Argelia quiere seguir siendo la locomotora espacial de África

El gran país del Norte de África construirá dos nuevos satélites y un primer micro lanzador en el marco de su nuevo Programa Nacional Espacial 2020-2040
Argelia espacial

PHOTO/SSTL  -   Las primeras colaboraciones de Argelia en el campo de la observación espacial fueron con la compañía británica SSTL para fabricar la pareja de pequeños satélites Alsat-1 (crédito: SSTL)

Los comicios de finales de diciembre que elevaron a la presidencia de la República de Argelia a Abdelmayid Tebún, junto con la llegada a Madrid del nuevo embajador argelino, Toufik Milat, y su reciente presentación de cartas credenciales al Rey Felipe VI son una ocasión propicia para pasar revista a la firme voluntad de las autoridades de Argel por mantener a su nación como principal potencia espacial de África.

Desde que el presidente Abdelaziz Buteflika alcanzó el poder en abril de 1999, Argelia consideró que el espacio constituía un ámbito estratégico de la máxima importancia. La consecuencia fue que una de las primeras medidas del mandatario argelino  consistió en crear la Agencia Espacial Argelina o ASAL, acrónimo de Agence Spatiale Algérienne.

Argelia espacial
PHOTO/ISRO - Azzedine Ussedik (a la derecha de la imagen) es el director general de la Agencia Espacial argelina (ASAL) y el hombre clave de que su país sea la principal potencia espacial de África

Desde hace cerca de dos décadas, el país ha utilizado buena parte de su enorme potencial económico fruto de la riqueza en petróleo y gas de su subsuelo para poner en pie toda una serie de infraestructuras terrestres y espaciales que sirvan para asegurar sus enormes y frágiles fronteras terrestres ‒de más de 6.700 kilómetros‒, reforzar su soberanía nacional, su defensa y contribuir a la mejora general de las condiciones de vida del país. 

La locomotora del proceso por el cual Argelia es un país respetado entre las principales naciones con voluntad de ser alguien en el espacio ultraterrestre ha sido y sigue siendo la ASAL, encarnado por su máximo responsable desde la fundación del organismo en 2002, el prestigioso ingeniero electrónico, profesor y especialista en teledetección Azzedine Ussedik. 

Gracias a su tenacidad y buenas relaciones con el poder, Azzedine Ussedik ha sido el hombre clave para impulsar la fundación de instituciones oficiales y académicas estrechamente ligadas con el espacio y, muy especialmente, ha sido el gran impulsor de la formación de profesionales especializados en el propio país y en el exterior, principalmente en Francia, el Reino Unido, India, Rusia y China.

La ASAL acaba de definir su segundo Programa Espacial Nacional que regirá durante los próximos 20 años (PSN 2020-2040) y que aspira a situar al gran país magrebí a la vanguardia del conjunto de países africanos con intereses en el espacio, a la vez que pretende potenciar las capacidades del tejido industrial espacial nacional.

Argelia espacial
PHOTO/XINHUA - Centro de control de Lanzamiento de Xichang, desde donde se dirigió la puesta en órbita de satélite argelino AlcomSat-1 

Como máximo responsable de la Agencia, el profesor Azzedine Ussedik acaba de revelar hace escasos días que su organización se encuentra en plena fase de definición de su quinto satélite de observación de la Tierra. Bautizado AlSat-3, será una plataforma que tomará imágenes de alta resolución desde alrededor de 800 kilómetros de altura y que va a suponer un gran salto tecnológico respecto a sus antecesores todavía en servicio.

El AlSat-3 forma parte del compromiso de Argelia con Kenia, Nigeria y Sudáfrica, los países que dan vida a la Constelación Africana de Gestión de Recursos o ARMC (African Resource Management Constellation). Se trata de una iniciativa de cooperación por la que cada uno de los gobiernos implicados se compromete a contribuir con un satélite a una red de ingenios de observación de la Tierra que permita proporcionar datos para anticipar desastres y situaciones críticas, a la vez que para paliar y gestionar el seguimiento de ayudas en el entorno del continente africano

Una segunda plataforma para comunicaciones vía satélite

Azzedine Ussedik también ha confirmado que la Agencia que encabeza tiene planes para poner a punto un segundo satélite de comunicaciones llamado AlComSat-2. El nuevo artefacto no solo servirá para complementar los enlaces que el AlcomSat-1 ‒colocado en órbita por un cohete chino en diciembre de 2017‒ presta al ministerio de Defensa Nacional, instituciones estatales y a las radios y televisiones públicas y privadas de la nación, sino que también está concebido para proporcionar servicios comerciales de telecomunicaciones a los países del norte de África y del Sur de Europa, entre ellos España.

