Así prevén el FMI y los países europeos contrarrestar el golpe del coronavirus a la economía

Gobiernos e instituciones anuncian planes de choque para limitar los daños causados por la pandemia
Nadia Calviño

PHOTO/MARTA FERNANDEZ JARA/EUROPEA PRESS  -   Nadia Calviño, ministra de Economía de España

La crisis sanitaria que está viviendo el mundo está ya labrando una crisis económica y social que tendrá consecuencias graves para todos. Por eso algunos gobiernos, sobre todo los más afectados por el COVID-19, ya han comenzado a aplicar medidas excepcionales para mitigar los efectos de la pandemia.

Los primeros efectos se han visto en las últimas jornadas con el desplome del IBEX 35 por el temor a una nueva recesión. El Fondo Monetario Internacional (FMI), en un documento publicado por su directora general, Kristalina Georgieva, ofrece un crédito de un billón de dólares y pide coordinación internacional. El organismo asegura que “está listo para movilizar su capacidad de préstamo de un billón de dólares”. El FMI pondrá en marcha un sistema de desembolsos “rápidos y flexibles” para los países con mayor urgencia financiera. Según cálculos del organismo, unos 50.000 millones de dólares irán a los países emergentes, y otros 10.000 millones para los países con bajos ingresos, y todo ello a “tasas de interés cero”.

En dicho documento, Georgieva ha recomendado a los ejecutivos de los países más afectados que pongan en marcha subsidios salariales para las empresas afectadas por los paros, “lo que pude ayudar evitar quiebras en cascada y despidos masivos”.

Los países más afectados por esta pandemia ya han puesto en marcha planes de choque para contener al máximo las consecuencias sobre la economía y el empleo. Los países del Viejo Continente están pendientes del próximo Consejo Europeo que se celebra este martes, donde los mandatarios de los distintos Estados tomarán medidas conjuntas. El presidente del Eurogrupo, Mario Centeno, ha dicho este lunes que las medidas de contención para frenar la pandemia de coronavirus están llevando a las economías europeas a tiempos de guerra y aseguró que los ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea llevarán a cabo una “respuesta coordinada”. 

“La contención forzosa está llevando a nuestras economías a tiempos como de guerra. Una potente respuesta está en camino”, dijo el portugués. Según la Comisión Europea, esta crisis podría hacer que el PIB de la UE se contraiga en 2,5 puntos este año, con lo caería un 1% frente al aumento del 1,4% que proyectaba Bruselas a principios de febrero.

En la videoconferencia mantenida este lunes, los ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea se comprometieron a hacer “lo que sea necesario” para paliar el golpe económico del coronavirus, aunque no acordaron, de momento, medidas adicionales a las que ya se han aprobado en cada país y a nivel comunitario.

España

El Gobierno español ya ha anunciado que llevará acabo un nuevo paquete de medidas económicas para mitigar las consecuencias, que será aprobado este martes por el Consejo de Ministros.
España, segundo país europeo con más contagios, con un total de 11.178 infectados y 491 muertos por el COVID-19, lleva desde el domingo en Estado de Alarma tras la aprobación del Real Decreto, el cual insta a los ciudadanos a mantenerse en sus casas.

El cierre de la mayor parte de los establecimientos, excepto los de primera necesidad como supermercados o farmacias, ha dejado a mucha gente sin acudir este lunes a sus puestos de trabajo, y sin fuente de ingresos. 

Este martes tras el Consejo de Ministros, el Gobierno ha acordado aplazar el pago de las hipotecas para las personas en situación de vulnerabilidad económica afectadas por la crisis del coronavirus.
Las medidas que se barajan para minimizar los perjuicios son: suspender las cotizaciones, facilitar el acceso de los autónomos a la prestación de cese de actividad (el ‘paro’ de los autónomos) y una línea de avales para ayudar a las empresas: agilizar los ERTEs (expedientes de regulación de empleo temporales). Además, ya se ha establecido una moratoria de seis meses para el pago de impuestos a las pymes y autónomos, con bonificación en los intereses.

