Arranca la COP25 en Madrid con un ambicioso mensaje en la lucha contra la emergencia climática

Carolina Schmidt, Hoesung Lee, António Guterres y Pedro Sánchez dieron el pistoletazo de salida de la Conferencia de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático en la capital española
COP25

 -  

La inauguración de la 25ª Conferencia de Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP25) se llevó a cabo en el complejo de la Feria de Madrid bajo la presidencia de Carolina Schmidt, ministra de Medio Ambiente de Chile y presidenta del cónclave, y con la presencia de Pedro Sánchez, presidente del Gobierno de España, António Guterres, secretario general de Naciones Unidas, y Hoesung Lee, presidente del Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés).

El mensaje fue directo y claro, aumentar la ambición en la lucha contra la emergencia climática para salvar al planeta, el “hogar” de la humanidad. España se hizo cargo de la COP25 tras el cambio de sede por los recientes disturbios acaecidos en Chile, la sede original, y el Gobierno español logró organizar esta cita en el tiempo récord de un mes; para dar acogida a una cita de vital importancia de cara a la puesta en común de la estrategia común para luchar contra la denominada “emergencia climática”.

Carolina Schmidt ejerció de maestra de ceremonias en este inicio y dio la palabra a los intervinientes, no sin antes agradecer los esfuerzos realizados por el Ejecutivo español por materializar este encuentro mundial en tan poco espacio de tiempo. La expectación era máxima dada la relevancia de este encuentro por el clima auspiciado por la Organización de Naciones Unidas (ONU) y coorganizado por España y Chile y el número de personas congregadas en IFEMA dio muestra de ello.

El primer turno en la inauguración fue para Hoesung Lee, presidente del IPCC, quien también agradeció a España y a Chile los esfuerzos realizados para los preparativos de este encuentro. El portavoz científico surcoreano señaló la necesidad de estabilizar el clima en el marco de un máximo de emisiones de gases de efecto invernadero. 

La alerta es clara, como manifestó el presidente del Panel Intergubernamental de expertos: “Hay una crisis real”. Indicó que existen tres recientes informes sobre el calentamiento global, cuyo impacto es más grave de lo que se pensaba, debido a problemas serios como el aumento del nivel del mar, el calentamiento de la superficie terrestre y la vulnerabilidad de las poblaciones, los cuales representan un reto para la capacidad de adaptación de las sociedades. 

Estos tres informes aluden a la urgencia de reducir inmediatamente la emisión de gases de efecto invernadero, lo que dará margen para mitigar sus efectos y permitirá el surgimiento de opciones de inversión en innovación y energías y tecnologías alternativas, de cara a instaurar un mundo libre de emisiones de gases y promover un mayor conocimiento para la transición ecológica eficaz. Este escenario generará beneficios económicos y dejará un mundo mas limpio, según Hoesung Lee.

El experto indicó que para reducir emisiones se está yendo ahora en la dirección contraria, la cual lleva a una incertidumbre sobre el cambio climático, a la amenaza de la seguridad alimentaria, debido a la competencia por las tierras, a la pérdida de ecosistemas y a la puesta en entredicho de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) enfocados en reducir la hambruna. Lee quiso remarcar que ante este camino “corremos peligro de que aumente la temperatura del planeta”, lo que implica consecuencias terribles que amenazan nuestra existencia. Lograr atajar las emisiones es necesario para la salud y la seguridad de todos en el planeta. 

El presidente del IPCC explicó que los últimos informes oficiales reseñan que hay que reducir la emisión de gases si queremos estabilizar el clima y que el trabajo de su organismo está calando fondo de cara a alertar sobre la emergencia climática. “Creemos que nuestro trabajo ha llegado al núcleo de todos los Gobiernos, sobrepasando la barrera científica, y llegamos a diversos sectores económicos y público en general.” Aunque reconoció que no se está haciendo lo suficiente a pesar de que se conoce mas el cambio climático actualmente. Asimismo, instó a ayudar más a comprender el cambio climático. 