Argelia espacial
PHOTO/XINHUA - El primer satélite de comunicaciones argelino es de gran tamaño, posee grandes antenas parabólicas y pesa 5,2 toneladas 

El director general de la ASAL también ha insinuado que Argelia tiene intereses en desarrollar micro lanzadores espaciales, lo que de lograrlo le situaría como la primera nación de África con capacidad de acceso autónomo al espacio orbital o suborbital. Las grandes extensiones desiertas al sur del país le permiten efectuar pruebas y ensayos con escasos riesgos.

Sin embargo, Azzedine Ussedik guarda en secreto y no ha dado detalle alguno sobre el calendario de desarrollo del posible cohete, sobre las fechas de lanzamiento del Alsat-3 y del AlcomSat-2, ni tampoco sobre los posibles socios extranjeros de Argelia en los tres proyectos citados. 

Hay que tener en cuenta que la media docena de satélites que Argelia mantiene en órbita son proyectos que se han hecho realidad gracias a la cooperación de empresas e instituciones de terceros países. En el caso del satélite de comunicaciones AlComSat-1, de 5,2 toneladas, fue realidad gracias a desarrollarse sobre la base de la tecnología del satélite chino DFH-4 de la Academia de Tecnología Espacial de China o CAST (China Academy of Space Technology), el contratista principal del satélite y que lo construyó en el país asiático. 

En relación con los satélites de observación, los Alsat-2A (116 kilos) y 2B (110 kilos) fueron enviados al espacio en julio de 2010 y septiembre de 2016, respectivamente. Son derivados de la plataforma AstroSat-100 y fruto de la cooperación entre la ya desaparecida EADS Astrium (ahora Airbus Defence and Space) y el Centro de Desarrollo de Satélites localizado en Orán.

Argelia espacial
PHOTO/ASAL - Las pequeñas plataformas de observación argelinas proporcionan imágenes para el control de desastres, la vigilancia de fronteras y seguridad nacional 

Con anterioridad, la ASAL había colaborado en la puesta a punto del pequeño Alsat-1 de 90 kilos, lanzado al espacio en noviembre de 2002 y basado en la plataforma MicroSat-100 de la compañía británica Surrey Satellite Technology Ltd. (SSTL), hoy integrada en Airbus Defence and Space. Al igual que el Alsat-1B, de 103 kilos y puesto en órbita en septiembre de 2016, ambos fueron fabricados con el apoyo de técnicos argelinos del Centro Nacional de Técnicas Espaciales de la ASAL.

La construcción, puesta en órbita y explotación de ambos satélites se enmarca en el seno del PSN 2020-2040 que la ASAL ha activado recientemente, un documento que define y establece la política espacial a corto, medio y largo plazo, al mismo tiempo que sirve de hoja de ruta para el crecimiento del sector en Argelia.

Argelia espacial
PHOTO/XINHUA - Técnicos argelinos en momentos previos al despegue del cohete chino Larga Marcha CZ-38 con el satélite Alcomsat-1 en el interior de su parte superior

El PSN 2020-2040 aporta continuidad y mejora la arquitectura espacial que estableció el programa anterior (PSN 2006-2020), consolida los sistemas satelitales de observación de la Tierra que Argelia tiene en servicio y amplía las capacidades del país en los sistemas de comunicaciones de voz y datos vía satélite.

Décimo país más grande del mundo y el más extenso de África con cerca de 2,4 millones de kilómetros cuadrados de extensión ‒5 veces la superficie de España‒ pero poblado por poco más de 42 millones de habitantes ‒5 millones menos que España‒, mantiene unas frágiles fronteras terrestre con seis naciones (Túnez, Libia, Níger, Malí, Mauritania y Marruecos) y es vecino de nuestro país a través del Mediterráneo