Argentina, primera parada en la gira latinoamericana de Mike Pompeo

 -  

Pablo Rubio

Pie de foto: El Secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, el Ministro de Relaciones Exteriores de Argentina, Jorge Faurie, y la Ministra de Seguridad de Argentina, Patricia Bullrich, posan para una foto de familia durante la cumbre hemisférica contra el terrorismo, en Buenos Aires, Argentina, el 19 de julio de 2019. REUTERS/MARTIN ZABALA

La primera etapa del tour latinoamericano de Mike Pompeo ha concluido. El secretario de Estado de Estados Unidos pasó el día de ayer, viernes 19, en Buenos Aires. La visita a Argentina es el primer punto del recorrido, que lo llevará también a Ecuador -adonde ya se dirige-, México y El Salvador. La Casa Blanca impulsó esta serie de visitas diplomáticas para evaluar la situación que atraviesa Venezuela, los problemas de seguridad y crimen organizado en la región y las migraciones desde países del sur y el centro del continente hacia la frontera estadounidense.

Veinte son las horas que el político californiano ha pasado en Argentina. En menos de un día, ha tenido tiempo de asistir a una cumbre antiterrorista con representación de otros nueve países en el porteño Palacio de San Martín; ha estado presente en un acto en recuerdo de las víctimas del atentado contra la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA); y se ha reunido con varios políticos de alto rango de la región, incluido el presidente de Argentina Mauricio Macri.

La visita de Pompeo ha llegado en un momento muy significativo, coincidiendo con las conmemoraciones a las víctimas del atentado contra la AMIA. 85 personas fueron asesinadas en aquel ataque perpetrado hace exactamente 25 años por Hizbulá. 300 más sufrieron heridas. El grupo con base en Líbano fue declarado terrorista en unos decretos presidenciales publicados oficialmente el pasado jueves 18. La seguridad ha sido uno de los temas más presentes en la agenda de Pompeo, que, acompañado por nueve legisladores demócratas y republicanos, asistió al cierre de la segunda Cumbre Ministerial sobre Terrorismo del Hemisferio Occidental celebrada esta semana en Buenos Aires. Las conclusiones versaron sobre las amenazas a la seguridad colectiva que representan los grupos terroristas yihadistas. 

Pie de foto: El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, saluda al presidente argentino, Mauricio Macri, en una reunión paralela a la cumbre hemisférica contra el terrorismo, en Buenos Aires, Argentina, el 19 de julio de 2019. REUTERS/NATACHA PISARENKO

En torno a las cuatro de la tarde, Pompeo fue recibido por Mauricio Macri en la Quinta de Olivos, una de sus residencias. El presidente habló con el secretario de Estado sobre la situación política de Argentina, sumida en la campaña electoral de los comicios presidenciales. La reunión sirvió también para preparar el terreno de cara a la cumbre del Grupo de Lima que tendrá lugar en Buenos Aires la semana que viene. Inevitablemente, Venezuela ha sido un nombre que se ha repetido en las conversaciones. Pompeo también tuvo tiempo de reunirse en privado con los ministros de Exteriores de Chile, Teodoro Ribera, y de Bahamas, Darren Henfield.

Próximas citas

En los próximos tres días, la representación estadounidense visitará otros tres países. Es previsible que el régimen de Maduro protagonice también las conversaciones que mantendrá Pompeo esta tarde en Guayaquil con Lenín Moreno, presidente de Ecuador. El país ha sido, desde 2018, un lugar de paso destacado para los migrantes que dejan Venezuela. La mayoría de ellos continúan ruta hacia Perú. Los dirigentes también explorarán nuevas vías de cooperación económica.

Pie de foto: El Secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, habla durante la ceremonia de conmemoración del 25º aniversario del atentado en la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA), en el Centro Comunitario Judío de Buenos Aires, el 19 de julio de 2019. AFP/NATACHA PISARENKO

Pompeo llegará el domingo a México. Allí, se reunirá con Marcelo Ebrard, secretario de Relaciones Exteriores del Gobierno de López Obrador. El punto central de las conversaciones residirá en la gestión de la migración hacia la frontera sur de Estados Unidos. La reunión tendrá lugar pocos días después de que la administración Trump haya endurecido notablemente los requisitos necesarios para conseguir asilo en suelo estadounidense. Asimismo, Washington ha anunciado redadas con el objetivo de repatriar inmigrantes indocumentados. Se espera, además, que Pompeo extienda al Gobierno de México un leasingpara proveer de material e instalaciones al aeropuerto de Comalapa, base de operaciones contra el narcotráfico y el crimen organizado.

Dos asuntos que serán tratados, se prevé, en la última parada del recorrido. En El Salvador, el secretario de Estado de Estados Unidos se reunirá con el joven presidente del país, el recientemente elegido Nayib Bukele.