ASADEDH pide la “inmediata detención” de Brahim Ghali

Tras confirmarse la identidad y la presencia de Ghali en un hospital riojano, la asociación demanda que se enfrente a la Justicia
Atalayar_ASADESH

REUTERS/ZOHRA BENSEMRA  -   Campamento de refugiados de Boudjdour en Tinduf, al sur de Argelia

La Asociación Saharaui para la Defensa de los Derechos Humanos (ASADEDH) ha solicitado a la Audiencia Nacional la inmediata detención del líder del Polisario, Brahim Ghali. Esta demanda es la segunda emitida por parte de la Asociación con el fin de que Ghali no eluda “la acción de la justicia” y responda a los presuntos delitos cometidos contra la población saharaui disidente en Tinduf.

El pasado 23 de abril, la asociación solicitó la reapertura de la querella presentada contra él, acusación que le involucra en presuntos delitos relacionados con genocidio, asesinato, torturas y desapariciones. Tras la identificación de Ghali en un hospital de Logroño, el magistrado del Juzgado Central, Santiago Pedraz, podría tener previsto tomarle declaración el próximo 1 de junio, según indican fuentes de Europa Press.

De acuerdo con Europa Press, la comparecencia estaría regida "para valorar la adopción de medidas cautelares de carácter personal respecto del mismo", lo que podría acarrear una pena de prisión provisional debido a “la gravedad de los hechos y de los delitos imputados, así como de las penas previstas, la flagrancia en su comisión, la contumacia en la ilegalidad y el riesgo de reiteración en las conductas antijurídicas".

Además de Ghali, otros dirigentes del Frente Polisario han sido querellados. Es el caso de Sidahmed El Bellal Hedda, Gali Sidi-Mohamed Adelyelil, Bachir Sayed, Mohamed El Khalil y Mohamed Salec Abdesamad. En este sentido, el activista saharaui de nacionalidad española, Fabel Breica, habría estado detrás de las denuncias por los delitos de detención ilegal, torturas y lesa humanidad. Fuentes de Europa Press señalan que el 8 de mayo comparecerán en la Audiencia Nacional.

Breica ha declarado haber sido detenido por militares y haber recibido golpes y descargas eléctricas, tras organizar actos y manifestaciones contrarias a la línea oficial del Frente Polisario. Junto a esto, el activista afirma tener conocimiento de que una gran parte de los dirigentes polisarios se encuentran en España pero que no se hace público para que estos no puedan ser investigados.

En enero del 2020, el entonces juez instructor José de la Mata desestimó la querella ya que la Audiencia Nacional no tenia las competencias suficientes como para investigar "hechos cometidos por extranjeros en el extranjero". Tras esto, Mata ordenó que se acreditara con nacionalidad española pero nunca se llevó a cabo.

Su sustituto Santiago Pedraz indicó que "la falta de competencia del Estado español para conocer de los hechos expuestos en la querella radica única y exclusivamente en la falta de residencia o nacionalidad de los querellados, razón igual por la que estos obstruyen u ocultan la misma".