Barcelona, sede del nuevo Centro Mediterráneo de Mediación y Arbitraje

Terminó con éxito MedaWeek Barcelona, la cita anual de la plataforma con mayor afluencia e influencia del eje Mediterráneo-África-Europa
medaweek

 -  

El pasado viernes 19 de noviembre finalizó MedaWeek Barcelona (Semana Mediterránea de Líderes Económicos), principal punto de encuentro del sector privado, donde un año más se volvió a escenificar el espíritu mediterráneo durante las tres jornadas. Esta decimoquinta edición ha contado con 18 foros, seminarios generales y temáticos, centrados en sectores, actores y países estratégicos en la región mediterránea. MedaWeek también ha contado con más de 280 ponentes de alto nivel y la asistencia de más de 18.000 participantes, principalmente empresarios de más de 45 países, que no faltaron a la cita anual de la plataforma con mayor afluencia e influencia del eje Mediterráneo-África-Europa.  

Barcelona en el Mediterráneo es capital  

Barcelona vuelve a confirmarse como la capital económica del Mediterráneo, a pesar de la pandemia, las crisis económica, social y sanitaria. En muchos países Mediterráneos hay otras grandes tendencias económicas y sociales que se están desarrollando en una dirección más positiva y que se está contrarrestando con los escenarios de fatalidad y pesimismo.  

Barcelona, en su papel cada vez más decisivo como capital económica y puente entre las riberas del Mediterráneo, ha acogida un año más esta 15 edición de la Semana Mediterránea de Líderes Económicos organizada por ASCAME, la Cambra de Comerç de Barcelona, junto con la colaboración de una veintena de organizaciones de los tres continentes abarcando todo el mar Mediterráneo. 

Barcelona, ha presentado sus cartas credenciales en el Foro Barcelona: Captura más valor y nuevas oportunidades de negocios en el Mediterráneo donde participaron todas las instituciones económicas y empresariales de la cuidad para promover Barcelona por su situación geográfica y estratégica, así como por sus capacidades e infraestructuras y su modelo como referencia para el intercambio, el dialogo y la integración, como ciudad plataforma, centro decisivo del Mar Mediterráneo y referente económico global. 

Nuevos foros, nuevos sectores para diversificar la economía Mediterránea 

Los foros de esta edición han cubierto sectores claves para la región mediterránea, como el continente africano, la relación Euro-Mediterránea, las energías renovables, la economía verde y azul, la agricultura y la alimentación, la economía social, las mujeres emprendedoras, los jóvenes y las startups, el sector Salud, las finanzas islámicas, la industria hotelera y el sector de cruceros, así como los nuevos sectores emergentes las industrias culturales creativas y el deporte, entre otros. Asimismo, MedaWeek Barcelona también se ha caracterizado por la presentación de nuevas iniciativas de financiación multilateral y proyectos de apoyo al sector privado regional.medaweek

Integración económica mediterránea y la nueva alianza Europa-Mediterráneo-África 

MedaWeek Barcelona vuelve a apostar por la integración económica mediterránea. La región ya no es solo una oportunidad para las empresas europeas sino una necesidad. Se ha puesto de manifiesto la necesidad de apostar por una política mediterránea más inclusiva en la que se hable sobre la juventud, mujeres, movilidad, energía, e intercambios académicos. El futuro de Europa se jugará en el sur, en el que el destino de Europa y África está vinculado, y el mediterráneo es el espacio natural de este eje: un nuevo eje para el futuro con más de 1.800 millones de habitantes. 

La COVID-19 ha mostrado que, debido a la debilidad de la globalización y la interdependencia económica, hay que hacer balance y cambiar de rumbo dado que esto inevitablemente recalibra la formación de las cadenas de suministro y los flujos comerciales en todo el mundo. La regionalización es una fuente inmensa de oportunidad. En este contexto, la región mediterránea podría convertirse en una pujante frontera de producción norte-sur complementaria. Europa tiene una oportunidad histórica para incidir en el desarrollo de esta nueva alianza con una dimensión geográfica que se expanda hacia el Mediterráneo y África, donde MedaWeek Barcelona se consolida como la plataforma económica y empresarial anual de esta nueva alianza Europa-Mediterráneo-África.  

Los países Mediterráneos no pueden esperar pasar esta crisis sanitaria y económica y dejar pasar el tiempo ya que el riesgo o el coste de no avanzar en la integración económica sería mucho más alto. Los efectos del cambio podrían anticipar una nueva orientación estratégica para una región que lleva casi 25 años planeando su integración. 

Relocalización en el Mediterráneo    

La región necesita una transformación económica y Europa busca nuevas fuentes de crecimiento y reubicar las empresas que desean volver de Asia. Sería apropiado establecer políticas concertadas con la promoción de un enfoque basado en la ubicación conjunta y la modernización de infraestructura en el mediterráneo. 

Cambio climático y revolución de renovables  

El cambio climático y la escasez de agua amplificaran el impacto de los diferentes conflictos generando nuevos retos. El crecimiento previsto en los próximos años del turismo, el tráfico marítimo, la acuicultura o la búsqueda de hidrocarburos requieren medidas para ordenar estos usos y conseguir la sostenibilidad de su enorme riqueza. 

