Argelia festeja en Madrid su día nacional

El nuevo embajador del país magrebí recibió en su residencia a los invitados a la celebración
Embajador Argelia en Madrid

PHOTO: GUILLERMO LÓPEZ / ATALAYAR  -   El embajador de Argelia en España Toufik Milad ha presidido el acto de homenaje

Toufik Milad, nuevo embajador de Argelia en España, ha organizado una recepción en su residencia con motivo de la celebración de la Fiesta Nacional de su país. Entre una cuidadosa elección de platos y dulces tradicionales del país, el embajador ha recibido a sus invitados, saludando personalmente a cada uno de ellos.

Tras escuchar los himnos nacionales de Argelia y España, Milad ha procedido a cortar el pastel ceremonial, acto simbólico con que ha comenzado la gala. El embajador ha estado acompañado de otras personalidades, como la secretaria de Estado de Seguridad Ana María Botella; la directora general para África y Oriente Medio del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación Eva Martínez; las embajadoras de Omán y de Marruecos y los embajadores de Arabia Saudí y de Emiratos Árabes Unidos, y así dar comienzo a tan importante acontecimiento. 

En sus cálidas palabras de bienvenida a los asistentes, pronuncaidas en el jardín de la residencia, el embajador ha destacado la unión entre los dos países: “Argelia y España están unidos por una profunda amistad y una cooperación de excepción, cuya base y soporte es el tratado de amistad, cooperación y buena vecindad firmado en el año 2002”.

Milad ha realizado varios guiños a las históricas relaciones entre España y Argelia. “Mucho antes, esta amistad ya estaba sembrada de una historia compartida, una buena vecindad y cordiales intercambios, en los que la proximidad, la historia y la memoria han convivido para dejar paso a influencias mutuas y valores humanos compartidos a pesar de las dificultades y las vicisitudes de un mar Mediterráneo que no ha sido siempre un área apacible”, ha manifestado el embajador.

El diplomático ha ilustrado a sus invitados sobre su temprana conexión con España, destacando en su discurso el nombre de su barrio natal en Argel, el barrio de Cervantes: “Permítanme una digresión, para comentarles que soy nativo de un barrio de Argel que llevaba el nombre del ilustre personaje español por haberlo acogido y albergado hace ya cinco siglos”. 

El tono del discurso del embajador ha sido en todo momento optimista. Se ha mostrado satisfecho por lo construido entre Argelia y España recientemente: “Durante estos últimos años, las relaciones entre Argelia y España no han dejado de ganar intensidad, consolidadas por los intercambios periódicos de visitas entre los responsables de ambos países e impulsadas por un diálogo político de alto nivel y una cooperación económica sustancial”.