uno de los históricos del fútbol británico, con el objetivo de convertirlo en el club británico más potente, por encima incluso del todopoderoso Manchester City propiedad de la familia Zayed al-Nahyan de Emiratos Árabes Unidos. Detrás de la operación relativa a ‘las urracas’ está Mohamed bin Salman bin Abdulaziz al-Saud, príncipe heredero saudí, y el Fondo de Inversión Pública (FIP) de Arabia Saudí, con una inversión de casi 350 millones de euros. 

Se espera que en el mes de mayo se materialice definitivamente el proceso de compra del conjunto inglés por parte del fondo estatal árabe, tras los contactos desarrollados en las últimas fechas; en lo que significaría un hecho importantísimo dentro del fútbol de las islas, ya que el Newcastle pasaría a ser con casi total probabilidad el club más poderoso del balompié británico y eso atraería a jugadores relevantes del panorama internacional y a auténticos referentes de los banquillos, quienes verían con bueno ojos aterrizar en Saint James’ Park para formar parte de un nuevo proyecto ambicioso que buscaría pelear por los títulos más importantes. 

Aunque el Fondo de Inversión Pública del reino saudí no sería el único propietario; se haría con el 80% del paquete accionarial del club y el resto quedaría en manos de un fondo de inversión de Dubái controlado por la multimillonaria británica Amanda Staveley, con el 10%, y de los hermanos David y Simon Reuben, con el otro 10%, personajes que venían estando interesados en hacerse con una escuadra para desarrollar un proyecto interesante dentro del mundo del fútbol. 

Tras completar la transacción, Yasir al-Rumayyan, dirigente del FIP, sería el principal candidato para comandar la institución, según el diario Evening Chronicle. Al-Rumayyan estaría acompañado en la junta directiva por Amanda Staveley, que, a su vez, también ayudó en el pasado a negociar la compra del Manchester City por parte del jeque Mansour bin Zayed al-Nahyan, miembro de la familia gobernante del emirato de Abu Dhabi. 

El actual propietario del Newcastle y próximo vendedor es Mike Ashley, director ejecutivo de la compañía Sports Direct, empresa dedicada al comercio de productos relacionados con el deporte, la más grande de Reino Unido dentro de este sector al contar con una red de 800 establecimientos. Una posición como empresario de éxito que le posibilitó llegar a convertirse en presidente del Newcastle en 2007 con la intención de reverdecer viejos laureles de un club mítico del fútbol inglés que atraviesa por una situación de sequía de títulos, muy lejos ya de épocas pasadas en las que ganaba torneos ante otros clásicos como el Liverpool FC o el Manchester United FC.

Un equipo el de ‘las urracas’ que tiene una gran historia y una gran popularidad gracias al gran número de seguidores que posee; unos aficionados que esperan como ‘agua de mayo’ (nunca mejor dicho) la inyección económica árabe para poder volver a competir de tú a tú con los mejores y disputar competiciones hasta el final. Hay que recordar que el Newcastle tiene cuatro títulos de Liga (actualmente conocida como Premier League), aunque el último entorchado data de la temporada 1926-1927 (habiendo sido subcampeón en los cursos 1995-1996 y 1996-1997); y cuatro campeonatos de Copa, el último conquistado en la temporada 1954-1955.

El conjunto del norte de Inglaterra llegó a descender de categoría recientemente y volvió a la élite nuevamente en 2017, siempre de la mano en los últimos tiempos de Mike Ashley, quien intentó devolver al Newcastle al grupo de los más grandes sin éxito (acumuló dos descensos a la Segunda División, conocida como Championship) y que ahora cede el testigo a los propietarios saudíes para reconducir la dirección institucional y deportiva de la entidad e incluirla en la élite del fútbol. Justo después de que el reino saudí también hubiese intentado el año pasado la compra de otro club como el Manchester United.