BBVA Research detecta que las compras con tarjeta ya están en niveles previos a la pandemia

El comercio electrónico crece el 54%, mientras el ‘big data’ permite monitorizar el consumo con precisión, gracias a los datos agregados y anonimizados de las compras realizadas con las tarjetas bancarias
El comercio electrónico crece el 54%, mientras el ‘big data’ permite monitorizar el consumo con precisión, gracias a los datos agregados y anonimizados de las compras realizadas con las tarjetas bancarias

PHOTO/ARCHIVO  -   El comercio electrónico crece el 54%, mientras el ‘big data’ permite monitorizar el consumo con precisión, gracias a los datos agregados y anonimizados de las compras realizadas con las tarjetas bancarias

La economista responsable de Analítica Avanzada en BBVA Research, Tomasa Rodrigo, desveló en el curso de la Apie en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo de Santander, participado por el banco, que las compras con tarjeta en la segunda semana de junio se incrementaron un 36% en España frente a un año antes y un 25% en comparación con la misma semana de 2019. Sobresale el gasto total no presencial, con un aumento del comercio electrónico del 54% frente al mismo periodo de 2019.

BBVA Research espera una recuperación acentuada durante la segunda mitad del año, impulsada por el aumento del consumo. Tomasa Rodrigo vaticinó que el ahorro acumulado ante la incertidumbre por el coronavirus se transformará en consumo, a medida que avance la vacunación y el turismo consolide una buena evolución trimestre a trimestre. Las últimas previsiones de BBVA Research apuntan a un crecimiento del consumo privado que podría alcanzar el 6,1% en 2021 y el 6,8% en 2022.

Al mismo tiempo, resaltó que la disponibilidad creciente de los datos permite medir la evolución económica de una manera “extraordinariamente detallada y rápida, ayudando a la sociedad y a las autoridades a tomar las mejores decisiones”.

BBVA Research utiliza el ‘big data’ para monitorizar el consumo con precisión, gracias a los datos agregados y anonimizados de las compras realizadas con las tarjetas del banco.

El uso de estas fuentes de datos proporciona información en “alta frecuencia, granularidad y precisión, algo que permite adelantarse a la publicación de las cifras oficiales y tener mayor detalle de la evolución del consumo por sectores, regiones, canal de compra, nacionalidad o medio de pago”.

En este sentido, los datos de las transacciones han demostrado ser de una gran utilidad para hacer un seguimiento de la economía durante la pandemia en sus dimensiones temporales, transversales y geográficas. “Son especialmente útiles para países emergentes”, subrayó Tomasa Rodrigo.

El análisis de BBVA Research muestra fuertes ajustes del gasto durante la pandemia, en respuesta al confinamiento, y una rápida recuperación durante la desescalada progresiva.

Según Tomasa Rodrigo, también se ha observado una amplia reasignación de las categorías de gasto y los grupos de ingresos que se han ido corrigiendo a medida que se ha recuperado la movilidad.