Arabia Saudí y Emiratos refuerzan su presencia en el mercado de las comunicaciones seguras vía satélite de la mano de Airbus

Los operadores Arabsat y Yahsat van a aumentar su cobertura, velocidad y servicios comerciales y gubernamentales en Oriente Medio, África del norte, Asia central e incluso América del Sur
El presidente ejecutivo de Yahsat, Masood Sharif Mahmood (izquierda), culminó el 27 de agosto la compra del Thuraya 4-NGS, satélite que gestionará Ali al-Hashemi (derecha), al frente del operador emiratí Thuraya

PHOTO/Vía Satellite  -   El presidente ejecutivo de Yahsat, Masood Sharif Mahmood (izquierda), culminó el 27 de agosto la compra del Thuraya 4-NGS, satélite que gestionará Ali al-Hashemi (derecha), al frente del operador emiratí Thuraya

Los dos principales operadores de comunicaciones vía satélite de la península arábiga y del mundo árabe, la compañía emiratí Al Yah Satellite Communications Company ‒más conocida por Yahsat‒, y la organización Arabsat liderada por Arabia Saudí, han seleccionado a la corporación industrial europea Airbus para construir los primeros ejemplares de sus futuros sistemas satelitales.

El rey Salman bin Abdulaziz de Arabia Saudí y el vicepresidente y primer ministro de Emiratos y emir de Dubái, Mohammed bin Rashid al-Maktoum, han coincidido cada uno por su lado en dar luz verde a que Arabsat y Yahsat hayan contratado con Airbus Defence and Space los nuevos satélites BADR-8 (Arabsat) y Thuraya 4-NGS (Yahsat) con los que impulsar la expansión de las dos empresas a escala regional y mundial. La decisión se produce en un momento en el que ambos países quieren poner de manifiesto que quieren incrementar su presencia e influencia en todo el mundo.

Los presidentes ejecutivos de Yahsat y Arabsat, Masood Sharif Mahmood y Khalid Balkheyour respectivamente, han aceptado y firmado por vía telemática hace escasos días la oferta presentada por el director de Airbus Space Systems, Jean-Marc Nasr. Basada en la nueva plataforma Eurostar Neo de la entidad europea, dará vida a los primeros satélites con los que los dos operadores árabes van a potenciar su oferta de servicios y la cobertura de sus señales sobre los países de Oriente Medio, norte de África y Asia central.

El saudí BADR-8 de Arabsat presenta una apariencia externa muy diferente a la del emiratí Thuraya 4-NGS, pero ambos están basados en la plataforma Eurostar Neo de Airbus
PHOTO/Airbus DS - El saudí BADR-8 de Arabsat presenta una apariencia externa muy diferente a la del emiratí Thuraya 4-NGS, pero ambos están basados en la plataforma Eurostar Neo de Airbus

En las tres regiones citadas, Yahsat y Arabsat tienen una importante implantación a nivel de clientes empresariales y gubernamentales. Pero también América del Sur y África son objetivos. Masood Sharif Mahmood y su equivalente de la sociedad norteamericana Hughes Network Systems, Pradman Kaul, crearon en 2018 y 2019 un par de empresas mixtas dedicadas a proporcionar telefonía móvil, datos e internet a través de puntos de acceso Wi-Fi comunitarios a particulares y empresas de Brasil y del continente negro.

Con su cuartel general en Abu Dhabi ‒la capital de Emiratos‒ y propiedad del grupo inversor gubernamental Mubadala Investment, Yahsat es el proveedor oficial de servicios de voz, datos, televisión, internet y comunicaciones seguras de los ministerios e instituciones oficiales del Gobierno de Emiratos ‒Sanidad, Gestión de Recursos Hidrológicos y Energéticos, entre otros muchos‒ y de sus Fuerzas Armadas.

Los máximos ejecutivos de Hughes y Yahsat, Pradman Kaul (izquierda) y Masood Sharif Mahmood han formalizado dos alianzas para ofrecer internet vía satélite en Brasil y en el continente africano
PHOTO/Hughes-Yahsat - Los máximos ejecutivos de Hughes y Yahsat, Pradman Kaul (izquierda) y Masood Sharif Mahmood han formalizado dos alianzas para ofrecer internet vía satélite en Brasil y en el continente africano.
Con un equipo para impedir interferencias

Precisamente el campo militar de las conexiones encriptadas y seguras es uno de los sectores de crecimiento que contemplan Yahsat y Arabsat y el motivo por el que los dos satélites encargados a Airbus contarán a bordo con un equipo para evitar interferencias y un sistema de procesamiento para modificar a voluntad la orientación de sus señales.

Aunque el Thuraya 4-NGS y el BADR-8 tienen una diferente apariencia externa, los dos incluyen un sistema de propulsión totalmente eléctrico, lo que les permitirá permanecer en órbita más de 15 años, que es el promedio de vida actual de un satélite de comunicaciones. Todos estos equipamientos y algunos más son los que figuran en los satélites españoles Spainsat NG que Airbus fabrica para el operador español Hisdesat.

