Bahréin desembarca en el fútbol francés

El país del Golfo entra en el accionariado del París FC, club de la Segunda División gala
Jugadores del París FC en una sesión de entrenamiento en el centro de entrenamiento del Paris FC, en Orly, en las afueras de París, el 30 de junio de 2020

AFP/FRANCK FIFE  -   Jugadores del París FC en una sesión de entrenamiento en el centro de entrenamiento del Paris FC, en Orly, en las afueras de París, el 30 de junio de 2020

Bahréin entra de lleno en el fútbol de Francia a través del París FC, club de la capital francesa integrado actualmente en la Ligue 2. El músculo financiero bahreiní busca que el modesto equipo capitalino alcance la Ligue 1 en un corto plazo de tiempo para competir con el todopoderoso París Saint-Germain.

"Un nuevo socio estratégico ingresa capital en el París FC para apoyar el proyecto del club y su desarrollo, pero también sus ambiciones. Los gerentes y accionistas del París FC se complacen en anunciar la llegada de un nuevo refuerzo: el Reino de Bahréin", anunció de manera oficial el club de la capital francesa después de la entrada del dinero estatal del país de Oriente Medio, que se ha hecho con el 20% de las acciones de la entidad gala.

La temporada 2019/20 fue desilusionante para el París FC, a pesar de que evitó el descenso. Con esta ampliación de capital y la entrada de Bahréin, se trata de potenciar el proyecto, que sigue teniendo en Pierre Ferracci a su máximo accionista, con el 77% del paquete accionarial.

Además de esta inversión, el fondo inversor bahreiní se convierte en el principal patrocinador del club, a través de Explore Bahréin, con el objetivo en particular de aumentar la imagen y notoriedad de la nación del Golfo y promover el descubrimiento de este país "discreto pero ambicioso".

El París Saint-Germain es propiedad de Qatar, con el presidente Nasser al-Khelaifi al frente de un proyecto multimillonario que se ha hecho con el dominio absoluto en el panorama futbolístico francés. Ahora es Bahréin quien ha comprado parte del otro club más modesto de la capital parisina para llevarlo a la élite francesa y luchar de tú a tú con el gran dominador del balompié galo de los últimos años.