PUBLICIDAD

Iberdrola

Bennet realiza su primera visita oficial a Washington en medio de fuertes tensiones regionales

El primer ministro israelí abordará la “amenaza regional” que supone Irán con el presidente estadounidense
bennet-primer-ministro

PHOTO/ARCHIVO  -   Bennet realiza su primera visita oficial a Washington en medio de fuertes tensiones regionales

La visita del primer ministro israelí, Naftali Bennet, a Estados Unidos llega en un momento complicado para ambos países. Washington se encuentra completamente volcado en la evacuación de sus nacionales en Afganistán, como consecuencia de la caída de Kabul en manos de los talibanes el pasado 15 de agosto. Israel, por su parte, enfrenta el encuentro con el presidente estadounidense, Joe Biden, en medio de fuertes disputas regionales con Irán y un aumento en las hostilidades con la Franja de Gaza.

A pesar de esta complicada situación, la vista de alto nivel entre los dos países sigue el curso marcado. Bennet partía desde el aeropuerto de Ben Gurion con destino a Washington con el principal objetivo de disuadir a Estados Unidos de continuar con las conversaciones para la vuelta al Pacto Nuclear con Irán. "Hay una nueva Administración en Estados Unidos y un nuevo Gobierno en Israel y traigo conmigo un nuevo espíritu de cooperación desde Jerusalén", enfatizó Bennet, minutos antes de despegar haca el país norteamericano.

naftali-bennet-primer-ministro-israel.
AFP/ RONEN ZVULUN - El primer ministro israelí, Naftali Bennett, mantendrá conversaciones con el presidente Joe Biden en la Casa Blanca el 26 de agosto de 2021

En un comunicado emitido por la Oficina del primer ministro antes de su partida, Bennett confirmó que la principal prioridad en su conversación con Biden sería Irán, "especialmente el salto en los últimos dos o tres años en el programa nuclear iraní". Según recoge el medio israelí Haaretz, una fuente diplomática adelanto que Bennet presentaría al mandatario estadounidense una "estrategia ordenada" para hacer frente a la amenaza que supone Teherán.

"No tiene ningún valor volver al acuerdo nuclear [de 2015]. Irán está ahora en el punto más avanzado de su programa nuclear, al menos en términos de enriquecimiento [de uranio]. El ritmo de enriquecimiento desde 2018 es vertiginoso y preocupante”, explicó la fuente. Asimismo, Israel abordará la “amenaza regional” que supone Teherán “en el Líbano, Siria, Irak, Yemen y Gaza, por mar, aire y tierra". Naftali Bennet se ha mostrado completamente contrario a que Estados Unidos vuelva al Plan de Acción Integral Conjunto (PAIC), mediante el cual se limita el programa nuclear de Irán a cambio de levantar las sanciones económicas al país persa.

acuerdo-viena-nuclear-iran
PHOTO/ Delegación de la UE en Viena/Handout via REUTERS - El secretario general adjunto del Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE), Enrique Mora, y el adjunto iraní del Ministerio de Asuntos Exteriores, Abbas Araghchi

El ex presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y de manera unilateral decidió abandonar en 2018 el pacto nuclear con Irán y reimpuso las sanciones a la República Islámica. Un movimiento ampliamente aplaudido por Israel que se oponía abiertamente a este pacto nuclear. Con la llegada de la nueva Administración Biden, Estados Unidos ha vuelto a abrir el camino para recuperar el pacto y se han mantenido seis rondas de conversaciones entre los diferentes países integrantes del pacto y Teherán. Además, se han producido contactos informales entre las delegaciones estadounidenses e iraníes.

Actualmente, las conversaciones se encuentran estancadas con la esperanza de que se vuelvan a retomar a mediados de septiembre. La formación de un nuevo Gobierno en Irán y la llegada de un nuevo presidente a la República Islámica, Ebrahim Raisí, de corte ultraconservador han provocado la desconfianza de las potencias occidentales que prevén que las negociaciones se vuelvan más complicadas que con la anterior Administración. Por su parte, Teherán ya ha adelantado que no retomarán las conversaciones del pacto nuclear hasta que el nuevo presidente forme un gabinete, pero han asegurado que el nuevo Gobierno continuará con los esfuerzos de las conversaciones de Viena.

joe-biden-presidente-eeu
AP/SUSAN WALSH - El presidente Joe Biden habla sobre la situación en Afganistán desde la Sala Roosevelt de la Casa Blanca en Washington

Además de Irán, que será el tema que ocupe la mayor parte del encuentro entre el primer ministro israelí y el presidente estadounidense, otros temas como el conflicto palestino o el coronavirus tendrán un espacio destacado durante la reunión. En cuanto a la cuestión palestina no se esperan muchos avances. La Administración Biden ha defendido la solución de dos Estados, mientras que Bennet no es partidario de esta idea. Dado que el consenso sobre la creación de un Estado palestino es prácticamente imposible dentro del variado Gobierno israelí, no se espera que Biden presione a Bennett para que haga ninguna concesión importante a los palestinos en su primera visita al extranjero.

Otro punto de desencuentro entre Bennet y Biden podría ser los asentamientos en los Territorios Palestinos Ocupados. El Gobierno de Biden ha mostrado su rechazo a la expansión de los asentamientos judíos en tierras ocupadas. Hasta ahora, Bennet, que ha defendido la anexión de partes de Cisjordania, no ha tensado demasiado la cuerda y para no crear disonancias ante su inminente visita a Washington se ha pospuesto la aprobación de 2.200 nuevas viviendas para colonos, previstas para la semana pasada.

globos incendiarios-palestina
AFP/ SAID KHATIB - Fotografía de archivo, miembros de los Comités de Resistencia Popular preparan globos incendiarios para hacerlos volar hacia Israel, cerca de Rafah

Bennet tiene previsto reunirse hoy con altos cargos del Gobierno demócrata, entre ellos el secretario de Estado, Antony Blinken, y el de Defensa, Lloyd Austin. Mientras, que el encuentro con Joe Biden tendrá lugar mañana en la Casa Blanca, en su primera reunión cara a cara, en medio de una fuerte tensión con la Franja de Gaza tres meses después de la escalada bélica de 11 días entre Israel y Hamás, Gobierno de facto en el enclave, que culminó con la muerte de 265 muertos palestinos y 13 israelíes.

Las negociaciones indirectas entre el Gobierno israelí y el Movimiento de Resistencia para alcanzar un acuerdo para la reconstrucción de la Franja de Gaza se han roto en la última semana. A raíz del bloqueo impuesto sobre el enclave y la falta de ayuda, simpatizantes de Hamás han lanzado globos incendiarios hacia el sur de Israel y han protagonizado manifestaciones en la frontera, lo que hace temer que se reanude la violencia.