Italia
FILIPPO ATTILI/PALAZZO CHIGI - El primer ministro italiano Giuseppe Conte durante una conferencia de prensa sobre las nuevas medidas del Gobierno para combatir al COVID-19
Italia

Al igual que España, el Gobierno italiano aprobó este lunes una partida de hasta 25.000 millones de euros para paliar los efectos económicos del COVID-19, pero ya ha anunciado que movilizara ayudas de hasta 350.000 millones de euros. El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, en la rueda de prensa del lunes ha anunciado que “aprobamos ahora los primeros 25.000 millones de euros de dinero fresco que irán destinados a ayudar al sistema económico italiano, a las empresas y a las familias afectadas y que activa flujos de dinero por valor de hasta 350.000 millones”. Conte ha afirmado que el país está dispuesto a hacer “todo lo que sea necesario” para combatir las consecuencias que el virus va a dejar en Italia, segundo país con más contagiados y muerte, con ya casi 25.000 contagiados y 1809 muertos, según el último balance oficial del domingo, por el COVID-19, solo por detrás del foco inicial del virus, China. A esta medida se le añaden ayudas por valor de 10.000 millones en apoyo al empleo, entre las que se encontrarán los subsidies al desempleo y ayudas a autónomos.

Para llevar acabo estas medidas, el Gobierno italiano ya ha pedido flexibilidad presupuestaria a la Comisión Europeo en estos momentos de auténtica “emergencia”

Otra medida que ha llevado a cabo Roma es la suspensión de pago de las hipotecas a todas aquellas familias que se hayan visto afectadas por el coronavirus. Esta medida permite congelar el pago de los créditos hipotecarios a los que se hayan quedado sin empleo o se hayan visto despedidas de manera temporal por sus empresas.

Esta moratoria del pago de las hipotecas podrá llegar hasta los 18 meses y una vez que se reinicien los pagos, seguirán con las mismas condiciones que se dejaron. 

FMI
PHOTO/REUTERS - La directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva.
Crisis mundial

Por su parte, Alemania prometió el viernes liquidez ilimitada a las empresas para proteger de los efectos de la pandemia. Se trata de un programa de garantías de la banca pública para prestamos sin un tope máximo. Este martes Francia ha anunciado una ayuda de 45.000 millones de euros para empresas y trabajadores, que se suman a las garantías del Estado francés de 300.000 millones de euros para créditos a las empresas y al billón de euros en garantías europeas a los prestamos bancarios.  El ministro francés de Economía y Finanzas, Bruno Le Maire, indicó que el Gobierno va a modificar las previsiones de sus presupuestos, y ahora calcula que el Producto Interior Bruto (PIB) caerá un 1% y eso “es una cifra provisional”. En el discurso a la nación francesa, Emmanuel Macron anuncio que el Gobierno galo asumirá los créditos y suspenderá el pago de alquileres, impuestos y recibos de luz, gas y agua.

La Reserva Federal estadounidenses ya ha anunciado la rebaja al 0% de los tipos de interés y una inyección de 700.000 millones de dólares. Según explicó su presidente, Jerome Powell, se trata del mayor paquete de estímulo monetario desde la crisis financiera de 2008. 

Los efectos que la pandemia del coronavirus va a dejar en los distintos países pueden ir viéndose en China. Tras dos meses de parálisis por el virus, los peores augurios se han hecho realidad. Entre enero y febrero, la producción industrial cayó un 13,5 % por el cierre de fábricas, según el Buró Nacional de Estadísticas. Las ventas se hundieron hasta un 20,5 % y la inversión en el sector manufacturero cayó un 31,5%.

A principios de febrero, el Banco Central de China anunció el empleo de varios instrumentos de política monetaria para asegurar la liquidez en el sistema a través del ajuste de los tipos de interés para apoyar a las empresas afectadas por el brote y la oferta de crédito para las empresas que cotizan en Bolsa. El 1 de marzo, el Banco Central y el regulador bancario de China anunciaron que las pymes podrán solicitar un aplazamiento de los pagos de la deuda y los intereses que acaben en la primera mitad del año.