Baja el precio del petróleo pero los impuestos y el dólar no dejan que baje el precio de la gasolina

 -  

Diariocritico

El barril de petróleo brent, de referencia en Europa, ha bajado un 36% en este año y ayer se situó en 36,61 dólares tras bajar un 3,38% (misma caída que registró el petróleo de Texas, que quedó en 36,81 dólares). En las gasolineras, la gasolina de 95 octanos está a 1,14 euros de media, mientras que en 2008, con el crudo a 37 dólares, costaba 0,86 euros. Y en 2004, 0,84 euros. El diésel se sitúa en un euro el litro. Ese desfase de precios en relación al precio de la materia prima, el crudo, y el precio final del producto, las gasolinas y carburantes, tiene una explicación. Veámosla...

Varios factores contribuyen a que el descenso del precio del crudo no se traslade a las estaciones de servicio, según refleja la prensa nacional este martes. A los impuestos (el IVA pasó del 18% al 21% en 2012) y al coste de las refinerías y el transporte hay que sumar otros componentes, como la debilidad del euro respecto al dólar, divisa en la que se fija el precio del petróleo. Así, los 37 dólares de ayer equivalen a 33,5 euros, mientras que en 2008 eran 26,20 euros.

Por otro lado, el precio varía en las distintas comunidades autónomas debido a los impuestos autonómicos. Cuatro comunidades modificarán la fiscalidad de los carburantes en 2016. Castilla y León tiene previsto eliminar el gravamen autonómico, que se reimplantará en Navarra y Aragón. Por su parte, Andalucía devolverá el impuesto a los transportistas. Según titula ABC, "El PSOE grava los carburantes en todas las regiones que gobierna".

Por su parte, la Federación Nacional de Asociaciones de Transporte (Fenadismer) lamentó que las comunidades "sigan actuando de manera absolutamente unilateral y descoordinada" en la aplicación de los gravámenes y denunció un "efecto frontera" en las zonas limítrofes entre territorios.

Por otra parte, los diarios señalan que Arabia Saudí registró en 2015 un déficit público récord de 367.000 millones de riyales saudíes (89.000 millones de euros), equivalentes al 15% del PIB debido principalmente a la caída del precio del petróleo, según informó el Ministerio de Finanzas saudí.