Por otro lado, remarcó que es complejo tomar medidas y que los procesos son complicados. “Nos damos cuenta del reto para el cambio sin precedentes que necesita la sociedad a corto plazo”, aseveró Lee, quien dejó claro que la comunidad científica quiere trabajar mano a mano con todos. 

Tras la alocución de Hoesung Lee, Carolina Schmidt quiso agradecer la presencia de todos y solicitó el compromiso necesario y urgente para la difícil empresa que hay que acometer. “Solo actuando juntos podremos hacer frente al mayor desafío del mundo entero, el cambio climático”, indicó la presidenta de la COP25. “Tengo confianza en esta nueva COP, el espíritu de colaboración está presente desde el minuto cero. No estaríamos aquí sin el trabajo comprometido y solidario de los equipos de España y Chile”, expresó la ministra chilena, quien quiso “dar las gracias a España por recibir a todos de cara a enfrentar con sentido y diligencia el cambio climático”. 

Seguidamente, Carolina Schimidt introdujo una intervención grabada de Sebastián Piñera, presidente de Chile, destinada a dejar su testimonio también en torno a la cumbre climática. El dirigente chileno quiso explicar las razones de su ausencia y del cambio de sede de la COP25 debido al momento por el que atraviesa su país, sumido en protestas y manifestaciones ante la política económica y social del Ejecutivo. “Hemos vivido una situación de ola de violencia criminal que enfrentamos con el Estado de derecho y también atravesamos por una legítima demanda ciudadana que clama por justicia social y que abordamos mediante una agenda y un pacto social de cara a establecer una nueva Constitución”, explicó Piñera. Tras esta aclaración, el mandatario sudamericano se mostró convencido de que su país sabrá “superar los momentos difíciles” al igual que “la humanidad superará la crisis climática”.

El presidente chileno señaló que la ciencia ha hablado “fuerte y claro”. Remarcó que se necesitan afrontar retos climáticos en plazos más cortos que los englobados en los Acuerdos de París. Instó a “asumir nuestro compromiso moral de asegurar la supervivencia humana”. “La naturaleza nos implora para que la cuidemos, para que ella nos siga cuidando”, sentenció Piñera, quien manifestó que “llegó el tiempo de la acción” y que “pasó el tiempo de los diagnósticos”.

Seguidamente tomó la palabra António Guterres. El secretario general de Naciones Unidas quiso felicitar en primer lugar a España por la organización del evento y aludió al espíritu del multilateralismo inclusivo de esta COP, exigiendo solidaridad y esfuerzos colectivos para limitar el calentamiento de la Tierra de aquí al próximo decenio. Pidió más altura de miras y ambición: “Estamos en la COP25 para seguir aumentando la ambición en los planes de acción climática”. Guterres destacó la importancia de este momento. “¿Quieren que nos recuerden como la generación que actuó como una avestruz escondiendo la cabeza mientras arde el planeta?”, se preguntó el secretario general de la ONU. Abogó por tomar el camino de la esperanza, el del futuro sostenible, un camino en el que los combustibles fósiles deban permanecer en la tierra.  Y es que el objetivo es limitar el aumento de la temperatura media anual del planeta hasta los 1,5 ºC por encima de los niveles preindustriales. “Millones de personas en el mundo instan a que nos esmeremos para luchar contra la emergencia climática”, dijo Guterres. 

El dirigente portugués indicó que la COP25 “es la oportunidad”, ya que los últimos tres años son los más calientes que se hayan catalogado en la última época, dejando fenómenos como huracanes, sequías, inundaciones, incendios o el derretimiento de casquetes en Groenlandia, en el Ártico y en la Antártida, la cual se derrite a una velocidad tres veces superior a hace diez años. 

António Guterres denunció que se siguen creando plantas que queman carbón y pidió “poner fin a la adicción al carbón”. Todo ello con un nuevo enfoque de transformación con transiciones energéticas justas, recolocando a afectados y ofreciéndoles sistemas de educación y ayuda para reciclarse. 

