Argelia amplía 15 días el confinamiento general

La medida, que ya se había prolongado tres veces más, se mantendrá en vigor hasta el 30 de mayo
Gran Mezquita de Argel, también conocida como Djamaa el Djazair, en Argel

AFP/ RYAD KRAMDI  -   Gran Mezquita de Argel, también conocida como Djamaa el Djazair, en Argel

Confinamiento hasta el 30 de mayo en Argelia. Fue el primer ministro, Abdelaziz Djerad, el encargado de anunciarlo este martes en la radio local de la ciudad de Orán. “Después de consultarlo con el presidente de la República, Abdelmadjid Tebboune, el Gobierno ha decidido prolongar el confinamiento sanitario por un período de 15 días a partir del 15 de mayo”, declaró el ministro. Las autoridades argelinas ya habían ampliado las medidas de confinamiento sanitario habían sido prolongada ya dos veces, la última el pasado 27 de abril. Con todo, Djerad se mostró optimista: “Gracias a los esfuerzos del conjunto del personal sanitario, estamos en una situación más o menos controlada. Tenemos la esperanza de que en poco tiempo tengamos éxito en la eliminación de esta epidemia”. 

“Hemos alcanzado cifras que podrían inquietar porque el número de casos positivos ha aumentado, pero saben que ello tiene relación con el número de lugares donde se hacen diagnósticos. Ahora hay más de 20 centros a través del país”, explicó el primer ministro en declaraciones recogidas por el diario El Watan. La pandemia ha superado los seis millares de casos: exactamente 6.253 infecciones confirmadas, además de 522 decesos. Con todo, el primer ministro argelino ofreció ante los micrófonos de la citada radio local de Orán datos positivos sobre la situación epidemiológica y sanitaria: en Argelia se registran menos de diez decesos al día y hay menos de 20 personas en cuidados intensivos, cifra, confesó Djerad, que “es la que más seguridad nos da”.  Además, celebró los buenos resultados que está dando en los pacientes de coronavirus el tratamiento con cloroquina, un fármaco contra la malaria o el lupus que también se está suministrando contra la COVID-19 en otros países, entre ellos los vecinos Marruecos o Túnez. 

En comparación con Marruecos, la cuestión de las mascarillas -que el vecino magrebí se dispone a exportar- no parece estar precisamente resuelta en Argelia. “Estoy convencido de que si todo el mundo lleva una mascarilla iría mucho mejor. Creo que deberíamos, más allá de los esfuerzos que hacemos desde las instituciones, intentar cada uno tener el discurso de instar a la población a que se haga mascarillas en casa. Sencillamente hace falta llevarlas”, exhortó.  Además, se atrevió a anunciar que el Estado ofrecerá hasta 7 millones de mascarillas semanales a la población. 

El pasado 4 de abril, las autoridades del país magrebí anunciaban, entre otras medidas, la ampliación del toque de queda de tres de la tarde a siete de la mañana en varias de las wilayas del país. En el caso de la wilaya de la capital, Argel, el confinamiento con toque de queda desde las siete de la tarde a siete de la mañana había comenzado el 23 de marzo. El 26 de abril, coincidiendo con el comienzo del Ramadán, el régimen argelino decidía relajar el confinamiento y autorizar la apertura de los comercios para amortiguar el impacto de la pandemia. En la víspera, además, las autoridades del país magrebí habían decidido acortar el toque de queda en varias de las citadas demarcaciones regionales. La economía argelina se encuentra atravesando desde hace meses una grave situación, que la crisis sanitaria ha venido a agudizar, a causa del derrumbe de los precios del petróleo y el gas, materias primas de las que depende.  

Con todo, el primer ministro argelino ha admitido desconocer cuáles serán los derroteros de la pandemia en su país: “Nadie sabe nada con relación a la evolución, puede mutar, cambiar de vestimenta, de forma”. Finalmente, Djerad quiso enviar un mensaje de cautela desde las ondas de la emisora de radio de Orán: “Debemos ser prudentes porque es un virus del que no conocemos nada, pero no solo nos pasa a nosotros, sino en todo el mundo”. “Debemos aprender de nuestras experiencias y de nuestras crisis”, zanjó el jefe del Ejecutivo en declaraciones recogidas por El Watan.

Medidas gubernamentales contra la crisis

El pasado domingo 3 de mayo el Consejo de Ministros aprobó un lote de medidas destinadas a paliar las consecuencias económicas de la crisis del coronavirus. Las conclusiones serán incluidas en la Ley de Finanzas Complementarias. La Oficina Económica y Comercial de España en Argel las sintetiza: reducción del presupuesto de funcionamiento del Estado un 50% -a finales de marzo se había fijado en un 30%-; exención del pago del IRG (impuesto de sobre el beneficio) a aquellas empresas con unos beneficios inferiores o iguales a los 30.000 dinares argelinos a contar a partir del 1 de junio; revalorización del salario mínimo garantizado hasta los 20.000 dinares argelinos a contar a partir del próximo 1 de junio y la supresión del sistema de declaración controlada para las profesiones no comerciales.

Además, el Ministerio de Industria anuncia una serie de medidas para relanzar el sector; se prevé la creación inmediata de una Oficina Nacional de agricultura sahariana y de varias agencias nacionales. A saber: Agencia Nacional de la Aviación Civil, Agencia Nacional de la Innovación, Agencia Nacional de la Energía, y Agencia Nacional para la Seguridad Sanitaria. Por último, el Consejo de Ministros anunció una reunión entre el Gobierno, los sindicatos y la patronal en las próximas semanas.

El Gobierno está esperando para publicar la ley a que se produzca un repunte en el precio del petróleo impulsado por la entrada el 1 de mayo del acuerdo firmado por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP). El Ejecutivo debe tomar las medidas necesarias para reducir el gasto público, pero también es importante que atienda a la evolución de la tasa de paro, de la inflación y de la deuda pública que, sin duda, se verán afectadas por el parón en la actividad económica que la pandemia está causando, estiman desde la Ofecomes de Argel.