Atentado brutal para provocar la guerra civil en Turquía

 -  

Atalayar/M.F./lainformacion.com/Agencias

Pie de foto: Al menos 97 muertos y 210 heridos tras un atentado en el centro de Ankara. Una mujer recibe los primeros auxilios tras la explosión que se ha producido este sábado en el centro de Ankara, cerca de la principal estación de tren, durante una marcha por la paz, convocada, entre otros, por el partido pro-kurdo Partido Democrático de los Pueblos (HDP)./AFP

En el momento de la explosión, muchas personas se habían congregado delante de la estación de tren de Ankara para asistir a la marcha convocada en favor de la paz. El primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, ha revelado que hay pruebas que apuntan a que el doble atentado habría sido perpetrado por dos suicidas.

En su último balance de víctimas, el Ministerio del Interior turco ha confirmado la muerte de al menos 95 personas, mientras que unas 250 han sido heridas este sábado tras producirse dos explosiones en el centro de Ankara, mientras decenas de personas se dirigían a una marcha convocada por sindicatos turcos en favor de la paz.

Imagen eliminada.

Ataque suicida

El primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, ha revelado que hay pruebas que apuntan a que el doble atentado habría sido perpetrado por dos suicidas. Davutoglu ha comparecido en directo en la televisión y ha declarado además tres días de luto nacional por este atentado, que ha denunciado como un intento de quebrar la unidad, democracia y estabilidad del país.

El atentado, que todavía no ha sido reivindicado, se produjo cerca de la principal estación de tren de la capital turca y en el han fallecido decenas de simpatizantes del partido pro-kurdo Partido Democrático de los Pueblos (HDP), uno de los convocantes de la manifestación que exigía el fin de la violencia en Turquía después de que el Gobierno de Erdogan y el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) rompieran la tregua que mantenían desde marzo de 2013, tras casi tres décadas de conflicto.

Según la agencia estatal de noticias Anatolia, en el momento de las explosiones, decenas de ciudadanos se habían reunido para comenzar una marcha por la paz convocada por el Colegio de Ingenieros, el Colegio de Médicos de Turquía, así como por el HDP y los principales sindicatos de izquierda del país, la Confederación de Trabajadores Públicos (KESK) y la Confederación Revolucionaria de Sindicatos de Turquía (DISK).

Imagen eliminada.

La Policía turca, según apuntan otros medios, habría utilizado gases lacrimógenos después de que algunos manifestantes atacaran un vehículo policial tras la explosión.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan ha reaccionado con un comunidado en el que afirma que "condeno firmemente este atentado odioso contra nuestra unidad y la paz de nuestro país". "La determinación y la solidaridad que mostraremos después de este ataque será la respuesta más fuerte y significativa al terrorismo", añadió. "Sea cual sea su origen, su explicación, su objetivo o su nombre, denunciamos todos los actos de terrorismo y todas las organizaciones terroristas y debemos estar juntos para oponernos a ellos", añadió el presidente. Hasta la fecha varias manifestaciones a favor de la paz se habían estado produciendo por toda Turquía ante las crecientes tensiones entre el Estado y las fuerzas kurdas que reivindican su independencia.

Imagen eliminada.

El PKK anuncia una tregua para garantizar unas "elecciones justas" en Turquía

El Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) ha ordenado este sábado a sus milicianos que suspendan su actividad armada en Turquía a menos que sean atacados, según ha informado la agencia local Firat, considerada próxima a los rebeldes kurdos. Según este medio, que cita un comunicado de la Unión de Comunidades del Kurdistán (KCK), organización creada por el PKK, la decisión se ha tomado en respuesta a los llamamientos desde dentro y fuera de Turquía. En este sentido, ha dicho que los milicianos del PKK evitarán cualquier acto que impida la celebración de "elecciones justas" el 1 de noviembre.

"Durante este proceso, nuestras fuerzas guerrilleras evitarán realizar acciones previstas, no participarán en actividades al margen de mantener su actual posición y no harán ningún intento de obstaculizar o dañar el ejercicio de unas elecciones justas", reza el comunicado. Por otra parte, ha reclamado que "las fuerzas democráticas deben manifestar una actitud democrática ante los probables ataques que sufrirá la voluntad de nuestro pueblo por el autogobierno en este proceso".

Imagen eliminada.

Asimismo, el PKK ha advertido de que "no será posible alcanzar una paz duradera y la estabilidad en Turquía a menos que todos los grandes problemas del país, la cuestión kurda en primer lugar, sean resueltos". La orden se produce después de que un doble atentado en el centro de Ankara haya dejado al menos 86 muertos y más de 130 heridos horas antes de una marcha por la paz.

Turquía vive sumida en una ola de violencia tras quedar rota en julio la tregua entre el Gobierno y el PKK, considerada organización terrorista tanto por la UE como por Estados Unidos. Cientos de milicianos han muerto en las operaciones y bombardeos del Ejército turco en el sureste del país y en el norte de Irak, mientras que los rebeldes kurdos han matado a decenas de miembros de las fuerzas de seguridad y a algunos civiles en atentados y ataques.

Imagen eliminada.

Dispuesto a una tregua con Turquía

Uno de los fundadores del PKK, Cemil 'Cuma' Bayik, manifestó días antes del atentado la disponibilidad del movimiento kurdo que el dirige a una tregua bilateral con el Gobierno de Turquía, sin olvidar, apuntó, que la "lógica de guerra" de Ankara podría avivar todavía más un conflicto con casi tres décadas de historia.

En una entrevista concedida a AFP, 'Cuma' acusó a Erdogan de ser el responsable de las fuertes tensiones y del aumento de las hostilidades en ambos bandos. "No queremos la guerra, hasta ahora hemos intentado avanzar en el diálogo, pero Erdogan nunca creyó en el proceso de paz", señaló desde su escondite en en la zona montañosa del norte del Kurdistán iraquí.

"Estamos dispuestos a un alto al fuego ya mismo", insiste Bayik, para quien Erdogan reinició la guerra por perder la mayoría absoluta en las pasadas elecciones del 7 de junio, en las cuales, por primera vez en la historia, un partido pro-kurdo obtuvo representación parlamentaria, el progresista y antinacionalista el HDP.