La hoja de ruta ahora se basa ahora en limitar a 1,5 º C de promedio al año el aumento de la temperatura del planeta y reducir en un 45% las emisiones hasta 2030, todo para alcanzar la neutralidad climática en 2050. Para poner en valor este objetivo, hay que reseñar que el aumento de temperatura de los últimos años ha estado entre los 3,4 y 3,9 grados, muy por encima de lo que se estima como ideal. Guterres hizo un llamamiento a los países del G20 para que actúen, ya que representan el 75% de las emisiones globales. “Necesitamos el compromiso de los principales emisores”, dijo el secretario general de Naciones Unidas, quien animó a reforzar las contribuciones hasta 2020 en el esfuerzo de descarbonización de la industria, la construcción y el transporte. 

Solicitó la instauración de una economía verde, algo que puede “ayudarnos a lograr Objetivos de Desarrollo Sostenible” y acelerar el “ritmo tan lento de cambio que nos frustra porque las tecnologías necesarias están disponibles”. “Tenemos que empeñarnos en cambiar el rumbo y en cerrar el compromiso de neutralidad climática de aquí a 2050”, sentenció Guterres, quien pidió abrir la mente a la unanimidad de la comunidad científica. “Tenemos recursos, hagamos gala de la voluntad política”, indicó Guterres, quien quiso concluir diciendo que “hacer menos sería una traición a la familia humana y a las generaciones futuras”.

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, durante la ceremonia de apertura de la COP 25
PHOTO/FLICKR/UNclimatechange - El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, durante la ceremonia de apertura de la COP 25

El último turno fue para Pedro Sánchez. El presidente del Gobierno español quiso dar la bienvenida a todos a España y a Madrid, como país y ciudad cosmopolitas, con la esperanza de que en la COP25 se marque un antes y un después en la lucha contra la emergencia climática. El dirigente socialista señaló que el multilateralismo debe ser reforzado para tener un compromiso real con el planeta. Sánchez reseñó que Madrid está muy cerca de Chile y que esta es la COP de Chile: “Es Chile quien la ha organizado”, dentro de una alianza para la ambición climática con una “destacada perspectiva transversal”. 

El presidente del Ejecutivo español también indicó que se tiene la tecnología para luchar contra la emergencia climática y quiso criticar duramente el “negacionismo climático”. “Solo un puñado de fanáticos niegan la emergencia climática”, remarcó Sánchez.  

Pidió una mayor ambición en la lucha por la salud del planeta. “No hay más alternativa que luchar con hechos. La batalla requiere coraje, determinación, solidaridad, liderazgo y, sobre todo, hechos”, manifestó Sánchez.  
También reseñó que 2018 marcó niveles máximos de dióxido de carbono en la atmósfera, llegando la alerta de Naciones Unidas sobre el aumento de las emisiones. En este sentido, recordó la necesidad de limitar el aumento de la temperatura del planeta a 1,5 grados con respecto a niveles preindustriales. 

Pedro Sánchez aludió al objetivo de neutralidad climática en 2050, al que se puede llegar con “audacia desde el multilateralismo”. “El momento de la respuesta es ahora”, señaló el jefe de Gobierno español, quien señaló a la próxima cita de la COP en 2020 en Glasgow, instando a contribuciones más ambiciosas y a una descarbonización ordenada, justa y eficiente. 

El presidente español pidió incrementar el ritmo de reducción de emisiones con la premisa de no dejar a nadie atrás. Señaló la necesidad de un pacto verde y coherente alineado con objetivos de la Unión Europea, vinculando innovación y empleo digno. Pedro Sánchez agregó que Europa tiene mucho que decir en esta batalla, como demanda la sociedad y la justicia histórica. “Europa lideró la revolución industrial y debe liderar la descarbonización”, señaló el mandatario socialista. 

Por último, remarcó el concepto clave de ambición climática, necesaria para preservar el “frágil equilibrio que permite la vida en el único hogar que tenemos, que es nuestro planeta”.