Al igual que los españoles Spainsat NG, los satélites emiratí y saudí serán ensamblados y probados en Toulouse (Francia), pero en su construcción participarán los distintos centros productivos de Airbus Space Systems en Alemania, Bélgica, Francia, Reino Unido y España, que aportarán sus distintas partes y equipamientos una vez que en las próximas semanas se efectúe el reparto de cargas de trabajo. Las sedes españolas se encuentran en Barajas y Tres Cantos (Madrid) y son centros de excelencia en el diseño, desarrollo y fabricación de estructuras, antenas planas y parabólicas, control térmico y equipos electrónicos. 

La firma del contrato por el BADR-8 entre Jean-Marc Nasr (Airbus Space Systems) y Khalid Balkheyour (Arabsat) se efectúo por vía telemática, al igual que con Masood Sharif Mahmood (Yahsat) por el Thuraya 4-NGS
PHOTO/Arabsat - La firma del contrato por el BADR-8 entre Jean-Marc Nasr (Airbus Space Systems) y Khalid Balkheyour (Arabsat) se efectúo por vía telemática, al igual que con Masood Sharif Mahmood (Yahsat) por el Thuraya 4-NGS  

El operador emiratí va a invertir del orden de 500 millones de dólares en la fabricación y lanzamiento del Thuraya 4-NGS, que debe ser puesto en órbita en 2024 para reemplazar al Thuraya-2 en la posición orbital 44º Este. La inversión estimada incluye la póliza de seguro, la mejora de las instalaciones de control en tierra y una opción para tener preferencia en la entrega de un segundo satélite semejante, el Thuraya 5-NGS.

Con su puesta en órbita se busca mejorar la velocidad, calidad y cantidad de conexiones en áreas de negocio emergentes y estratégicas, en especial en la vertiente marítima y aérea, Internet de las Cosas (IoT) y la mensajería de voz, de manera muy especial en la esfera gubernamental y militar.

Los satélites Thuraya fueron de los primeros en ofrecer cobertura de comunicaciones móviles en gran parte del mundo. La compañía es conocida tanto en el campo civil como en el militar por sus pequeños teléfonos portátiles y su fiabilidad
PHOTO/Thuraya - Los satélites Thuraya fueron de los primeros en ofrecer cobertura de comunicaciones móviles en gran parte del mundo. La compañía es conocida tanto en el campo civil como en el militar por sus pequeños teléfonos portátiles y su fiabilidad 
El relanzamiento de Thuraya

El futuro Thuraya 4-NGS representa uno de los grandes pasos en los que se enmarca el compromiso de Yahsat de transformar y relanzar Thuraya, compañía que adquirió en agosto de 2018 y que presta servicios de comunicaciones móviles. Los dos satélites de Thuraya ‒firma muy conocida por sus teléfonos móviles‒, proporcionan telefonía y servicios de datos en banda L de baja velocidad. 

En el caso de Arabsat, ha contratado el satélite BARD-8 por algo más de 300 millones de dólares, incluidas también la puesta en órbita en 2023, el seguro y la nueva infraestructura terrestre de control y seguimiento. Su coste es mucho menor que el del Thuraya 4-NGS ya que este contará, entre otros elementos diferenciadores, con una gran antena parabólica a modo de paraguas de 12 metros de diámetro y de gran complejidad, con capacidad para gestionar 3.200 canales.

El Thuraya 4-NGS cuenta con una compleja y gran antena parabólica a modo de paraguas de 12 metros de diámetro, con capacidad para gestionar 3.200 canales
PHOTO/Airbus DS - El Thuraya 4-NGS cuenta con una compleja y gran antena parabólica a modo de paraguas de 12 metros de diámetro, con capacidad para gestionar 3.200 canales

El BADR-8 debe ampliar las capacidades que hasta ahora aportan los siete ingenios de Arabsat, una flota espacial mayor que la suma de Yahsat y Thuraya que también cubre el territorio y las aguas territoriales de los países de Oriente Medio, África del norte, Asia central y buena parte de Europa.

Con el saudí Khalid Balkheyour a las riendas de la sociedad que gestiona y comercializa los satélites de Arabsat, la Organización Árabe de Comunicaciones por Satélite fue fundada en 1976 para brindar servicios de comunicaciones por satélite a usuarios particulares y entidades públicas y privadas de los Estados árabes. Con 21 países miembros, Arabia Saudí es el mayor accionista ‒con el 36,7% del capital‒ por lo que la sede central de la entidad se encuentra en Riad.

La mayor parte del accionariado de Thuraya fue adquirido por Yahsat en agosto de 2018 y el futuro satélite Thuraya 4-NGS supone el relanzamiento de la compañía emiratí de comunicaciones móviles
PHOTO/Thuraya - La mayor parte del accionariado de Thuraya fue adquirido por Yahsat en agosto de 2018 y el futuro satélite Thuraya 4-NGS supone el relanzamiento de la compañía emiratí de comunicaciones móviles

El futuro depara que Arabsat y Yahsat van a pugnar por el liderazgo en las comunicaciones espaciales. La alta dirección de Yahsat-Thuraya formada por el presidente, Khaled al-Qubaisi, y los directores ejecutivos Masood M. Sharif Mahmood (Yahsat) y Ali al-Hashemi (Thuraya), quieren conseguir que en los próximos 20 años la sinergia entre ambas compañías eleve la posición mundial de Emiratos en el campo de las conexiones fijas y móviles de alta fiabilidad.