PUBLICIDAD

Iberdrola

Arranca con pesimismo el 77º debate de la Asamblea General de la ONU

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, abrió la sesión con la denuncia de un mundo cada vez más fracturado y en peligro
UN Photo/Cia Pak - Secretary-General António Guterres addresses the opening of seventy-seventh session of the General Assembly Debate

UN Photo/Cia Pak  -   El secretario general António Guterres se dirige a la apertura del septuagésimo séptimo período de sesiones de la Asamblea General Debate

“El mundo está en grandes problemas”. Con esta sentencia dio inicio António Guterres, secretario general de Naciones Unidas, al debate general de la 77º sesión de la Asamblea General de la ONU. El líder de la organización mundial dio un discurso pesimista y con muchas advertencias para dar posteriormente paso a los jefes de Estado y Gobierno de todo el mundo. 

Guterres lanzó un mensaje de alerta a los líderes mundiales, acusando la progresiva fracturación de la comunidad internacional y los grandes desafíos a los que se enfrenta el mundo. Junto a su mensaje de alarma, Guterres instó a la cooperación internacional entre países para frenar las amenazas que ponen en peligro al planeta. Guterres puso especial atención sobre los efectos que la guerra en Ucrania provoca en el mundo y la crisis alimentaria que ha provocado. 

Guterres trató también el tema de los fertilizantes necesarios para los cultivos mundiales, en escasez desde el inicio de la guerra. A través de una metáfora, puso como ejemplo a seguir el pacto logrado entre Naciones Unidas, Turquía, Ucrania y Rusia para abrir un corredor marítimo para el grano y los fertilizantes a principios del verano. “Pero necesitamos también esperanza”, añadió Guterres. 

UN Photo/Cia Pak - Csaba Kőrösi, President of the seventy-seventh session of the United Nations General Assembly
UN Photo/Cia Pak - Csaba Kőrösi, presidente del septuagésimo séptimo período de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas

En su discurso, el secretario general de la ONU puso también el foco sobre el incremento de los precios mundiales. Denunció un aumento de las desigualdades y de la miseria entre los más desfavorecidos. “Esta crisis amenaza el destino de nuestra humanidad”.

El diplomático portugués abordó también la alerta climática que amenaza al planeta tierra. Un problema, que, según el secretario general, no se puede ignorar más. “Es el problema que define nuestra época. Debe ser la prioridad de todos los gobiernos”. Guterres lamentó que no se están reduciendo las emisiones de gases de efecto invernadero los suficiente para alcanzar los objetivos marcados en 2030. 

“Estamos abocados a un desastre climático”, sostuvo Guterres, que puso como ejemplo las inundaciones en Pakistán como prueba de los cataclismos que el calentamiento global está provocando. Añadió también que los más pobres de este planeta, que son los que menos han provocado el calentamiento global, son los que más están siendo afectados por sus consecuencias. “Especialmente las mujeres y las niñas”. 

UN Photo/Cia Pak - A wide view of the General Assembly Hall
UN Photo/Cia Pak - Una amplia vista del Salón de la Asamblea General 

Con estos mensajes, Guterres atacó duramente a la industria de las energías fósiles, un discurso que lleva sosteniendo años, pero que renovó de fuerza durante su intervención ante los líderes mundiales en Nueva York. El secretario general pidió a las economías desarrolladas de todo el mundo atacar directamente a los beneficios extraordinario de las grandes empresas de energías fósiles. 

Finalmente, Guterres llamó la atención la mala situación en la que se encuentran los Objetivos de Desarrollo Sostenible, para los que pide al G20 un plan de estímulo urgente compuesto por 4 puntos: impulso a los bancos multilaterales de desarrollo para dar las condiciones favorables a aquellos países en vías de desarrollo; el alivio de la deuda mundial a través de un mecanismo eficaz para los países en vías de desarrollo; un incremento de liquidez por parte del FMI y los demás servicios bancarios mundiales y finalmente en cuarto lugar pidió a los gobiernos potenciar los fondos especializados como el fondo mundial o el fondo verde para el clima. 

“Excelencias, la divergencia entre los países desarrollados y los subdesarrollados se está volviendo cada vez más peligrosa. Hay una falta de confianza que envenena las esferas de cooperación mundial. Pero aún podemos hacer que prospere la esperanza”, concluyó el secretario general de Naciones Unidas