El Mediterráneo es una de las regiones más afectadas por el cambio climático y se enfrenta a una serie de riesgos, tales como: la escasez de agua, los altos niveles de contaminación, la reducción de lluvias, la sequía y la pérdida de biodiversidad. 

La cumbre mediterránea de economía verde y energías renovables ha cubierto los sectores clave como la energía solar, eólica, hidráulica, y la economía circular para construir un Mediterráneo más sostenible y resiliente. La cumbre ha proporcionado una perspectiva completa del desarrollo del mercado de las energías renovables en la región y las últimas tendencias y ha apostado por un marco más claro de las políticas y directrices para el desarrollo de las energías renovables, creando sinergias y fortaleciendo la colaboración público-privada. Asimismo, se han expuesto las oportunidades de crecimiento que pueden ofrecer los mercados mediterráneos, con unas inversiones previstas de más de 90.000 millones de euros hasta 2030.  

El potencial de la región es considerable. Cuenta con un sistema de energía hidroeléctrica, recursos eólicos, y radiación solar de las más altas del mundo. Técnicamente, la región podría ser autosuficiente, cubriendo sus necesidades y hasta las del resto del mundo a través de la energía solar. De ese modo, se ha acentuado que los recursos deberían estar al servicio del Mediterráneo, de sus economías y de sus pueblos. Ahora es el momento de estimular este crecimiento sostenible en el Mediterráneo. Es el primer paso hacia un futuro que debe incrementar la cooperación entre las riberas del Mediterráneo, proteger su ecosistema, y fomentar el crecimiento sostenible en línea con la Agenda 2030.  

Mediterráneo en la 'Región de las Startups' 

La diversidad de nuestra región debe ser un gran revulsivo para el crecimiento y la integración, para la economía, la creación de nuevas empresas y la internacionalización. El talento mediterráneo sin fronteras crea valor, un estilo incluyente y adaptable que cultiva la capacidad para sacar lo mejor en un entorno diverso.

 medaweek

Capital humano, la gran energía del Mediterráneo  

La gran energía del Mediterráneo es su capital humano. Es preciso usar esa energía para reconstruir la región. El ADN Mediterráneo es rebelde, creativo. Es sinónimo de innovación. Le ha permitido superar muchas crisis y reinventarse continuamente para inspirar y ofrecer un horizonte ambicioso y la posibilidad de crecer y emprender. 

En el Mediterráneo se debe aprovechar la creatividad y el potencial de los jóvenes y las mujeres. Se les debe dar el apoyo, la oportunidad y la libertad para hacer su contribución. El espíritu emprendedor y la innovación deben convertirse en una prioridad. Será imprescindible una nueva visión que formalice la gran ambición mediterránea para convertirse en una economía del conocimiento entre los líderes en el mundo. Hay que transformar el Mediterráneo en la 'Región de las Startups', la región de las naciones que piensan y actúan como una startup que eleva el espíritu empresarial como una prioridad.  

En el conjunto de los países mediterráneos, la tasa de desempleo femenino se sitúa alrededor del 50%. Asimismo, las perspectivas predicen un futuro sombrío si las mujeres no están en el corazón de esta asociación. Es imposible avanzar sin construir juntos una sociedad basada en la igualdad de oportunidades; de lo contrario no será capaz de alcanzar su verdadero potencial. 

Comercio e inversión regional  

El comercio total de mercancías de los 22 países miembros de ASCAME asciende a unos 5.600 mil millones de euros. El comercio exterior general en estos países representa casi el 45% del PIB. Además del intercambio comercial de mercancías dentro de la región, las inversiones suman aproximadamente 2.190 Millones de euros. 

Creación de un Centro de Arbitraje y Mediación Mediterráneo en Barcelona   

Uno de los retos actuales de la región Mediterránea, para atraer más inversiones y financiar su desarrollo, es la seguridad jurídica, que sigue siendo un auténtico reto en términos de mejora del entorno empresarial. Ciertamente, se hacen esfuerzos en este contexto para facilitar los trámites, pero la multiplicación de proyectos y socios, así como de mercados, va acompañada de litigios, especialmente en un contexto marcado por una pluralidad de ordenamientos jurídicos y diversas especificidades locales. Las estadísticas y los estudios muestran que la mayoría de los arbitrajes y mediaciones en la región se resuelven fuera de la región mediterránea. La inversión extranjera directa y el comercio regional están creciendo y, como resultado, las inevitables disputas que generan. 

De ahí la importancia de que la región asegure el establecimiento de un marco legal más atractivo para atraer mejores flujos e inversiones. La creación de un Centro de Arbitraje Mediterráneo en Barcelona tiene como objetivo también proporcionar información confiable sobre la situación actual de los centros nacionales de arbitraje en los 22 países mediterráneos miembros de ASCAME. El proyecto será liderado por la Cámara de Comercio de Barcelona donde se establecerá su sede concretamente en el Consulat de Mar y contará con centros satélites en varios países de la región. 

Una revolución digital, verde y azul y una cultura innovadora se han puesto en marcha, teniendo la oportunidad de reinventar las economías de la región y ofrecer una alternativa que podría dar forma al nuevo Mediterráneo, abriendo grandes perspectivas de recuperación económica y revitalización regional.